sábado, 8 de junio de 2024

LA CAPTURA DE LA OBRA MAESTRA

 Luis Britto García

La sinceridad de Hamlet

El Príncipe Hamlet está loco, pero –apunta Polonio- en su locura hay un método. Su sistema es la sinceridad. Sus  frases atroces sonverídicas, contravienen alguna convención social, desbaratan el tinglado de las apariencias. Su novia Ofelia es un atado de mentiras: “Dios te da una cara, y tú te haces otra”, le reprocha ásperamente. Al mirar una nube, dice primero que tiene forma de camello, luego de comadreja, finalmente de ballena, para contemplar cómo  el adulante Polonio corea cada una de las contradictorias similitudes. El mismo Príncipe se define en los más feroces términos: “Soy indiferentemente honesto, pero podría acusarme de tales cosas, que mejor que mi madre no me hubiera parido: soy orgulloso, vengativo, ambicioso; con más resentimientos en mi mente que pensamientos para alojar en ella, imaginación para darles forma o tiempo para cumplirlos”.

El joven Príncipe es inhumanamente verídico porque duda. Se le aparece el fantasma de su padre para denunciar que ha sido envenenado por su hermano para casarse con la reina viuda. El Príncipe resuelve no vengarse antes de verificar la acusación, pues “El espíritu que he visto podría ser el diablo, y el diablo tiene el poder de asumir una forma placentera”. Para asegurarse, hace representar una pieza que muestra el asesinato de un Rey; la reacción del tío fratricida ante esta ficción parece probar su culpa. Enviado a Inglaterra, Hamlet abre  las credenciales diplomáticas, y encuentra una petición de ejecutar al portador. Como en el manierismo, como en la vida, lo falso resulta cierto, lo cierto indistinguible de lo falso.  

La duda del Príncipe replica la de los pensadores del siglo XVI: ¿Podemos distinguir entre lo verdadero y lo incierto? ¿Es posible sobrevivir en un mundo de ficciones sin aparentar? Las respuestas son el método de verificación experimental de Bacon y la falsa conducta pública que Maquiavelo recomienda a los Príncipes. Si nada sabemos del pensamiento e intenciones de los demás, bien podemos ocultar los nuestros. ¿Qué mejor forma de expresar esta perplejidad que una pieza construida sobre la ironía y la duda metódica, donde se pierde la vida cuestionando  el  hecho de ser o no ser? Desde entonces el signo de esta vida y el de la próxima no son más que misterio.

La errancia de Telémaco


Llegamos así a James Joyce y su descripción de un día en la vida de los heterogéneos dublinenses en su novela Ulysses (1922). Algo grave ha ocurrido en este cosmos. Ya no son sólo un hidalgo o un Príncipe quienes viven en un mundo a la vez cotidiano y ficticio. Cada ciudadano enfrenta su más prosaica realidad, pero al mismo tiempo fabrica una apariencia de ilusiones y esperanzas para paliarla. Decía Ludwig Wittgenstein que los límites de nuestro lenguaje son los de nuestro universo. Cada personaje del Ulysses articula un habla propia y en términos de ella formula temores y espejismos. Pero este lenguaje es  el más espontáneo y menos elaborado: el del monólogo interior, ese ininterrumpido flujo de pensamientos que nuestra mente teje ante la cotidianidad. El sicoanálisis lo desautoriza sin embargo  como discurso veraz: los procesos de nuestra mente ocurrirían en el Subconsciente, zona insondable y oculta a la conciencia. Ni conocemos el mundo ni nos conocemos.

Así, el comisionista  Leopold Bloom espera que venderá muchos anuncios y que a fuerza de mansedumbre logrará que su esposa Molly deje a su amante Blazes Boyland; el poeta Stephen Dedalus, que sus versos expresarán “la increada conciencia de su raza”; Molly Bloom, que aunque sea en sueños podrá decir de nuevo por primera vez “Sí”. Ya no hay un discurso válido ni predominante: las voces se precipitan como  burbujas en el irreversible torrente del tiempo y el vacío. La vastedad de la vida anula mutuamente  los discursos. Para  autor y lector todos tienen idéntica irrelevancia.

¿En qué medida expresa el Ulysses una preocupación compartida en su época, que es todavía la nuestra? James Joyce adolescente se niega a rezar para complacer a su madre que agoniza. “No serviré a aquello en que no creo”, pone en boca el escritor a su personaje Stephen Dedalus,  quien vive una peripecia semejante. Esta disyuntiva de un joven es la de toda una época. Primero el positivismo y el Materialismo Dialéctico, luego el Relativismo, han demolido toda certidumbre. “Si Dios no existe, todo está permitido”, barruntan los atormentados personajes de Dostoievski. Si no hay  cosmos ordenado ni mente racional ¿A quién servir, y cómo creer en él?

Entre fines del siglo XIX y principios del XX va siendo abandonado el positivismo, con su pretensión de que el mundo podía ser descrito de manera absolutamente precisa y objetiva y de  que a partir de causas conocidas se podían prever con exactitud todos los efectos. La Teoría de la Relatividad y el Principio de Incertidumbre postulan que la percepción del mundo depende del espectador. Este subjetivismo se propaga al resto de la cultura. Se escriben novelas narradas desde el punto de vista del protagonista, quien a su vez olvida o reinventa el pasado. Se postula que un cuadro no representa de manera precisa un objeto, sino la impresión transitoria de él que reflejan determinada luz y cierta hora del día. Se crean obras que no replican el mundo real, o que lo distorsionan con el absurdo. No hay discurso dominante que certifique de manera absoluta lo real y lo falso ni en el mundo natural ni en el social.

James Joyce eligió y en parte inventó la forma subjetivista, impresionista, imprecisa, indeterminista de representar literariamente este cosmos donde el tumulto de las voces particulares se invalida mutuamente.

A diferencia de lo que ocurre con las Ciencias, en las Artes conocer un procedimiento no capacita para replicarlo. Para el genio no hay fórmula. Faltará siempre un detalle, un imponderable, un misterio entre la comprensión y la ejecución de una obra maestra. Cuando tal misterio sea técnicamente develado, habrá caducado la utilidad de nuestra especie. 


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO.

sábado, 1 de junio de 2024

NEOLIBERALISMO CONTRA CONSENSO DE LOS PUEBLOS

 Luis Britto García

Neoliberalismo

Neoliberalismo  es el intento de resucitar el liberalismo económico del siglo XIX, desacreditado por las recurrentes y devastadoras crisis económicas de la primera mitad del siglo XX, detonantes de dos Guerras Mundiales y de infinidad de otros conflictos.

Los neoliberales predican la no intervención del Estado en materia económica, la absoluta libertad del capitalismo para fijar las condiciones del proceso productivo, la aplicación de la ley de la oferta y la demanda para regular la economía y las condiciones del trabajo, así como una drástica disminución de la talla y competencias del Estado, con privatización de las empresas y servicios públicos. Pero la conducta de los sistemas que se denominan neoliberales contradice casi totalmente estos postulados. 

Pues  la intervención del Estado, custodio de unas determinadas relaciones de producción, defensor de la propiedad privada y creador, ejecutor y juez de la aplicación de las normas, es vital para la subsistencia del capitalismo. El Estado es el creador y promotor de todos los sistemas proteccionistas gracias a los cuales se desarrolló el gran capital; reprime a los trabajadores para que acepten remuneraciones ínfimas o por debajo del mínimo vital; acude al rescate cada vez que la mecánica del capital ha desencadenado una crisis, asistiendo con “salvavidas de oro” las entidades financieras quebradas; mantiene un aparato militar coercitivo para defender los intereses de sus capitalistas en el interior y el exterior.

Nada más postizo que la doctrina capitalista de la “disminución de talla del Estado”. La porción del PIB que el Estado consume es proporcional al desarrollo del país, y en parte causante de éste. Según el informe de la Organización del Comercio y el Desarrollo Económico “Panorama de las Administraciones Públicas: América Latina y el Caribe 2017”(Éditions OCDE,Paris) “El estado es mucho más pequeño en promedio en la región de América Latina y el Caribe que en los países de la Organización del Comercio y el Desarrollo Económico. El gasto público alcanza 31% del PIB en promedio en los países de ALC, comparado con 41.5%en los países de la OCDE”.

El gran capital además regatea sus obligaciones tributarias y a veces consigue eludirlas colocando sus ganancias en Paraísos Fiscales, u obteniendo del Estado importantes exenciones: el ingreso público se estabiliza ampliando la base de la tributación y cargándola sobre los más débiles económicamente, como ocurre con el Impuesto al Valor Agregado.

En cuanto a la casi desaparición del Estado, ésta significaría la casi desaparición del capitalismo. ¿Quién mantendría policías, tribunales, sistemas educativos  y ejércitos que a su vez en los países capitalistas protegen al capital? En los países capitalistas más avanzados se ha creado una maquinaria todopoderosa, el “complejo militar industrial”, que ayuda a mantener la producción y ataca a los estados socialistas, nacionalistas o simplemente dueños de recursos naturales mediante una agresión multiforme y continuada.

El neoliberalismo se impuso siempre sin consulta popular, mediante la intervención brutal del mismo Estado al cual decía execrar. En Chile, con el golpe contra Salvador Allende en 1973.  En Indonesia, mediante masacre que costó  medio millón de vidas. En Europa  se cumplió el “desmontaje del Estado de Bienestar”, con Margaret Tatcher, entre 1979 y 1990. Ronald Reagan y George Bush lo desmantelaron en Estados Unidos.  En Venezuela, el Paquete Neoliberal de 1989 suscitó una sublevación social sofocada al costo de unas cinco mil vidas.

Consenso de los Pueblos

En 1989 el Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional impusieron un Decálogo llamado “El Consenso de Washington”, para todos los países bajo la esfera del capitalismo. Contra él proponemos un Consenso de los Pueblos, aplicable por los gobiernos revolucionarios o progresistas, bajo los principios siguientes:

1.    Política fiscal orientada hacia el bienestar social y el desarrollo, aun a costa de déficits fiscales razonables.

2.   Redirección de  los subsidios hacia inversiones para el desarrollo del país e inversión social en educación gratuita en todos sus niveles, atención universal gratuita a la salud y planes de vivienda accesibles e infraestructuras de utilidad social.

3.   Reforma tributaria basada en principios de territorialidad y progresividad, que grave más a los mayores ingresos, revise y elimine exoneraciones, exenciones e inmunidades tributarias concedidas a los grandes capitales nacionales y extranjeros, y disminuya o anule las tasas de tributación para las clases trabajadoras.

4.   Tasas de interés ajustadas a las políticas sociales, y eliminadas para ciertos créditos de interés social.​

5.   Tipos de cambio regulados por el Estado, con competencias integrales y decisivas para el control de cambios.

6.   Control social del comercio, y particularmente del tipo y cuantía de las importaciones, con prohibición de algunas de ellas, altas tasas aduaneras para desestimular importaciones suntuarias y tarifas bajas o exoneradas para importaciones de interés social.

7.   Estrictos límites para la inversión extranjera directa (IED); permitiéndola sólo para áreas en las cuales no exista capacidad técnica nacional, que no sean decisivas para el desarrollo o la seguridad de la Nación, siempre a través de concesiones limitadas en tiempo y extensión y discrecionalmente revocables, sin concederles privilegios y ventajas mayores que a las nacionales,  y bajo completo control público y sujeción a las leyes nacionales.

8.   Renacionalización  de las empresas estatales y servicios públicos que hayan sido privatizadas, y progresiva socialización de las explotaciones económicas

9.   Regulación integral de las actividades económicas, con particular énfasis en razones de seguridad, protección del medio ambiente y del consumidor, y estatización o estricta  supervisión de entidades financieras.

10. Seguridad jurídica para los derechos de los trabajadores, con estricto cumplimiento de leyes laborales y sociales, efectiva  irreversibilidad de las conquistas obtenidas, y puntual cumplimiento de las normas constitucionales que reservan la solución de controversias sobre materia de interés público a los tribunales de la República.

 TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


 ADQUIÉRALO YA EN FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

HABLA  PALABRA

ANTOLOGÍA PERSONAL

DE LUIS BRITTO GARCÍA

LO MEJOR DE LO MEJOR

DE UNA OBRA DE NOVENTA TÍTULOS

  

LUIS BRITTO; EL PENSAMIENTO DE KARL MARX

https://youtu.be/whP7fRdXWBc

AGOTADA LA EDICIÓN IMPRESA EN LAS LIBRERÍAS, 

OBSEQUIAMOS AL LECTOR LA VERSIÓN DIGITAL DE

MI ÚLTIMO LIBRO DE RELATOS: 

 Maraña: http://www.elperroylarana.gob.ve/libros/marana/ :

CONSULTE TAMBIÉN:

 http://luisbrittogarcia.blogspot.com

https://www.instagram.com/abrittom/?hl=es-la

https://brittoandrea.blogspot.com/ 

VEA EN YOUTUBE:

Discurso a Europa del Cacique Guaicaipuro Cuatemoc

https://www.youtube.com › watch 

12 oct. 2009 — Discurso a Europa del Cacique Guaicaipuro Cuatemoc 

LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS (Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX)

https://m.youtube.com/watch?v=cU2GmdHF06s 

DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García 

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Abrapalabra:

http://bibliotecayacucho.ml/libro/abrapalabra/


Rajatabla:

https://mariainescarvajal.files.wordpress.com/2011/03/rajatabla.pdf 

Maraña: http://www.elperroylarana.gob.ve/libros/marana/

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve

http://www.corneta.org/No_14/corneta_dictadura_mediatica_

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/ElImperioContracultural.pdf

http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:www.minci.gob.ve

Socialismo del Tercer Milenio: tercer-milenio.pdf

https://web.archive.org/web/20130509143451/http://www.
 
monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf

La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

http://blog.chavez.org.ve/temas/libros/pensamiento-libertador/

El verdadero venezolano  Mapa  de la Identidad Nacional

El verdadero venezolano - Centro Nacional del Libro


La máscara del Poder:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_mascara_del_poderbrittoco.pdf

La lengua de la Demagogia:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_lengua_de_la_demag

ogiabrit.pdf

 Elogio del Panfleto y de los géneros malditos: 

https://tvlecturas.files.wordpress.com/2019/08/libro-elogio-del-panfleto-luis-britto-garcicc81a.pdf

 

sábado, 25 de mayo de 2024

LA SALIDA EN POS DE LA OBRA MAESTRA

 Luis Britto García 

Anécdota, Debate, Forma

La  ficción narrativa es considerada obra maestra cuando,  mediante una anécdota particular, plantea un debate que ocupa la atención universal y la  expresa con la forma más adecuada al fondo.

Ensayo  sin ejemplos es como narración sin personajes. Se podría confirmar esta intuición examinando tres obras universalmente acogidas como magistrales: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, La Tragedia del Príncipe Hamlet, y  Ulysses, de James Joyce.

El debate: autoridad contra realidad experimental

Y vamos con el Ingenioso Hidalgo. Para 1604, fecha de la primera edición del Quijote, España aún acata oficialmente la ideología del Concilio de Trento (1545-1563), vale decir, de la Contrarreforma. Frente a protestantes que sostenían que cada quien podía interpretar la Biblia de acuerdo con su conciencia, los eclesiásticos reunidos en Trento afirman que la Iglesia Católica, Apostólica y Romana es dueña de la única interpretación legítima, y que ésta puede imponerse mediante la abrumación sensorial de la estética del Barroco. Algún tiempo después, en su Novus Organum (1620), Francis Bacon sistematiza algo que estaba en el ambiente desde el Renacimiento:  los principios del método científico experimental. La controversia, más que entre reformadores y católicos, se planteaba entre estética barroca y método científico como vías hacia el conocimiento.

Esta divergencia conceptual planteaba angustiosa disyuntiva en la manera de comprender el mundo. La estética barroca, consagrada por el Concilio de Trento, postulaba una España Imperial en vías de regir el orbe mediante una monarquía universal. Tal era el proyecto que el consejero Mercurino de Gattinara propuso al joven Carlos V al asumir éste el trono español y la corona del Sacro Imperio Romano Germánico. Pero en la realidad experimental, la hegemonía española había sido quebrantada por perpetuas guerras con Francia, Inglaterra, Italia, Holanda y los musulmanes, e iniciado su crepúsculo desde la derrota de la Invencible Armada en 1688. Las riquezas robadas a América habían sido dilapidadas en comprar mercancías al resto de Europa: el opulento imperio se hundía en la miseria.

La anécdota: la locura de Alonso Quijano


En el campo de la cultura, esta disyunción entre el proyecto imperial espléndido que celebraba el barroco y la indigencia brutal de la realidad se manifestaba en la proliferación de la figura literaria del Pícaro, quien vive y sobrevive de apariencias: se finge licenciado, predicador, arbitrista, autor de comedias o hidalgo cuando no es más que indigente. Es personaje fundamental del Manierismo, tendencia estética que intenta confundir fantasía y realidad hasta hacerlas indistinguibles. En
La vida es sueño, de Calderón de la Barca, el príncipe Segismundo liberado cree que ha sido un sueño su vida en una oscura mazmorra desde que nació; de nuevo prisionero, califica de ensoñación su esplendorosa vida en la Corte. La angustia de vivir entre un delirio imperial barroco fastuoso y una realidad material indigente era quizá preocupación dominante en la España Imperial.

Precisar estas polaridades en el ensayo era más que peligroso en la Iberia de  Inquisición,  censura de publicaciones  y   discriminación religiosa. Miguel de Cervantes Saavedra eligió expresarlas de forma alegórica, a manera de fábula de la cual cada quien puede extraer  conclusiones. El método de exposición del Quijote es el de la credulidad de un alienado refutada por los restantes personajes y por el mismo lector. Pero la locura quijotesca es creer en Imperios, ejércitos y caballeros andantes imaginarios: en una Edad Media que sólo existió en las novelas de caballerías y en la prepotencia absolutista. Al igual que la España de la época, Don Quijote se imagina imbatible  pero escapa a duras penas de palizas como el desastre de la Armada Invencible. Las derrotas del Ingenioso Hidalgo y las de España son los triunfos de la realidad experimental. El pícaro Alonso Quijano se engaña a sí mismo tratando de cubrir con armas estrafalarias e ilusiones quiméricas su decrepitud.

La forma: el diálogo entre autoridad y experimentación

Cervantes elige la forma más adecuada para exponer este dilema: el diálogo. El Ingenioso Hidalgo intenta su primera salida solitario. En otro sitio he señalado que en tal situación todo le ocurre pero nada le pasa: el soliloquio de un enajenado puede hacerse tedioso. En la polémica entre fantasía y  realidad experimental, ésta debe tener su defensor. El Caballero regresa a su aldea para proveerse, más que de un escudero, de un interlocutor. Desde entonces, cada nueva peripecia es examinada desde los antagónicos puntos de vista de la imaginación barroca y del realismo experimental. Sin saberlo, el Ingenioso Hidalgo cursa el arduo camino del método científico. Ante una edificación, caben dos hipótesis; la fantasía barroca la tilda de castillo, el realismo de venta de arrieros. La disyuntiva es resuelta mediante la experimentación –pedir posada- y el resultado: cada aventura termina en tempestad de palos y vejaciones, que el Quijote atribuye a mala voluntad de un hechicero, y Sancho a la terca realidad del mundo. No hay método expositivo más adecuado que este contrapunto  para la controversia de fondo entre  fantasía imperial barroca y  realidad experimental.

En tal polémica está inscrita la diatriba manierista sobre la realidad de lo imaginario y lo imaginario de la realidad. En la Segunda Parte, Don Quijote y Sancho se saben personajes de un libro, pero reputan como falsas sus imágenes que deambulan por el plagiado Quijote de Avellaneda, y hacen confesar tal falsedad a un “personaje Avellaneda” incluido en la Segunda Parte  del Quijote legítimo. En la discusión sobre si la bacía de barbero es o no el invulnerable Yelmo de Mambrino, narra Cervantes que el Ingenioso Hidalgo le tomó entre sus manos, indicando socarronamente con esta partícula que indica masculinidad, que la contradictoria bacía bien pudiera ser yelmo. La novela del  Quijote incluye a su vez otras novelas, pastoriles o sentimentales; hay también delirios dentro del delirio, como el de la Cueva de Montesinos. Al final de la Segunda Parte, anima Sancho al Alonso Quijano que ha recuperado la razón a volver al camino en busca de quimeras. Parecen las paradojas de la Teoría de la Relatividad o de la física cuántica: el mundo de la realidad experimental parecería no ser inmune al de los contrasentidos subjetivistas. Pero en ese preciso punto termina el relato. Alonso Quijano cuerdo no suscita el menor interés, como tampoco la monótona realidad de la que Sancho quiere escapar incitándolo a nuevas aventuras.


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO