domingo, 1 de marzo de 2015

GOLPE EN EL CARIBE



En el mejor sueño de la madrugada el opositor escucha zumbidos de aviones en picada. Una, dos, tres, diez bombas silban hacia el Centro.  Cinco se desvían y caen sobre Fedecámaras.

Con superior tecnología, los medios privados interfieren la cadena donde el Presidente electo se dirige a la Nación, y difunden unos la noticia de su muerte, otros la de su renuncia “que él aceptó”.

De sus madrigueras salen encapuchados y disparando  decenas de miles de paramilitares que llevan décadas suplantando al hampa criolla.

Los medios conminan a la ciudadanía a denunciar a los partidarios del gobierno, difunden en forma sensacionalista la  detención masiva de funcionarios electos, cubren con  apagón comunicacional las caravanas de camiones cerrados que aceleran hacia los estadios donde se escuchan descargas de fusilamientos.

En las ruinas de Palacio se reúnen los abajo firmantes de siempre.

Como en grabación que rueda invertida, quienes corrieron el 13 de abril ahora regresan de espaldas hacia la rebatiña que entonces no pudieron concluir.

La presidente de la Junta de Transición anula por decreto la Constitución sancionada por el 75% del electorado, suspende a perpetuidad las garantías constitucionales, destituye por oficio a todos los funcionarios elegidos y disuelve, Consejos Comunales, sindicatos y organizaciones del Poder Popular.

Entre aclamaciones se leen los decretos de privatización de PDVSA, de la siderúrgica, de la electricidad, de la telefónica, de las carreteras, de los latifundios expropiados, de las aguas, ríos, lagos y lagunas, y del lanzamiento de un dumping de sobreproducción petrolera para hacer caer los precios más todavía.

En pocos minutos se negocia con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial un empréstito con intereses modificables por éstos a cambio de la entrega de las reservas de hidrocarburos del país.

Entre ovaciones se decreta la legalización del contrabando de extracción de gasolina y la eliminación del Control de Cambios. En medio día desaparece la mitad de las reservas de divisas, y la otra mitad es confiscada por los que se robaron las reservas de Libia.

Mediante oficios se anulan las Misiones, las entregas de viviendas, las  pensiones a los ancianos, las prestaciones sociales, el salario mínimo  y el régimen de estabilidad laboral. La liberación de precios desata una oleada de aumentos del mil, el diez mil, el veinte mil por ciento.

Por decreto se reducen las tasas máximas de tributación de los monopolios a 14% y se aumenta el IVA a 34%. En las ruinas de Cancillería son firmados de un tirón 33 nuevos Tratados contra la Doble Tributación, que exoneran a las transnacionales de otros tantos países de pagar impuestos en el nuestro. El país se retira del ALBA, de la Celac, de Unasur, del Mercosur y es designado miembro honorario del Eje del Pacífico.

El gabinete de Defensa anuncia la instalación de una docena de bases de Estados Unidos, otra de bases de la OTAN y un número indefinido de bases paramilitares, cuyos efectivos no están sometidos a las leyes ni a los tribunales nacionales, y ejercerán la dirección y supremo comando de las Fuerzas Armadas.

El  decreto más aclamado elimina la gratuidad de la enseñanza y cierra las 16 nuevas universidades y centenares de bachilleratos e institutos de formación técnica creados en década y media.

Se declara la amnistía para corruptos y delincuentes financieros.

Para el control del hampa se reinicia la política calderista de operativos que encarcelan  barrios completos por el delito de ser populares.

A fin de eliminar la polarización se reimplantan las medidas adoptadas con motivo del Caracazo del 27 de febrero de 1989. En las fosas de La Peste se vuelve a enterrar con pala mecánica.

Corren rumores desarticulados sobre la secesión del país en varias zonas aproximativamente dominadas por diversas facciones del National Security Council, del Mossad, de Al Qaeda, de las AUC,  de la NED, del Daesh, del Cartel del Pacífico y del Cartel de Medellín.


Hacia mediodía la Junta de Transición parece haber perdido el control sobre las bandas que se disputan el poder: a pesar del apagón comunicacional trasciende que, al igual que en Libia, la presidenta ha sido ejecutada por sus cómplices mientras intentaba refugiarse en la Embajada de Estados Unidos.

De los cerros, de los barrios marginales, de las aldeas, de los montes brotan sin cesar torrentes humanos dispuestos a resistir a los ocupantes en sus mismos términos.

Enjambres de drones teledirigidos contra los barrios populares por errores de dirección satelital convierten en tierra arrasada Country Club, Sartenejas,  Lagunita.

La humareda tóxica cubre  el horizonte de los eventos.

Con manos temblorosas el opositor descorcha una botella de champaña para brindar por la realización de sus deseos.

Pero ay, el taponazo lo despierta de su sueño y lo enfrenta a la cruel realidad: la situación es normal, el gobierno constitucional sigue mandando, hay varios oficiales detenidos y no va a haber comisión por la privatización de PDVSA.

Soñar no cuesta nada.

(TEXTO/FOTOS:LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:



ZAPATA


Ningún mayor dolor que escribir sobre los amigos en tiempo pasado.
A comienzos de los años sesenta la Cuarta República extermina a tiros a la izquierda y la asesina jurídicamente ilegalizándola.
El mismo día que lo hace me inscribo en un partido clandestino: como soy miope y sé dibujar me salvo de que me envíen a la guerrilla y voy a dar en una célula de propaganda.
Sólo el peligro compartido dispensa que un dibujante autodidacta conspire al lado de eminencias tales que, si la célula caía, se acababan las artes plásticas venezolanas.

Hablo hoy sólo de Zapata, de quien ya conocía su recio trazo con la macabra intensidad de José Guadalupe Posadas, la composición de Diego Rivera, la causticidad de Orozco.
Hastiada de la solemnidad de los museos, la gran pintura patea las calles, se democratiza en los multígrafos, ilumina los volantes, despliega la banderola contestataria del afiche.
La célula subterránea va del timbo al tambo en publicaciones siempre clausuradas, siempre confiscadas, y al final  labora en La Pava Macha, Semanario que dispara primero y averigua después, donde Kotepa Delgado sostiene que llenar las páginas de caricaturas es estafar al público, y Pedro León acentúa su parpadeo y su apretar de labios para no caer en la provocación.
Aquellas reuniones entre allanamiento y clausura de publicaciones son oportunidad para que Zapata destelle con ocurrencias inolvidables. En una ocasión traen unos refrescos, y el pintor señala una pila de ejemplares no vendidos: “Pónlos ahí, para que se conserven fríos”. Régulo Pérez es fecundo en juegos de palabras, y cuando suelta uno menos brillante que de costumbre, Pedro León le riposta: “Te van a cortar el calembur”. Alguna vez recuerda el macabro humor de los vendedores de lotería mexicanos, que cuando les queda un solo quinto imploran: “¡Llévese al huerfanito!”
Nos llegan citaciones para la Digepol, y José Vicente Rangel nos salva utilizando su inmunidad parlamentaria para hacerse responsable de todo el contenido de La Pava.

Un periódico de circulación nacional que en lugar de editorial publica una mancheta contrata a Pedro León por centavos, y desde entonces Zapata es el editorial y la mancheta nuestros de cada día.
No está libre de vaivenes su relación con el cotidiano. En el taller se “extravían” los originales que remite, hasta que la difusión del fax le permite enviar copias informatizadas.
Ilustra Pedro León un álbum anónimo con traviesas coplas anticlericales de Miguel Otero Silva, levanta la derecha una campaña de linchamiento a la cual responde el pintor que quien pone el estilo pone la firma, y sus ilustraciones  magistrales también “se extravían”.
A los cinco años de trabajar Zapata como un forzado  por una pitanza que no paga ni un almuerzo, se entera  de que  un aprovechado pintamonas sureño llegado hace un mes ya tiene contrato, seguro, utilidades y prestaciones.
Pedro León me consulta  como abogado, le aclaro que la suya es una relación de trabajo con todos los derechos, y ante la perspectiva de perder su principal atracción el diario le reconoce todo.
Domina hasta tal punto Zapata su oficio que intensifica sus dibujos con pesadas tramas de plumilla y amenazantes claroscuros, pero cuanto el tema es terrible lo pasa de contrabando con trazos suaves y livianos.
Durante esas décadas duras Pedro León es multifacética maquinaria de solidaridad, que ante cualquier petición ñángara suscribe el comunicado, se une al comité, dibuja el afiche, anima el acto revolucionario, dona los cuadros y actúa como martillador en la subasta.
Visitamos a Aquiles Nazoa en su retiro en Villa de Cura, y Pedro León me confía su teoría personal según la cual es Arte todo aquello que perdura en la memoria.

Sofía Imbert es tan audaz que bautiza con su propio nombre a un museo del Estado, y tan valiente que monta la exposición “Todo el Museo para Zapata”, en un mundo intelectual mezquino para el cual un caricaturista es menos que nada.
Nunca es menos Museo y más Contemporáneo el MAC que cuando Zapata lo colma con el discurso sardónico de sus caricaturas,  la fiesta jovial de sus pinturas, la crítica tridimensional de la ambientación en la cual el miserable dentro del rancho contempla insomne una televisión banal.
Un maremoto de envidias desata aquella consagración, menudean los ataques por el estilo de “y si usted es revolucionario por qué publica en ese periódico” y las respuestas “y cómo sabe usted que soy revolucionario si no es porque publico en ese periódico”.
Como tantos artistas, Zapata por ratos busca en la bebida el olvido de sí mismo y lo único que logra es encontrarse.
En vez de embotarle la lucidez, la embriaguez  la centuplica.  Sus caricaturas se hacen sintéticas, sus expresiones cortantes.
A veces converso con él en medio  de estas carreras al abismo. A medida que la inteligencia hace irrelevantes las formas de lo creado, sólo queda la Nada, que lo corroe todo y sólo puede ser encerrada en el recipiente abrasivo del humorismo.
Como una estrella, la inteligencia no puede crecer indefinidamente sin destruirse.
De repente toma la decisión de no probar una gota más de alcohol, y hasta donde sé, la cumple, él que consideraba tan repulsivos a los abstemios.
En las fiestas, torea a la ronda de pelmazos que quieren obligarlo a beber mostrándoles  un vaso lleno de aguakina y amargo de Angostura, que hace pasar por  whisky.
Zapata me recluta para que sea testigo de su boda con Mara. Comparecen una jueza con apariencia de Cuaima y dos guardaespaldas armados con monos negros al estilo swat, que parecen contratados  para intimidar a  novios que pensaran en escaparse, pero éstos insisten en convertirse en una de las parejas más felices que conozco.
Pedro León dirige la anarquía del Sádico Ilustrado, con papel, colores, dibujantes y redactores de lujo, definitivo adiós al humor de la aldea que una vez más despierta la repulsa de la derecha exquisita.
Invita Elio Gómez Grillo a Zapata a colaborar con la Dirección de Cultura de la UCV, y el pintor razona que si hay cátedras de dibujo, que es algo que no se puede enseñar, también puede haber una Cátedra del Humor, que es algo que no se puede aprender.
Así comienza la experiencia semanal de improvisación colectiva de la Cátedra del Humor en una Sala de Conferencias, que ante los públicos desbordantes debe ser sustituida por la Sala de Conciertos  luego por un Aula Magna repleta, y finalmente por el país, porque donde nos invitan vamos.
Somos como los vendedores de cepillos de las historietas, que atravesamos el pie en cualquier puerta con tal de vender el cepillo de la idea. 
Varios años de Cátedra culminan en la gran Farsa Política de la  candidatura de Zapata para Presidente. En el Aula Magna, con la Miss Universo Irene Saez como Secretaria Privada, Pedro León habla pausadamente: “Por allí se preguntan si esta candidatura mía es en serio o en broma. Señores: ¡La duda ofende!”
Una explosión de carcajadas celebra esta parodia del habla de los políticos, que finge decir cuando en realidad nada dice. Para no parecernos a ellos renunciamos a la Candidatura cuando ésta va camino de desequilibrar el cuadro del poder, ya irremediablemente deslegitimado.
También la derecha oligárquica se atraviesa en esta fiesta de teatro experimental, y un Director de Cultura pretende prohibirla con el pretexto de reparara el Aula Magna, cuando quien necesita reparaciones es él.
Con la modestia que no acostumbra, Pedro León afirma que todos estos proyectos consisten en poner a trabajar a los demás para que le atribuyan el mérito a él. Pero sin él quizá ninguno hubiera cuajado ni alcanzado su calidad insuperable.
Al cierre del siglo, toda la oligarquía que lleva décadas destruyendo la Ciudad Universitaria se opone a la realización del mural “Conductores de Venezuela”, con el cual Zapata orna quizá inmerecidamente a una casa que ya no conduce a nadie. En su defensa escribo: “El mural, museo y libro  del pueblo, biografía de todos, altar del culto colectivo, guiño cómplice del instante a la eternidad, siempre ha tenido  enemigos porque es el único amigo estético del ciudadano en la tierra de nadie de la urbe”.

Arranca otro milenio, y se enfrasca Pedro León  en un duro ataque contra Hugo Rafael, al cual el Presidente contesta: “¿Cuánto le pagan a usted, Zapata?”
Defiendo por escrito a Zapata a pesar de que se enfrenta con un Presidente al cual apoyo por su batalla  por el control de la República sobre la industria petrolera.
No sé si Pedro León me habrá defendido cuando por ese apoyo me vetan en el periódico de circulación nacional.

Zapata enferma. Parece que toda la oligarquía a quien ahora sus caricaturas complacen no pone un centavo para curarlo.
Como en tiempos de la izquierda ilegalizada, el paño de lágrimas de presos o de enfermos son los artistas que donan cuadros para la subasta a beneficio, y se debe  organizar una para cubrir las implacables facturas capitalistas de la clínica.
De cada quien según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.
Dice Jorge Luis Borges que no se puede castigar durante toda la eternidad por los actos del primer siglo de ella. Tampoco se puede juzgar una vida por las ideas de sus últimos días.





AMOR


Paroxismo gloria pasión exaltación entusiasmo felicidad interés indiferencia insipidez aburrimiento sobresalto angustia amargura desesperación dolor depresión infierno agonía  agonía infierno depresión dolor desesperación amargura angustia sobresalto  aburrimiento insipidez indiferencia interés felicidad entusiasmo exaltación pasión gloria paroxismo gloria pasión exaltación entusiasmo felicidad interés indiferencia insipidez aburrimiento sobresalto angustia amargura desesperación dolor depresión infierno agonía  

Descubierto fragmento perdido del Infierno del Dante,  el  Círculo destinado a las Musas que no cumplieron sus deberes. Por arreglarse mal o decir tonterías o meterse a monjas o envejecer prematuramente o no estar en el lugar y el momento indicados  no pudieron cruzar como una exhalación para atormentar al genio que las necesitaba ni tampoco convertir en genio al adolescente que iba camino de la mediocridad.  El castigo consiste en contemplar las obras maestras que hubieran sido engendradas por su causa, el contemplar tantos seres plácidos que jamás llegaron a genios por falta del acicate de la desesperación,  única prueba de pasión verdadera.

Él va a los velorios pero nunca ve al homenajeado para poder recordarlo viviente, él va a las reuniones pero nunca levanta la mirada para poder recordar a sus amadas como eran cuando él las adoró y no como lámpara extinguida.

Sólo el fin del Amor revela la verdad oculta tras lo amado; el verdadero nombre de Amor es Engaño, sólo un exceso de Amor nos ciega ante la horrible verdad final del mundo.

Amor trabaja desde el Inicio de los Tiempos para que seas.

Allá va, la cuadratura del círculo, el Imperativo Categórico, la epifanía, la Sección Aurea, la Gloria, el Séptimo Cielo, el Santo Grial, el Fin de los Tiempos, el Alfa, el Omega, pero no me mira ni me mirará jamás disgustada porque por el exceso de maquillaje se le desprendió una pestaña postiza.

El Padre de los Dioses lanza su maldición contra Amor, que ha creado la multitud de los dioses y de los seres: Trabajarás sólo para dar víctimas a los verdugos del Dolor y la Muerte.

Vive la mariposa un día, y el hombre apenas el segundo en que Amor lo hiere.

¿Dónde aquello que amé? No murió Amor, murió el que Amaba.

Sólo Amor inconcluso perdura.

Dulce más que dulce lo que no tenemos. Amor se nutre de Ausencia,  Ausencia sólo existe cuando es de lo amado.

La noche propicia el Amor. Sólo en la noche el Deseo crece se agiganta y duele hasta más allá del nombre de lo expresable. En la oscuridad cumplimos los designios del lado oculto de todo.

Por qué Amor cambia y es en algún momento homérico, luego platónico, después tántrico, a poco divino, las más de las veces profano,  ahora trovadoresco, más pronto que nunca iluminista, para después romántico o natural o existencialista o postmoderno o edénico: como la mujer, sólo en el cambio existe.

Para quererse a sí mismo hay que tener una capacidad de engaño superior a la del más mentiroso de los seductores.

Amor trabaja para Muerte, Muerte para Amor trabaja.

Dichosa edad y siglos dichosos aquellos en que las fatigas de suscitar amor eran encomendadas a  profesionales de la seducción, las Celestinas. Lo que no conquistan  talentos belleza y hazañas lo consigue la cháchara  de una vieja desdentada; sólo se conoce  el secreto de Amor cuando ya no se puede suscitarlo.

“Si yo hablo con lenguas de hombres o de ángeles, pero no tengo amor, soy como  metal que resuena o címbalo que tañe.  Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera  fe para mover montañas, pero no tengo amor,  soy nada” (Corintios,13). Si yo tengo amor, no necesito lenguas, ni don de profecía ni fe para mover montañas. Amor es la única pasión que se basta a sí misma.

Más obras que años,  más amores que obras, dice el epitafio. La tierra que lo cubre late.
(FOTO/TEXTO: LUIS BRITTO)


domingo, 8 de febrero de 2015

CARLOS NOGUERA

Mostrando LBGFILVENm0314_60a.jpg
Poetas, prosistas, provocadores
  En 1958 la conjunción de  protesta popular y  pronunciamiento militar derroca al dictador Marcos Pérez Jiménez. Ello abre paso a la participación política largamente reprimida y a la formulación de proyectos renovadores en todos los aspectos de la vida nacional. En literatura éstos  se traducen en la creación de nuevos grupos. Sardio, nucleado desde 1958 en torno a la revista del mismo nombre, reúne a los poetas García Morales, Guillermo Sucre, Edmundo Aray, Rodolfo Izaguirre, Efraín Hurtado y Adriano González León, cuyos textos para la época están próximos al poema en prosa. El grupo promueve una lírica volcada hacia la interioridad, con lenguaje riguroso, afecta a simbologías eruditas, y según indica Juan Liscano, atenta a “los matices innumerables de la vida interior y onírica, la meditación sobre el tiempo, el amor y la muerte” (Liscano: Panorama de la literatura venezolana actual,1973, 251).
Estética  de la violencia
  La situación política se radicaliza a pasos acelerados. Muchos adeptos de Sardio sienten la necesidad de un compromiso más directo y de abordar en forma detonante la realidad nacional, que avanza inexorablemente hacia la violencia. Edmundo Aray, Rodolfo Izaguirre, Efraín Hurtado y Adriano González León desertan del grupo, que desaparece, reclutan a los poetas Juan Calzadilla y Caupolicán Ovalles y a los pintores Dámaso Ogaz y Carlos Contramaestre, y en 1961 se agrupan bajo el estrambótico nombre que éste inventa, El techo de la Ballena.
Surrealismo y provocación
  El techo irrumpe en la vía pública con provocaciones fabulosas que constituyen piedras de escándalo para bienpensantes y medios de comunicación conservadores. Aray, promotor cultural estrella, coordina los disímiles talentos del grupo para bromas literarias tales como el Homenaje a la cursilería, que satiriza  la precariedad estética del populismo gobernante, o el Homenaje a la necrofilia, en la cual una exposición de vísceras de ganado recolectadas por Carlos Contramaestre se vuelve terrible emblema de la mortandad causada por la represión, y es clausurada por las autoridades. Adriano González León puntualiza  que "EL TECHO DE LA BALLENA reconoce en las bases de su cargamento frecuentes y agresivos animales marinos prestados a DADA y al SURREALISMO". Pero “los balleneros” no introducen esos movimientos,  conocidos desde mucho antes en Venezuela. Lo que hacen es asumir el sentido de compromiso político y vital anarquista y socialista que siempre revistieron en sus lugares de origen, y que sus anteriores importadores habían omitido hasta reducirlos a modas culturales.     No hay, sin embargo, una entrega incondicional a estos ismos. En el N. 9 de En Letra Roja, Carlos Noguera plantea en su ensayo "escritura automática y autoexplicación", que la poesía surrealista, reflejo psíquico automático, fracasó como mecanismo de autoanálisis y como proposición poética irracional (p.4).
Insurrección editorial
   El grupo es también editorial que, paralelamente con Ediciones Bárbara de Pedro Duno, Nueva Izquierda y San Carlos Libre termina integrándose en el Fondo Editorial Salvador  de la Plaza, canal para la disidencia estética y política. Otras voces insurgentes se unen en torno a publicaciones de la izquierda de tono más reflexivo. Tabla Redonda, dirigida por el poeta y periodista Jesús Sanoja Hernández, convoca entre sus colaboradores a Rafael Cadenas, Ángel Eduardo Acevedo y Francisco  Pérez Perdomo.
En Letra Roja divulga la creación del  filósofo y poeta Ludovico Silva, de Orlando Araujo, Gustavo Luis Carrera, Adriano González León, Manuel Espinoza y Carlos Noguera. Crítica contemporánea agrupa al filósofo Pedro Duno, y a los irreductibles izquierdistas Juan Nuño, Germán Carrera Damas, Gustavo Luis Carrera, Federico Riu,  Orlando Albornoz y Rafael di Prisco. Edmundo Aray prolonga hasta la década de los setenta el debate político y estético en la originalísima revista afiche Rocinante. De tono beligerante, directo y popular es el semanario humorístico La Pava Macha, que dirige Francisco José Delgado (Kotepa) y cuenta entre sus redactores a Aquiles y Aníbal Nazoa, Jaime Ballestas (Otrova Gomás), Manuel Caballero, Igor Delgado, Rubén Monasterios y Luis Britto García. Un tanto alejada del debate político, la revista multigrafiada  En Haa en sus ocho números difunde textos de José Balza, Lubio Cardozo Soto, Teodoro Pérez Peralta, Jorge Nunes, Argenis Daza Guevara, Víctor Salazar, Aníbal Castillo y Carlos Noguera, entre otros, signados por preocupaciones estéticas personales de índole muy variada.
Carlos
Carlos Noguera, nacido en 1943 en Tinaquillo, comparte rasgos con muchos de su generación. La temprana afición por los comics, compartida con Earle Herrera y quien suscribe. La migración a la capital para los estudios y el consiguiente deslumbramiento provinciano con el tumulto de la urbe. La adolescente militancia en las organizaciones ilegalizadas de la izquierda. La edición de revistas con más ambiciones que duración. La subsistencia en oficios académicos, de investigación profesional o editoriales para mantener al escritor.  La prematura iniciación  como poeta con Laberintos y Eros y Pallas para luego fantasear con la escritura teatral y finalmente emplear un rico arsenal de técnicas de vanguardia en Historias de la calle Lincoln, novela que narra la disyunción de los destinos de la juventud intelectual entre una bohemia y una guerrilla parejamente frustradas. Igual inventiva estilística, pareja riqueza de texturas narrativas, idéntica maestría en el manejo de la coloquialidad ejercita posteriormente en Inventando los días, en  Juegos bajo la luna y en La flor escrita. Coqueteó, pero nunca se comprometió con una bohemia que degeneró en bufonada tarifada por el poder. Se casó para siempre sentimentalmente con la insurrección, cuyos episodios  permean sus novelas. Su recuerdo perdurará asociado indeleblemente al de ella.

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:






domingo, 1 de febrero de 2015

CAMPAÑA ADMIRABLE CONTRA LA GUERRA ECONÓMICA



Declaran las autoridades que contra Venezuela se libra una Guerra Económica. ¿Qué guerra se gana con trapitos calientes? ¿Se venció alguna batalla protegiendo al enemigo? ¿No se lo habría podido derrotar hace tiempo  con las medidas siguientes?
-Divulgación inmediata por el ciudadano Presidente de la República de la lista de empresas y personas que recibieron 60.000 millones de dólares a tasas preferenciales y las aplicaron a importaciones fantasmas o inexistentes.
-Apertura por la Fiscalía de la República de investigaciones para establecer la responsabilidad civil, penal y administrativa  de todos los representantes y directivos de dichas empresas, así como a los funcionarios cómplices que decidieron el otorgamiento de dólares, y a los que no exigieron o verificaron las fianzas de fiel cumplimiento por los favorecidos.
-Embargo preventivo por la Procuraduría General de la República de los bienes de empresarios y funcionarios involucrados en ese fraude al pueblo venezolano.
-Reestructuración inmediata de los sistemas encargados de vigilar y evitar el contrabando de extracción, que según denunció el ciudadano Presidente filtra por nuestras fronteras el 40% de lo que producimos o importamos.
-Asunción por el Poder Nacional del control de las importaciones de bienes básicos.
-Prohibición de trabajar en el sector público y de contratar con el Estado a  personas naturales o empresas incursas en el fraude cambiario y el contrabando de extracción.
-Cobro sin dilaciones a los deudores morosos del Fisco de lo que deben en créditos liquidados y no cancelados.
-Reforma de la Ley de Impuesto sobre la Renta elevando su tasa tope de 34% de tributación para las grandes ganancias, y habilitar mecanismos para que, además de pechar esencialmente a los asalariados, se aplique en forma real y efectiva a todas las actividades productoras de ganancia.
-Pechar con altas tasas tributarias productos nocivos para la salud, como el tabaco y el alcohol, o actividades perjudiciales a la sociedad, como el juego en todas sus formas.
-Reestructurar integralmente el sistema de recaudación y control del IVA, que cobran sin falta al consumidor  comerciantes que sólo entregan al Fisco menos del 20% de lo recaudado.
-Crear impuestos patrimoniales para las altas concentraciones de propiedad.
-Imponer tributos proporcionales a su monto a las transacciones financieras.
-Elevar  tasas de tributación al capital financiero y bancario.
-Retirar la inmunidad tributaria a fundaciones y otros entes “sin fines de lucro” que en realidad operen como bancos y agencias de inversión de los grandes capitales.
-Controlar el contrabando de extracción, que según el Presidente desaparece por nuestras fronteras el 40% de lo que producimos o importamos.
-Erradicar la explotación ilegal de oro y otros minerales preciosos y la devastación ecológica que tales actividades provocan.
-Reimplantar el control previo del gasto público, complementarlo con un control posterior sobre su resultado, y extenderlos eficazmente a la administración  nacional, estadal, municipal, comunal, centralizada, descentralizada, autónoma, de empresas y de fundaciones públicas.
-Ejercer  riguroso control de la legalidad, eficacia y resultado de todas las variedades del gasto social.
-Legislar rigurosas  sanciones para bachaqueros, raspacupos, especuladores, acaparadores, delincuentes cambiarios,  malversadores, desfalcadores, corruptos, evasores tributarios y enriquecidos ilícitamente, y aplicarlas en forma ejemplar.
-Legislar para los casos de acaparamiento o especulación la confiscación sin indemnización, no sólo de los bienes, sino de la empresa.
-Informatizar la administración tributaria con registros de los contribuyentes, sus patrimonios y la relación entre éstos y las cantidades que tributan.
-Denunciar la conjura de las calificadoras de riesgo, por cuyos diagnósticos nuestra Deuda Externa paga 16% de interés, mientras que cancelan sólo 3%  países con medio siglo en guerra civil.
-Rescindir los Infames Tratados contra la Doble Tributación, por los cuales las transnacionales no pagan impuestos sobre las ganancias que obtienen en Venezuela.
-Eliminar la inmoral exención de dichos Tratados por la cual los usureros beneficiarios de la Deuda Pública no tributan un céntimo como impuesto por las ganancias que les aportamos.
-Denunciar los Infames Tratados de Promoción y Protección de Inversiones, que permiten inmunizar mediante contrato a los contribuyentes ricos contra las reformas tributarias, y someten sus controversias a tribunales extranjeros.
-Promover en el ALBA, Unasur, la Celac, el Mercosur y demás organizaciones de las que forme Venezuela un frente común frente a los acreedores de la Deuda Externa y los Fondos Buitres.
-Acelerar la institucionalización del Banco del Sur y la instauración del Sistema Unificado de Compensación de Reservas (SUCRE) como instrumentos regionales para enfrentar el capital financiero acreedor
-Considerar un razonable incremento del precio de la gasolina hasta cubrir su costo de producción, pero sólo después de que se hayan cumplido las medidas precedentes.

En ochenta y cinco días ganó la Campaña Admirable un ejército patriota que sólo contaba con su resolución contra un enemigo que lo tenía todo. El Libertador apenas se detuvo un instante en Trujillo para redactar el Decreto de Guerra a Muerte, que identificó al adversario  y ordenó tratarlo con la misma dureza con la cual éste había tratado a los republicanos. En menos tiempo debe vencer la Guerra Económica un gobierno que cuenta con el Estado y el Pueblo.
(TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

sábado, 31 de enero de 2015

Foro Permanente de Pensamiento y Acción Luis Britto García propone reforma fiscal y financiera para combatir guerra económica

Por:   | 

Caracas, enero 30 - Ante la guerra económica impulsada por la derecha, que busca desestabilizar al país generando irritación en la población al no poder obtener productos de primera necesidad, así como el uso irregular de divisas otorgadas a tasa preferencial a empresarios para realizar importaciones, el escritor y ensayista Luis Britto García consideró que una de las medidas a tomar es la reforma de leyes fiscales y financieras en las que se tipifiquen estos delitos y se establezcan sanciones.

Tal consideración la realizó durante el primer día del Foro Permanente de Pensamiento y Acción, destinado a debatir ideas que apunten a la derrota de la guerra económica, que se realizará hasta el sábado en el Teatro Bolívar, ubicado en el centro de Caracas.

Britto García comentó que los venezolanos saben que "estamos en una guerra del capitalismo contra un proceso que intenta ir hacia el socialismo", y que para lograr derrotar a los sectores que apuestan por la violencia y desestabilización es necesario tomar una serie de medidas como la antes mencionada, así como la divulgación de la lista de las empresas que estafaron al Estado, y de los funcionarios implicados, por parte del presidente Nicolás Maduro.

"Hay que saber quién es el enemigo, cuáles son los nombres y apellidos, cargos y propiedades", sentenció.

Asimismo, planteó que la "Fiscalía de la República debe proceder a entablarle causa a todos lo implicados en esa colosal estafa", además, la Procuraduría General de la República "debe proceder al embargo masivo de todos las empresas implicadas".

Por otra parte, comentó que para evitar que la guerra económica y el robo de divisas en dólares se repita el Estado debe asumir la importación y la distribución de los bienes de primera necesidad, ya que es justamente en estos eslabones en donde ocurren los delitos antes mencionados.

Si los millones de dólares robados "se hubiesen convertido en bienes y servicios que hubieran ingresado a Venezuela, la guerra económica no podría ser tan feroz, parte de ese desfalco es responsable de la situación actual", dijo.

Además, Britto consideró que es necesario cobrarle a los deudores del fisco y establecer impuestos para las transnacionales que operan en Venezuela, así como realizar una restructuración del Impuesto al Valor Agregado (IVA), pues solo el 20% de esa recaudación ingresa al fisco.

El intelectual añadió que entre las medidas a tomar para derrotar la guerra económica impulsada por la burguesía venezolana es importante reorganizar el control que existe en la frontera, a fin de frenar el contrabando.

"Podemos ganarle a la guerra económica si tenemos la decisión y los bríos", expresó.

Revolución de la comunicación

Durante su ponencia en el foro, Britto García expresó que uno de los objetivos del Gobierno debe ser la revolución de la comunicación, para que el pueblo conozca todos los logros y los avances obtenidos en el proceso hacia la transformación del socialismo.

Para ello, es necesario que las instituciones del Estado mantengan al día las cifras y estadísticas, que sean divulgadas correctamente por los medios de comunicación.

Señaló como ejemplo que la derecha insiste en dar datos de encuestas de percepción con el índice de violencia, al afirmar que es de 75 por cada 100 mil habitantes, pero la cifra real es de 39 por cada 100 mil habitantes, "si bien es una cifra alta es real" y es menor a la señalada por quienes buscan crear zozobra.

"Es imperativo llevar registro de la vida nacional y utilizarlos como herramienta (...) Es imperativo un esfuerzo conjunto de medios de comunicación para mantener estas cifras al día", dijo.

"Vivimos tratando de desmontar matrices de opinión, pero lo que debemos hacer es imponer matrices de opinión", resaltó el escritor.

domingo, 25 de enero de 2015

UN SER VIVIENTE RECORRE EL MUNDO



Qué  ventarrón de juventud fractura la tumba en el cementerio de Highgate, qué perturbación o qué lucidez posee a sepultureros o dolientes que ven correr entre cipreses unos a un vivaz anciano, otros a un ágil muchacho, algunos a un poeta, muchos a un enamorado o un niño.

Cuál de éstos  garabatea en  criptas del saber exquisito y  despeñaderos de  abstracciones inútiles las fulminantes sentencias: "Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversas formas el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo". “La filosofía tiene la misma relación con el estudio del mundo real que la masturbación con el amor sexual”. "La religión, en cuanto eco ideológico, es la conciencia invertida de un mundo invertido." "La religión es el opio del pueblo."

Qué blasfema mano inscribe en las murallas del panteón de los ídolos el relámpago del grafito que truena: "El hombre es el ser supremo para el hombre."
Qué lenguaje es éste, que profiere: “Las ideas no existen independientemente del lenguaje”.

Quién trazó la pancarta con la que las masas desesperadas insurgen contra el desempleo, el desalojo, la pérdida de  derechos sociales:"La peor lucha es la que no se hace."


Ya lo espían las cámaras de vigilancia de sistemas putrefactos que se desploman ante las trompetas de la Razón: “Todo lo sólido se disuelve en el aire, todo lo santo es profanado, y el hombre al fin es obligado a enfrentar con sus sentidos sobrios sus condiciones reales de vida, y las relaciones con su especie.”

Será quizá el mismo jovencito que ante  empresas cerradas,  trabajadores desalojados,  campamentos de indignados arenga:   “La competencia, cada vez más aguda, desatada entre la burguesía, y las crisis comerciales que desencadena, hacen cada vez más inseguro el salario del obrero; los progresos incesantes y cada día más veloces del maquinismo aumentan gradualmente la inseguridad de su existencia; las colisiones entre obreros y burgueses aislados van tomando el carácter, cada vez más señalado, de colisiones entre dos clases”. “Pero toda lucha de clases es una lucha política”.

Ya no hay paz en las superfábricas tercerizadas con obreros robotizados, en las abigarradas maquilas, en los latifundios donde los espaldas mojadas resultan más baratos que las máquinas;  agitadores que se adueñan de los micrófonos gritan: “El trabajador solo siente que existe fuera de su trabajo, y en su trabajo se siente fuera de sí mismo”.

En cada engranaje, en cada herramienta, en cada cheque el subversivo ha escrito: ”El capital es trabajo muerto, y al igual que un vampiro, sólo vive chupando trabajo viviente, y vive más mientras más trabajo sorbe.”

Las marejadas humanas que protestan ante  bolsas de valores fracturadas y  cadenas de bancos quebrados corean: “En la sociedad burguesa el capital es independiente y tiene personalidad, mientras que la persona viva es dependiente y no tiene individualidad.”

Cuál es la mano temeraria que escribe en los estantes de supermercados y centros de consumo desiertos: "La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas". “La producción de demasiadas cosas útiles se convierte en demasiadas personas inútiles”.

En  computadoras hackeadas de los Tanques de Pensamiento del Imperio, de  cuerpos de seguridad travestidos de aparatos culturales, de  redes monopólicas  de  medios y de  agencias de manipulación motivacional e institutos de espionaje sociológico centellean verdades:  “El modo de producción de la vida material determina los procesos sociales, políticos e intelectuales en general. No es la conciencia de los hombres lo que determina su ser; por el contrario, es su ser social lo que determina su conciencia”.  “Las ideas de la clase dominante son en cada época las ideas dominantes, es decir, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante”.

Ante  editoriales de moda, sobre  ensambladoras de best sellers desechables, entre  factorías de guiones y  supermonopolios de la publicidad, escriben en la pared  manos conocidas: “El escritor tiene que ganar dinero para poder vivir y escribir, pero no debe, de ninguna manera, vivir y escribir con el fin de ganar dinero”.

Allá van ecologistas y conservacionistas acostándose ante los tractores de las transnacionales, escudándose apenas con volantes que citan: “El desarrollo de la civilización y la industria en general siempre se ha mostrado tan activo en la destrucción de los bosques que todo lo que se ha hecho para su conservación y producción es completamente insignificante en comparación”.

Ante  uniones feministas y  ligas de género grita: “Todo el que conoce algo de historia sabe también que las grandes revoluciones sociales son imposibles sin el fermento femenino. El progreso social puede ser medido en forma precisa por la posición social del bello sexo (incluídas las feas)”.
Frente a las tropas mercenarias que desmantelan  países, ante los Pentágonos y Estados Mayores, por sobre los antros del Complejo Militar Industrial, ante las selvas de esmeralda, de concreto o de arena donde se refugian  las resistencias, disemina el manifiesto que truena: “Está claro que el arma de la crítica no puede reemplazar la crítica de las armas. La fuerza material puede ser sólo derrocada por la fuerza material, pero la teoría misma se convierte en una fuerza material cuando posee a las masas”.


En las puertas de  Comités Centrales, en los corredores de  partidocracias, en el cogollo de las  mafias inextricables de las Nomenklaturas, en las covachas de los anarquistas aparecen  panfletos que citan: “Cuando Engels y yo nos unimos a la Sociedad Secreta Comunista lo hicimos a condición de que todo lo que alentara la supersticiosa creencia en la autoridad fuera removido de los estatutos”.

En las aglomeraciones de indigentes, en los jubilosos tumultos de los insurrectos, en las marchas de los desposeídos, en los motines de los marginales ondean las pancartas que afirman: “La necesidad es ciega hasta que se vuelve consciente. La libertad es la conciencia de la necesidad.”

Es uno, o dos, o mil millones. A cada instante se multiplican por el cuadrado de la potencia de sí mismos: "El hombre es un ser que sólo se realizará, que sólo será él mismo, en la sociedad revolucionaria”.Creyeron enterrarlo y nunca había muerto: “Toda emancipación es una restauración del mundo de la humanidad y de las relaciones de la humanidad con el hombre mismo”.

Sólo vive aquél cuyo intelecto sigue funcionando, explica y predice, actúa como una fuerza. Al saber que la libertad de cada cual será la condición de la libertad de todos reviven quienes vivían como muertos, comienzan a existir para sí quienes vivían para otros: ya no es distinto el pensamiento de la palabra, ni ésta de la acción. En el tumulto se confunden las voces para no callar jamás: “El comunismo… es la genuina solución del antagonismo entre hombre y naturaleza y entre el hombre y el hombre, la verdadera solución del conflicto entre existencia y esencia, objetificación y autoafirmación, libertad y necesidad, individuo y especie. Es el acertijo de la historia resuelto que sabe que él mismo es la solución”… “Proletarios de todos los países, uníos”… “No tenéis nada que perder, salvo vuestras cadenas”…


 (TEXTO/IMÁGENES: LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad: