sábado, 27 de septiembre de 2014

BOLÍVAR Y LAS IMPORTACIONES FANTASMAS


1
Mientras Bolívar combate a los realistas, otro enemigo infinitamente más peligroso ataca desde las propias filas de la República. Para subsistir, la Patria liberó esclavos, confiscó bienes, pidió préstamos, pagó a sus soldados con bonos. Las tropas hambreadas han revendido esos bonos por centavos a la oligarquía, y ésta se propone cobrar por su valor nominal hasta el último céntimo  de esos créditos a la República. Desde que nace la Patria revolotean los buitres.
2
Para pagar esas deudas, la República debería cobrar impuestos a quienes tienen con qué pagarlos, los oligarcas. Pero únicamente  el Congreso  autoriza impuestos, y sólo pueden ser elegidos para él quienes tienen bienes de fortuna: los menos dispuestos  a pagar por la Independencia que les abre el comercio con el mundo. Este  Congreso de ricos sanciona la ley de 7 de julio de 1823, que autoriza al gobierno para “emitir y poner en circulación en Europa o en otra parte, vales, obligaciones o pagarés sobre el crédito de la República por vía de empréstito”. La oligarquía cobrará sus créditos a costas del irredimible endeudamiento del Estado, es decir, de todos.
3
El vicepresidente Francisco de Paula Santander nombra a los comerciantes Arrubla y Montoya en la doble condición de representantes de la Gran Colombia y de comisionistas que recibirán 1% del empréstito. El ministro Hurtado también cobra comisión y se asocia a las empresas prestamistas. En Londres estos funcionarios comisionistas o comisionistas funcionarios contratan el empréstito con la banca que presenta peores condiciones para la República, la Casa Goldsmich,  y la habilitan como “agente del gobierno de la República de Colombia para la transacción de todos los negocios de dicha República en Inglaterra”. A través de ella debían los grancolombianos realizar todas sus compras en las islas británicas, pagándole sabrosas comisiones. Como resultado, los puertos del Caribe quedaron abarrotados de pertrechos, armas, aparejos e implementos deteriorados o inútiles. Antes de culminar su Independencia, quedaba la República ahogada en importaciones fantasmas, que debía pagar a precio de oro.
4
A estas raterías se añade la triquiñuela de permitir a la oligarquía convertir los devaluados pesos grancolombianos en libras esterlinas para financiar sus importaciones y  operaciones comerciales. Los 30 millones de libras del empréstito se fueron así en pagar deudas sobrevaluadas, falsas importaciones o compras suntuarias a la oligarquía, sin aplicarse  a la agricultura ni a la cancelación de la deuda externa, para lo cual se lo contrajo.
5
Bolívar, sin recursos, sin hombres, se empantana enfermo en Pativilca mientras la oligarquía peruana y el traidor marqués de Torre Tagle entregan el país a los realistas. Al solicitar una vez más recursos para culminar la Independencia,  Santander le contesta el 10 de mayo de 1824 que “El Congreso prevé un nuevo empréstito a favor del Perú, pues el tan decantado de los 30 millones no es disponible para ésta, según las órdenes terminantes que ha dado el Congreso”. Y luego, que “Sin una ley del Congreso no puedo hacer nada, porque no tengo poder discrecional, sino el que pueda ejercer conforme a las leyes, aunque se lleve el diablo a la República”.
6
El diablo no se lleva a la República porque  Bolívar triunfa en Junín y Sucre sella la Independencia americana en Ayacucho. Bolívar parte a Venezuela en 1826 a reducir la rebelión de Páez, juega una rápida partilla de tresillo con Santander,  gana algunos pesos y los embolsilla diciendo con terrible ironía: “Por fin me toca mi parte del empréstito”. Santander resiente la alusión; de allí arranca la enemistad que culmina en el atentado contra Bolívar de 1828. Dos años después muere quien nos libertó de las cadenas de la dependencia política; los que  nos remacharon las de la  usura y la deuda alientan todavía.

(TEXTO/FOTO:LUIS BRITTO)

 CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
Los medios contra el árbitro electoral:
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:



viernes, 26 de septiembre de 2014

LA ORGÍA IMAGINARIA / EL ÁNGEL


Pero luego aprendí cómo había pecado
Aún sin tener alas, corría tras un ángel
Era como esparcir simiente sobre roca
Vociferar al viento creyendo hablar con Dios
Miguel Ángel: Soneto XXVII
Muy joven, cuando apenas comenzaba a descollar en el taller, concibió Michel Angelo la idea de esculpir una montaña. En la cara recibió por ello un martillazo, dado por su maestro El Torrigiano, a quien semejante idea produjo vértigo y deseos de reducir las cosas a sus verdaderas dimensiones. Desde entonces, las obras del Angelo sólo
fueron proyectos, aproximaciones a las diversas etapas de su manía, que iban desde la figura sedente, que aceptaba la forma natural de la
montaña, hasta la figura de pie, que la desafiaba y, por decirlo así, la menospreciaba. Por cierta clave en la configuración de las cabelleras y de las articulaciones se puede adivinar la montaña para la cual estaba reservada cada obra como modelo. La forma de los músculos armonizaba con y sólo con los bancos de nubes que debían enjugarlos y untarlos como algodones empapados en aceite. 

Asomó esta idea al Papa Giulio II della Rovere, quien enloqueció de terror y retardó la
respuesta. Desde entonces, discutían de la obra al encontrarse a solas. Sin dar una respuesta definitiva, Giulio II le encargaba un proyecto tras
otro, no sabiendo si sentir admiración o repulsión por la idea. Enormes frescos le anticiparon el aspecto que tendría a vuelo de ángel una
Europa cuyas cordilleras hubieran sido totalmente esculpidas. La idea de un templo que tuviera por bóveda los cielos lo tentaba y a la vez lo
amedrentaba. Algo le decía que un tal templo sería el anuncio del fin de los tiempos, a la vez consumación de la gloria y pecado. No escapaba
a Giulio II ni a Michel Angelo que la realización de este proyecto requería y por lo tanto implicaba la dominación de la teocracia absoluta sobre todos los hombre. Esta razón sólo hacía inevitable emprenderlo, pero sobrehumana la responsabilidad. Giulio della Rovere murió, y el
proyecto fue acogido sucesivamente por los Papas Leone X, Clemente VII y Paolo III Farnese, quienes para emprenderlo autorizaron la venta
de nuevas indulgencias para remplir de recursos las arcas pontificales y exasperaron más que nunca la polémica contra los gibelinos. Estas medidas encontraron perdurables respuestas. La cristiandad dividida y los señores de la espada escupiendo sobre las llaves de San Pedro serían otras tantas montañas que fueron a caer sobre la Santa Sede.
Miguel Angelo llevó entonces su propuesta a los señores de la espada, y estos, reconociendo cuánto debía su triunfo a la megalomanía
ensimismada de aquél, declinaron acogerlo, temiendo ser a su vez castigados por una tercera fuerza, de la cual entonces apenas algo se
barruntaba. Sólo Cósimo de Médicis se atrevió a asumir el proyecto. Y la espada segó el mundo. Y fue a su vez abatida por el oro que ella misma había pillado.

Ahora la sombra de Michel Angelo propone este proyecto a las plutocracias y todas las restantes cracias, con la adicional y probada
advertencia de que tan funesto es adoptarlo como rechazarlo. Graves economistas disertarán que, no habiendo forma no catastrófica de invertir el excedente económico, ésta será la ideal. Las juntas de turismo lo harán inevitable. Para llevarlo a cabo o para evitar su cumplimiento se consolidará un nuevo poder y caerán otros. Todo seguirá girando
alrededor de estos colosos. En su última versión, la idea de Michel presuponía la talla de planetas y tal vez de universos enteros. Y la tierra o el mundo serán, a vuelo de Ángel, algún día, e inevitablemente, como la cabeza de un
hombre a quien un martillazo ha dejado la faz machacada.




(TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO) 

domingo, 21 de septiembre de 2014

sábado, 20 de septiembre de 2014

SOMOS ASÍ


Lugar
A la inmensa mayoría de los venezolanos  nos unen una cultura, una identidad, un modo de ser nacional. Los regionalismos nos condicionan cada vez menos. Culturas regionales y locales  tienden a fundirse en la nacional. Salvo las económicas, no nos separan diferencias insalvables. Las comunicaciones físicas y mediáticas favorecen  la propagación de contenidos culturales entre regiones. Gozamos de inmensa  movilidad geográfica. Ello atenúa  diferencias entre lo urbano y lo rural.  Los inmigrantes o sus descendientes conservan muchísimos  rasgos  del país de origen. Tantos como los que comparten los habitantes de nuestras fronteras con sus vecinos.

Sociedad
Parecemos  extrovertidos,  gregarios, solidarios, igualitarios. Preferimos el disfrute colectivo al  privado. Disfrutamos de fluida movilidad social. Ello atenúa las diferencias culturales entre nuestras clases. Nuestras mayorías no discriminan  por la procedencia étnica, clasista, regional o nacional. Nuestras familias son extensas  y matricéntricas. Perduran rasgos de sexismo y  machismo. Persiste la violencia intrafamiliar.
Desaparece el rol subordinado de la mujer, con variantes según  estratos,  clases sociales, regiones.

Economía
Una historia de conquista, esclavitud y explotación no propicia que valoremos al trabajo como principal medio para obtener recompensas y progreso. Laboramos apasionadamente en lo que nos interesa. Confiamos demasiado en la suerte, el envite y el azar. Nos cuesta mantener proyectos a largo plazo. El lavado de cerebro mediático ha implantado el consumismo con variantes según estratos,  clases, regiones. Somos pródigos y generosos. Nos endeudamos sin prudencia.  Nos motivan la sociabilidad, la autorrealización y el poder, en ese orden. No sabemos si el petróleo es maldición o bendición.

Política
Creemos en la Patria, la Nación y el Estado, en ese orden. Sólo confiamos en la autoridad de la competencia demostrada. Elegimos gobernantes cuando creemos que se nos parecen.  Somos a veces más personalistas que legalistas.  Desconfiamos de las instituciones. Conocemos algo nuestros derechos. Algo menos nuestros deberes. Cada vez interpretamos mejor los conceptos de democracia, república, soberanía, legalidad, responsabilidad administrativa.

Seguridad
Los medios han multiplicado la idea de que vivimos una cultura de la violencia. Pocos sabemos que la tasa real y verdadera de homicidios medida por el MPPIJ es casi la mitad de la tasa de “percepción” de asesinatos percibida por el INE. No confiamos totalmente en  los cuerpos del orden público. Sabemos que algunos países nos pueden hacer la guerra. Tememos  una agresión imperial. No todos sabemos cómo enfrentarla.

Integración
Son muy variadas nuestras percepciones sobre los vecinos latinoamericanos. Cada vez tenemos más conciencia de nuestras similitudes que de nuestras diferencias.
Somos tolerantes con las migraciones. No somos prepotentes en la valoración de nuestra Patria. Cada vez estamos más conscientes de su papel en la comunidad internacional.

Cultura
Respetamos la tradición, pero amamos el cambio. Los  medios de comunicación nos influyen, pero no nos gobiernan. Valoramos la cultura, la ciencia, la educación. Nuestra  enseñanza promueve cada vez más el sentimiento de nacionalidad. No siempre imparte conocimientos, habilidades, destrezas adecuadas a las necesidades reales del país. Presumimos de un gran sentido del humor. Mantenemos las  creencias populares, admitimos las religiones distintas de la católica.  Somos creyentes, pero poco practicantes.  Creemos en Dios, pero no en las jerarquías eclesiásticas. Cada vez consumimos más bienes culturales. Tenemos una prodigiosa capacidad para la improvisación. Cada vez pensamos más que nuestra cultura debe ser original,  mestiza, cada vez nos preguntamos más quiénes somos. Cada vez más sabemos que las suposiciones  anteriores no pueden ser aceptadas sin que las validen investigaciones científicamente irreprochables. 

 (TEXTO/FOTOS:LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:


LA ORGÍA IMAGINARIA/EL PÁJARO



La esfera de fuego que está más allá de la esfera de las
estrellas fijas, y que envuelve el infinito.
Leonardo: Codex Hammer.

El día que el Gran Pájaro alzó el suelo desde la colina de Locarno, una nube en forma de montaña grandísima, rocosa, salpicada de bocas de cueva —pues los rayos del sol, tirando a rojo, teñían la nube, coloreándola— atraía a las nubecillas en torno, mientras ella permanecía en su sitio, conservando aún destellos de luz. Leonardo dirigió hacia ella su frágil ingenio volador, cuya estructura tan sutil parecía hecha de intelecto puro. A esta altura del aire, Leonardo verificaba de una sola ojeada sus intuiciones sobre la masa atmosférica, que con su velo a la vez nos muestra y nos cubre los objetos, revelándonos la distancia, y reconstruía la historia de los estratos geológicos sobre los cuales hombres y cabras se afanaban como pulgas de agua sobre un oleaje de montañas que tardaban eternidades en alzarse y caer. Su sombra era una mancha cada vez más ínfima y transitoria, a medida que las alas hechas de geometría lo arrebataban hacia la volcánica luminosidad de la nube y hacia el temblor de los astros, en los cuales intuyó mundos
poblados, sobre los cuales hombres hechos de putrescible materia y de mecánicos tendones descifraban las cantidades matemáticas de natura,
y fornicaban para eternizar sacos de excrementos y vientres que eran sepulturas de animales muertos. El vuelo lo llevaba hacia las sombras, de las cuales sabía Leonardo que ofrecen en la lejanía un azul más bello, porque se ve más el color de las cumbres que el aire que las circunda.
A medida que ascendía, Leonardo vio a su alrededor el aire tenebroso, y el sol, cayendo sobre la montaña, más luminoso que en los valles
de la llanura, porque en la cumbre el aire era más transparente que en cualquier otra parte. En el momento en que la última luz incendió la cima del monte haciéndolo parecer desde lejos un cometa, sintió Leonardo concluido el devenir y establecida la justa distancia de las cosas, cuyos emblemas había desarrollado en los rigores del análisis y los velos de la perspectiva aérea. Rodeado de objetos y paisajes siempre remotos, en una metafísica distancia. Lejos de avanzar hacia ellos, permanecería anclado en ese instante, cuya plenitud hacía innecesaria toda perduración. Desde entonces determinó realizar todas sus obras en materiales deleznables, que las fueran librando a la
llamarada del tiempo, y torcer la posibilidad de todas sus invenciones, fundándolas en principios quiméricos, que las convertirían en fiascos.
Toda su escritura sería indescifrable y sus secretos se perderían. Porque la perfección de toda forma es incomunicable. Y el más perfecto vuelo deja apenas el rastro de un ave. 

La luz ahora se extinguía en la cumbre. Una tardía noche encenagó los cuernos del monte, entre los cuales, en algún momento de la eternidad, había pasado un pájaro.
(TEXTO: LUIS BRITTO/ IMÁGENES: CODEX DA VINCI)

sábado, 13 de septiembre de 2014

¿CÓMO SOMOS?


Lugar
¿Nos unen a los venezolanos  una cultura, una identidad, un modo de ser nacional? ¿Nos separan diferencias insalvables? ¿Condicionan las regiones nuestra manera de ser? ¿Se debilitan las culturas regionales o locales? ¿Cuánto favorecen las comunicaciones  la propagación de contenidos culturales de una región a otra? ¿Cuál es nuestra movilidad geográfica? ¿Cuáles las diferencias entre cultura urbana y la rural? ¿Conservan los inmigrantes o sus descendientes  rasgos culturales del país de origen? ¿Qué afinidad o disonancia de los habitantes de nuestras regiones fronterizas con sus vecinos?

Sociedad
¿Somos extrovertidos? ¿Somos gregarios? ¿Solidarios? ¿Igualitarios? ¿Preferimos el disfrute colectivo al  privado? ¿Cuál es nuestro grado de movilidad social? ¿Cuáles las diferencias culturales entre nuestras clases? ¿Mostramos discriminación o  racismo hacia la procedencia clasista, regional o nacional? ¿Perduran el sexismo y el machismo?
¿Sigue el rol subordinado a la mujer? ¿En cuál medida, según  estratos,  clases sociales, regiones? ¿Aumenta o disminuye la violencia intrafamiliar?

Economía
¿Valoramos al trabajo como principal medio para obtener recompensas y progreso?
¿Confiamos en la suerte, el envite y el azar? ¿Hasta qué punto nos penetra la ideología del consumismo, por estratos, por clases, por regiones? ¿Cuáles son nuestras  creencias,  valores,  motivaciones y prácticas con respecto al trabajo, al ahorro, al gasto, al crédito?
¿Somos exageradamente pródigos o generosos? ¿Nos motiva más la autorrealización, la sociabilidad o el poder? ¿Somos capaces de mantener proyectos a largo plazo? ¿Consideramos al petróleo  maldición o bendición?

Política
¿Creemos en la Patria, la Nación, el Estado? ¿Y en la autoridad? ¿Qué esperamos de los gobernantes? ¿Por qué los elegimos? ¿Preferimos  personalismo a legalismo?
¿Confíamos en las instituciones? ¿Conocemos nuestros derechos? ¿Y nuestros deberes?
¿Cómo interpretamos democracia, república, soberanía, legalidad, responsabilidad administrativa?

Seguridad
¿Vivimos una cultura de la violencia? ¿Cuál es la percepción de  inseguridad,  por estratos, por clases, por regiones? ¿Sabemos que la tasa de “percepción” de homicidios medida por el INE es casi el doble de la tasa real y verdadera de homicidios? ¿Cuáles  son las actitudes hacia los cuerpos del orden público? ¿Con qué países podríamos tener guerra? ¿Creemos en una agresión imperial? ¿Sabemos cómo enfrentarla?

Integración
¿Cómo percibimos a los vecinos latinoamericanos  próximos, a los lejanos? ¿Nos consideramos similares o diferentes a ellos? ¿Cuáles son nuestras creencias y actitudes con respecto a las migraciones? ¿Percibimos a nuestra patria como superior o inferior a otras,  y en qué? ¿Qué posición asignamos a Venezuela en la comunidad internacional?
¿Valoramos más lo propio o lo foráneo?

Cultura
¿Respetamos la tradición? ¿Amamos el cambio? ¿Los  medios de comunicación determinan nuestras creencias, conductas, modos de ser? ¿Valoramos la cultura, la ciencia, la educación? ¿Promueve nuestra educación el sentimiento de nacionalidad?
¿Imparte conocimientos, habilidades, destrezas adecuados a las necesidades reales del país? ¿Subsiste el analfabetismo funcional? ¿Tenemos un gran sentido del humor?
¿Persisten nuestras creencias populares? ¿Cuánto han crecido religiones distintas de la católica? ¿Cuáles son los índices reales de creencia y los de práctica del culto? ¿La creencia supone subordinación hacia las jerarquías eclesiásticas? ¿Qué  bienes culturales preferimos? ¿Cuántos consumimos por estratos, por clases, por regiones?  ¿Considera el venezolano nuestra cultura como original, o pensamos que debe imitar a otras?
¿Cuál es el índice de consumo de bienes culturales  importados de los países vecinos, de Estados Unidos, de Europa, de otras regiones? ¿Qué opiniones abrigamos sobre nosotros como individuos, como pueblo, como sujeto de transformaciones sociales?
¿Cómo nos definimos los venezolanos?
  
(TEXTO/FOTO:LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN:

http://luisbrittogarcia.blogspot.com 


DESCARGUE LOS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
La invasión paramilitar: Operación Daktari: www.minci.gob.ve
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:



PRESENTACIÓN DE TIERRA DE GRACIA


EL SÁBADO 13 DE SEPTIEMBRE

FUE PRESENTADA TIERRA DE GRACIA

DIBUJO ANIMADO DE LUIS BRITTO GARCÍA

EN LA INAUGURACIÓN DEL FESTIVAL DE CINE DE CARACAS 

EN LA PLAZA DIEGO IBARRA