domingo, 14 de octubre de 2018

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES



Luis Britto García


Un país nace de pleno derecho al darse una Constitución y muere de hecho al admitir que sean  destruidos sus Principios Fundamentales.

Un texto constitucional puede alumbrar soberanías o abortar colonias. 
Dispone el artículo 1 de los Principios Fundamentales de la Constitución vigente:   “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional, en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional”.
Renunciar a cualquiera de estos derechos fundamentales es  entregarlo todo.

Decía Juan Jacobo Rousseau que nadie puede consentir en ser esclavo, pues la locura no crea derechos.

Tampoco puede una República renunciar a darse sus propias leyes, a ejecutarlas con sus propias autoridades y a resolver con sus propios tribunales las controversias que dicha ejecución suscite, pues al ceder cualquiera de dichos atributos de la soberanía se convierte automáticamente en colonia.

Por lo mismo que nadie puede voluntariamente dejar de ser libre, menos puede un país renunciar a la inmunidad: al derecho de resolver las controversias sobre sus cuestiones de interés público con sus propios tribunales, sin que sus sentencias puedan ser anuladas o enmendadas por  cortes,  árbitros o jueces extranjeros.

El artículo 2 de la Carta Magna  consagra “como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.

No puede la Constituyente violar el doblemente consagrado principio de igualdad otorgando mayores derechos a un sector de los venezolanos que a otro por razones de cultura, raza, etnia, ascendencia o creencias, y mucho menos confiriéndole mayores derechos que a los venezolanos a personas o empresas extranjeras.

Así como  es irrenunciable para la Nación la autodeterminación nacional, lo es para el ciudadano la lealtad única, exclusiva y excluyente hacia Venezuela. Nadie puede servir a dos patronos, ni puede subsistir una República cuyos ciudadanos deban lealtad hacia otro u otros Estados diferentes, posiblemente antagónicos.


Quien pisotea principios prepara su fin.  

**************************************************

EL MINISTERIO DEL PODER POPULAR    PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSITARIA,  CIENCIA Y  TECNOLOGÍA

INVITA A LA CONFERENCIA

                   EL VERDADERO 
                      VENEZOLANO

Las necesidades, creencias, valores, motivaciones, actitudes y conductas de venezolanas y venezolanos
Ponente:
                               
               LUIS BRITTO GARCÍA                 
Narrador, historiador, ensayista, dramaturgo

MARTES 16 DE OCTUBRE 2018
9 AM A 1 PM
AVENIDA UNIVERSIDAD, ESQUINA DE TRAPOSOS
AL LADO DE LA CASA NATAL DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR




VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:




sábado, 6 de octubre de 2018

¿PAGAMOS IMPUESTOS LOS VENEZOLANOS'?



Luis Britto García

1
Impuesto, parte de nuestros haberes  retirado forzosamente por el Estado o con el consentimiento de éste. Eternamente nos cae a los venezolanos  el aguacerito según el cual no tenemos  cultura tributaria ni pagamos impuestos. Quizá la finalidad del regaño es hacernos olvidar que, gracias a los Infames Tratados contra la Doble Tributación,  nacionales y empresas de unos 40 países están exonerados de pagar magnitudes cercanas a los 17.800 millones de dólares anuales en impuestos por sus ganancias en Venezuela. El consuelo es pensar que generosamente regalamos esa magnitud a las tesorerías de los mismos queridos países imperiales que nos amenazan, nos agreden y nos sancionan para aniquilarlos. El desconsuelo es comprender que en realidad ese dinero que las transnacionales ahorran a costa nuestra en realidad va a parar a los Paraísos Fiscales, para no salir de ellos jamás.

2
Olvidemos también, aunque es difícil, que el artículo  22 de la Ley de Protección y Promoción de Inversiones Extranjeras pauta a favor de éstas las siguientes ventajas, (no extensivas a los venezolanos): “1. Desgravámenes. (…) 4. Bonificación en impuestos. 5. Exenciones arancelarias. 6. Exenciones tributarias”, así como “contratos de estabilidad tributaria” que  inmunizan contra alzas de tributos.  Como si no fuera suficiente el desangramiento fiscal que suponen los Infames Tratados contra la Doble Tributación, basta ser extranjero para no pagar impuestos venezolanos. Muy agradecidos por nuestra bondad y nuestra generosidad han de estar los grandes capitales foráneos: los mismos que nos embargan, hacen subir nuestro riesgo país, deterioran la moneda y nos bloquean.

3
Y tratemos de no recordar que el Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica disminuye aranceles de importación y exonera de pagar Impuesto Sobre la Renta (ISLR) a las empresas petroleras, incluidas las grandes transnacionales que operan en el país y en la Faja Petrolífera del Orinoco,  domiciliadas o no en Venezuela.

4
Pero no nos desviemos del tema. La justa alegría de saber que empresas y ciudadanos extranjeros no pagan impuestos en Venezuela no debe hacernos olvidar que cada bolívar que dejan de aportar ellos debemos cancelarlo los nacionales, para educarles y mantenerles saludables sus trabajadores, y para proporcionarles seguridad jurídica y servicios públicos subsidiados. En efecto, hasta hace no mucho la mayor tasa de impuesto sobre la Renta para los grandes capitales dedicados a actividades distintas de la explotación de recursos naturales era de 34%. Los ciudadanos de a pie pagamos algo así como un 16%, y otro 16% por el neoliberal IVA, que nadie sabe si es ingresado al Tesoro, y casi un 10% por derechos de frente, matrículas y otras parafiscalidades, que elevan la presión tributaria sobre el ciudadano común a un pesado 42%.

5
¿Y si incluimos otras cargas que cancelamos no por acción, sino por inacción del Estado? ¿Por ejemplo, el 10% de recargo en todos los precios que nos imponen los comerciantes para reponer lo que le cobran los bancos por servicios de tarjeta de crédito, y que los honrados empresarios nos clavan, aunque paguemos en efectivo, cheque conformable  o  tarjeta de débito? ¿El 200% con que nos pechan los comercios por emplear la susodicha tarjeta de débito y no el ilocalizable efectivo? ¿Y la inflación, que por disminuir nuestro patrimonio contra nuestra voluntad y por inoperancia del Estado, algunos críticos consideran un impuesto? Bien hondo es el hueco que dejan los extranjeros por los impuestos que no cancelan sobre sus ganancias en nuestro país, y bien pesada la faena que soportamos los nacionales para llenarlo. Constituyente, aparta de mí esta carga: haz pagar impuestos a los extranjeros.


VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:





sábado, 15 de septiembre de 2018

ESTADO DE EMERGENCIA ECONÓMICA


Luis Britto García

     Desde hace más de un quinquenio estamos en emergencia, territorial, social, económica, política, diplomática y cultural. El Decreto Ley N° 3.610 publicado en Gaceta Oficial de 10 de septiembre de 2018, mediante el cual se declara el Estado de Emergencia Económica, responde a una situación que amerita correctivos urgentes, totales y revolucionarios.

    Van algunos comentarios sobre  norma tan necesaria como perfectible. En sus considerandos reconoce  que “la extracción, alteración y uso fraudulento del signo monetario nacional” también se efectúa “a través del sistema bancario nacional”. Tal conducta delictiva de la banca debió ser desde hace años severamente castigada; a falta de ello, desde el presente ha de ser drásticamente sancionada, para lo cual es necesaria una normativa con penas fuertes y disuasivas.

   El numeral 4 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para “Autorizar erogaciones con cargo al Tesoro Nacional y otras fuentes de financiamiento que no estén previstas en el Presupuesto Anual, para optimizar la atención de la situación excepcional”. Ello  deja sin efectos  la normativa presupuestaria sobre créditos adicionales, y  posibilita incrementar desmedidamente el gasto a voluntad del Ejecutivo. Habría que definir normas  para evitar la   anarquía presupuestaria.

     El numeral 8 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para “Establecer sistemas de exoneración de impuestos y tasas a la importación de bienes de capital y materia prima necesarios para la producción, la industria nacional y los servicios esenciales”. Cabe tener extremo cuidado con  las exoneraciones tributarias. Gómez exoneró a las petroleras del pago de impuestos aduaneros, y posteriormente  Gumersindo Torres demostró que perdimos más con esa exoneración  que todo lo que nos pagaron por llevarse el petróleo.

     El numeral 10 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para “La creación e implementación de subsidios y otros beneficios de carácter directo a los sectores sociales más vulnerables, que conformen un sistema de protección económica transitorio, con el cual se impida que los sectores con mayor capacidad contributiva trasladen a aquellos los efectos de medidas económicas implementadas para alcanzar una justa y equilibrada distribución de riqueza en el País”. Los sectores de mayor capacidad contributiva siempre trasladan tanto  la carga tributaria y el peso de la crisis sobre los menos favorecidos, en forma de sobreprecios. Pero lo ideal sería impedir drásticamente tales  traslaciones, antes que limitarse a paliar sus efectos.
    El numeral 11 del articulo 2 del Decreto sobre Estado de Emergencia Económica prevé “La implementación de mecanismos de registro, identificación y verificación, de última tecnología, que permitan un óptimo control de la aplicación de subsidios y demás beneficios de carácter público, impidiendo conductas distorsivas que pudieran atender a intereses particulares o lucro personal”. Tales medidas son indispensables para evitar la repetición de lo ocurrido con subsidios tales como  los dólares preferenciales, de los cuales se otorgaron unos 60.000 millones a empresas de maletín, las cuales ejecutaron importaciones fantasmas o no importaron nada. Quizá la norma debió prever que tales mecanismos  verificaran la existencia real de las empresas y su patrimonio y capacidad económica; que exigieran la constitución de fianzas de fiel cumplimiento suficientes y eficaces, y que establecieran la responsabilidad personal administrativa, civil y penal de los funcionarios que otorgaran los subsidios sin cumplir con tales requisitos.
.
    El numeral 16 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para  “Aprobar y suscribir contratos de interés público y sus enmiendas, para la obtención de recursos financieros, asesorías técnicas o aprovechamiento de recursos estratégicos para el desarrollo económico del País, sin sometimiento a autorizaciones o aprobaciones de otros Poderes Públicos”. Un contrato “para la obtención de recursos financieros” es una operación de crédito público. Un contrato “para el aprovechamiento de recursos estratégicos” atribuye una competencia casi total para disponer de nuestros recursos naturales. Es imperativa una extrema cautela al aplicar competencias tan extremas, que omiten requisitos previstos en la todavía vigente Constitución de 1999. 

    El numeral 17 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para “Conformar estructuras organizativas que garanticen al sector productivo público y privado, y al pueblo en general, el oportuno y equilibrado acceso al sistema cambiario; y dictar las regulaciones efectivas, transitorias y excepcionales que impidan las campañas de desestabilización y distorsión a la economía que han impulsado factores nacionales y foráneos con intereses particulares a través del sistema de tecnología de la informática y el ciberespacio”. Tales estructuras son indispensables, puesto que no parece que el público en general disponga de montos de efectivo ni de capacidad organizativa para participar en las subastas de divisas, en las cuales sólo entrarían entonces los grandes capitales. En tal caso, las divisas sólo estarían disponibles para que los empresarios mayores convirtieran en monedas convertibles las exorbitantes ganancias obtenidas mediante la especulación con los sobreprecios en bolívares  Por otra parte, los factores foráneos pueden desestabilizar la economía desde el ciberespacio sólo en la medida en que las autoridades permitan que los actores nacionales sigan sus orientaciones para violar el indispensable control de precios.  Sería deseable un estricto régimen normativo que reglara la materia.

    El numeral 19 del artículo 2 autoriza al Ejecutivo para “Dictar las normas que, excepcionalmente y sin sometimiento alguno a otro Poder Público, autoricen las operaciones de crédito público, sus reprogramaciones y complementos, que regirán para el Ejercicio Económico Financiero 2019”. De tal manera se retiran a la Asamblea Nacional las competencias para autorizar o vetar operaciones de crédito público. Son indispensables normas que eviten un uso desordenado de tan extremos poderes; el crecimiento desordenado de la Deuda Pública es una despiadada forma de explotación de nuestras economías por el capital financiero y un instrumento de control sobre nuestros gobiernos.

El numeral 24 del artículo 2 confiere poder al Ejecutivo para “La formulación e implementación de mecanismos especiales de supervisión, control y seguimiento, de procura, obtención y suministro de la materia prima, producción de los rubros esenciales, fijación de precios, comercialización y distribución de los productos estratégicos necesarios para la agroproducción, alimentación, salud, aseo e higiene personal”. Esta norma establece las indispensables potestades para “supervisión, control y seguimiento” y para  “fijación de precios”, sin las cuales todos los restantes esfuerzos devendrían inútiles.


     El numeral 25 del artículo 2 atribuye potestades al Ejecutivo para: “La activación, potenciación y optimización del funcionamiento de un Sistema de Determinación de Costos, Rendimiento, Precios Justos, y Precios Acordados
que ordenen y garanticen el equilibrio de las relaciones comerciales y el acceso a los bienes y servicios fundamentales que determine el Ejecutivo Nacional”. Repetidamente hemos recomendado la instauración de un  “Sistema de Determinación de Costos, Rendimiento, Precios Justos” para el cual pudiera servir de modelo la propuesta del ingeniero Rafic  Derjani de un sistema de contabilidad universal, digitalizado y transparente para verificar costos y precios.

     El numeral 30 del artículo 2 asigna competencias al Ejecutivo para “La determinación de rubros prioritarios para las compras del Estado, o categorías de éstos, y la asignación directa de divisas para su adquisición, en aras de satisfacer las necesidades más urgentes de la población y la reactivación del aparato productivo nacional”. Después de la eliminación del control de cambios, esta facultad para “la asignación directa de divisas” debe ser minuciosamente reglada y controlada, para evitar la repetición de los abusos históricamente cometidos en tal materia, que han conducido a la asignación arbitraria y discrecional de inmensas sumas de divisas a entes sin capacidad económica.

    El numeral 32 del artículo 2 faculta al Ejecutivo para “Decidir la suspensión temporal y excepcional de la ejecución de sanciones de carácter político contra las máximas autoridades del Poder Público y otros altos funcionarios, cuando dichas sanciones puedan obstaculizar la continuidad de la implementación de medidas económicas para la urgente reactivación de la economía nacional, el abastecimiento de bienes y servicios esenciales para el pueblo venezolano, o vulnerar la seguridad de la Nación”. No especifica el texto si “sanciones de carácter político” se refiere a medidas disciplinarias de algún partido, del Legislativo, o a condenas emanadas de los tribunales de la República. En el tercer caso, la disposición podría prestarse para facilitar la impunidad. 

    El numeral 33 del artículo 2 del citado Decreto atribuye al Ejecutivo “El establecimiento de los lineamientos que correspondan en materia de procura nacional o internacional de bienes o suministros esenciales para garantizar la salud, la alimentación y el sostenimiento de servicios públicos esenciales, tales como servicios domiciliarios, de salud, educación y seguridad ciudadana, en todo el territorio nacional, en el marco de acuerdos comerciales o de cooperación que favorezcan a la República Bolivariana de Venezuela, mediante la aplicación excepcional de mecanismos expeditos de selección de contratistas y su ulterior contratación, que garanticen además la racionalidad y transparencia de tales contrataciones”. Estos “mecanismos expeditos” presuponen la omisión de requisitos tales como publicidad, control previo y licitaciones, lo cual podría dejar abierta la puerta para importantes perjuicios al patrimonio público. Recalcamos la necesidad de transparencia y control sobre tales operaciones.

    Comentadas las normas que integran el decreto, cabe referirnos a las que faltan en él. El numeral 25 del artículo 2 menciona una vez más la categoría de “Precios Acordados”, la cual hasta el presente se refiere a tarifas fijadas con el consentimiento del empresariado. Éste las determina de acuerdo con su afán de lucro y con los niveles del dólar establecidos fantasiosamente por páginas web foráneas, y por ese camino la inflación prevista para finales del año 2018 se aproximará al millón por ciento. Son necesarias e indispensables normas que de una vez faculten a las autoridades para establecer unilateralmente precios máximos obligatorios, fijados a partir de los datos sobre costos y beneficios obtenidos mediante la imposición de una contabilidad integral, universal y obligatoria. Son imprescindibles normas que además fijen categóricamente las sanciones por transgredirlas; que prevean el retiro de la patente de comercio e industria e incluso la confiscación para las empresas incursas en violaciones, y penas drásticas para los gerentes  que las administren y sus cómplices. Si las autoridades dejan de perseguir y encarcelar a los asesinos, los homicidios aumentarán exponencialmente. Si no sancionan a especuladores, acaparadores y delincuentes económicos, la economía se convertirá en un caos. A los poderes que hemos elegido para que nos defiendan  les toca elegir.




VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia: