domingo, 18 de julio de 2021

PRECIOS, SALARIOS, PRODUCCIÓN Y DINERO EN GUERRA ECONÓMICA

 LUIS BRITTO GARCÍA

1

La economía está llena de misterios. Vertiginosamente aumentan   precios de  alimentos,   ropas,  alquileres,  vivienda,   medicinas,  servicios públicos,  transporte, combustible, se elevan las tasas de interés,  y todo es presentado como natural e incluso positivo, pues no se dice que los precios suben, sino que “se liberan”, como si  se redimieran de tiránica esclavitud.  “Liberaciones” o alzas de precios son mencionadas como fenómenos inevitables, independientes de la voluntad del hombre. Raramente se dice que productores o distribuidores elevan los precios de manera consciente, calculada, premeditada. No, los precios “suben” por sí mismos, como dotados de voluntad propia, capaces de someter a sus caprichos a productores, distribuidores, consumidores y gobiernos.

2

Lo único que no sube, o lo hace en proporción ínfima, es aquello sin lo cual no existirían  los bienes mencionados: el trabajo, que lo produce todo, y cuyo precio es el salario. Los salarios no se “liberan”. No se “alzan” por sí mismos de manera inevitable, como por voluntad propia. El incremento de sueldos no es presentado como “natural”: quienes manejan la economía lo tratan de  arriesgado, catastrófico, peligroso, inflacionario, irresponsable, caca, tabú. ¿Por qué? Porque mientras menos pague el capitalista por el trabajo que lo crea todo y más cobre por los bienes que dicha labor produce, mayor es su ganancia. Pero la abismal diferencia entre el precio del trabajo y el de los bienes creados por él  puede ser además incrementada mediante armas de terrorismo económico para desestabilizar gobiernos y países. Por el Derecho de Legítima Defensa, el más legítimo de los derechos, la sociedad y el Estado no pueden permanecer pasivos, y deben  actuar enérgicamente para contrarrestarlas.  Pero para desbaratar agresiones, hay que conocer correctamente sus causas y sus métodos. Tal es la temática del nuevo libro de Pasqualina Curcio Curcio Teoría general de los precios, el salario, la  producción y el dinero en Guerra Económica, (Editorial Trinchera, 2021) que despeja el nubarrón de fábulas, mitos y cuentos de camino interesados que se invocan para disimular los intereses involucrados en los temas más vitales de la actualidad

3

Nos cuentan que en la formación de los precios intervienen consumidores, productores y el Estado, comprometidos en el sutil juego del mercado. Señala Pasqualina que en ese juego interfiere un cuarto agente, político y externo, a veces con evidente complicidad interna, que no respeta reglas y utiliza todos los medios legales e ilegales, no para producir bienes, sino para desequilibrar y desestabilizar la producción de ellos.  Recordará el lector incidentes no tan lejanos en el tiempo:  escasez programada en estanterías de supermercados y abastos  mientras se descubrían depósitos ocultos  de suministros acaparados que se pudrían; escasez de papel moneda mientras se localizaban almacenes repletos de billetes sustraídos de circulación, brutal bloqueo internacional aplicado para evitar que Venezuela venda sus productos o compre los que necesita.  Además de ellos, la manipulación del valor del dinero.

4

Este último elemento reviste importancia crucial. Señala Pasqualina  que, “en Venezuela, el bolívar se ha depreciado 3,1 billones por ciento desde el año  2013 hasta la fecha (abril de 2021), cifra inexplicable con las teorías económicas que disponemos.  En 2013 dábamos 8,69 BsF/US$ mientras que ahora debemos dar 250.000.000.000 BsF/US$”. Esta agresión es demoledora. Una escuela con adeptos entre el gremio patronal y hasta en el oficial sostiene que la pérdida de valor de la moneda se debe al “exceso de dinero” o al fantasma del “dinero inorgánico”. Los hechos hablan por sí mismos. Todo el mundo sabe (quizá hasta los mismos monetaristas se hayan dado cuenta) que en Venezuela el circulante no se ha incrementado 3,1 billones por ciento desde 2021. Al contrario, casi ha desaparecido, y la inversión, pública y privada se ha contraído con él. No puede causar hiperinflación un exceso de dinero que no existe.

5

Consecuencia de la pugna entre el porcentaje de ganancia del capitalista que aumenta y el de la remuneración del trabajo que se estanca es el descomunal deterioro del salario real. Señala Pasqualina que “En 2014, el 36% del PIB se destinó a la  remuneración salarial, mientras que el 31% al excedente neto de explotación, es decir, al capitalista.  En cuanto a lo que se distribuyó al Estado, para luego ser redistribuido, el porcentaje no superó el  13%. Para el año 2017 disminuyó la cantidad de producción a los asalariados, pasó a ser 18%  mientras que aumentó el de la burguesía, la cual se apropió del 50% de lo producido. Por su parte,  al Estado le correspondió el 9%. En otras palabras, el producto que antes se distribuía a los  asalariados, en 2017 fue a parar a manos de la burguesía”. Sostienen monetaristas y Fondo Monetaristas que no se debe incrementar los salarios, porque ello sería “inflacionario”. No explican por qué no resultarían “inflacionarios” el incremento de beneficios de los capitalistas, ni la indexación de los créditos bancarios, ni la posible recuperación del ingreso petrolero, ni las tan esperadas inversiones extranjeras que no pagarán impuestos ni respetarán derechos laborales. En esta lógica falla algo, o todo.

6

Para abreviar: la solución está en indexar la economía. Si una sola de las variables económicas, el valor del dinero, se altera sin ninguna razón real y sólo por efectos de la acción combinada de páginas web externas y la complicidad con ellas de cierto sector privado, se  puede hacer que el salario y las restantes magnitudes sigan esa variación. Como señala Pasqualina: “La propuesta de indexación de la economía no es otra cosa sino ajustar los salarios, el presupuesto de ingresos y gastos y todas las expresiones monetarias de la economía en la misma proporción en la que variaron los precios del resto de las mercancías”. De hecho, en hiperinflación prácticamente todos los precios son ajustados automáticamente, salvo el del trabajo, vale decir, el salario. Al aplicar la indexación todos los factores de la economía seguirán iguales  y con idéntica relación entre ellos, sólo que expresados con más o menos ceros. Y sin agresión homicida contra  el salario, y sin que la contracción de éste a su vez contraiga destructivamente producción y consumo.

7

Arrojan algunos la culpa de la crisis sobre el ya sobrecargado y sobreexplotado trabajador. Es concepto que viene desde la Colonia: el venezolano es “flojo”  y hay que forzarlo a que produzca. Trabajemos más y más por el mismo ínfimo salario, y todo se solucionará. ¿Será posible que debamos trabajar 3,1 billones por ciento más para compensar la inflación desde el año  2013 hasta abril de 2021? ¿De dónde saldrán las fuerzas para esa hazaña sobrehumana en trabajadores que no perciben lo suficiente para adquirir la canasta básica? Hay que trabajar más, pero también pensar un poco más en el trabajador, que todo lo produce.

TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO

miércoles, 14 de julio de 2021

lunes, 12 de julio de 2021

CIEN AÑOS DEL PARTIDO COMUNISTA CHINO

 

LUIS BRITTO GARCÍA


1

Como gran parte de las culturas del llamado Modo de Producción Asiática, la de China se estructura por la necesidad de grandes obras colectivas para aprovechar el curso de los grandes ríos. China es el producto de la agregación de un conjunto de reinos que fue unificado hace 2.240 años por el emperador Qin Shi Huang. No compartían un idioma  que les permitiera comunicarse. Suplieron esta falta con la invención de la escritura de ideogramas. En cada una de las provincias, “agua” se  dice con una palabra diferente, pero se escribe con el mismo kanji o ideograma. Para dominar esta compleja escritura de un imperio complejísimo se amplió la educación y se creó un grupo de administradores, los mandarines, seleccionados por exámenes sucesivos, que aseguraron la continuidad de un proceso civilizatorio extendido durante milenios.




2

Como otros países asiáticos, China se bastaba a sí misma. Después de la unificación de los llamados Reinos Combatientes, no necesitaba crear imperios para saquear a otros países sus productos, ni flotas para obligar a otros a comprar los suyos. Como en otros tantos países del llamado Tercer Mundo, los acorazados artillados de Europa desestabilizaron los modelos económicos y políticos. Los ingleses cañonearon y ocuparon los puertos chinos entre 1840 y 1860    para obligarlos a comprar el opio que  producían en la colonizada India. El Celeste Imperio vio su territorio desgajado en numerosos enclaves de las potencias europeas y estadounidenses, territorios donde no regían ni sus leyes ni sus tribunales y se aprovechaba la infinitamente barata mano de obra de la población local. Esta humillación nacional deslegitimó al milenario gobierno imperial y suscitó reacciones nacionalistas: la sublevación de los boxers en 1900, la creación de partidos modernos, como el Kuomingtang en 1919, el Partido Comunista Chino el 23 de julio de 1921. Para ese momento, China cumplía casi un siglo de entrega al capital extranjero de áreas de su territorio, de sus recursos naturales, de su población sin derechos laborales. De esta entrega no había obtenido ni desarrollo, ni progreso, ni bienestar económico ni soberanía.


3

Los comunistas debieron luchar primero contra el entreguista Kuomintang; luego contra Japón, que  invadía Manchuria compitiendo con los capitalistas occidentales en el intento de controlar el territorio y los recursos de China,  y luego de nuevo contra el Kuomingtan y sus aliados occidentales, hasta la victoria en 1949.  Las nuevas dirigencias no eligen la vía de la componenda ni la colaboración de clases. Imponen una Reforma Agraria total, integral, radical, que pone bajo dominio del Estado la totalidad de la tierra. Colocan bajo control social los grandes medios de producción, y asumen proyectos públicos de desarrollo interno expresados en planes quinquenales que les permiten expandir la educación e industrializar aceleradamente el país.




4

Para el momento de la Revolución, el capitalismo había convertido a China en el país más pobre de la tierra. Su PIB per cápita era la mitad del promedio del de África y las tres cuartas partes del de la India. En pocas décadas logra el comunismo resultados espectaculares. Entre 1950 y 1980 el PIB anual aumenta de manera regular en promedio 2,8%, el PIB per cápita se multiplica 17 veces, la expectativa de vida pasa de 44 a 68 años; el analfabetismo se reduce de  80 %  a 16 %; gracias a los avances en agricultura y medicina la población casi se duplica de 552 a 1.017 millones. China detona su primer artefacto nuclear en 1964 y coloca en órbita su primer satélite en 1971. Gran parte de estas conquistas se logran bajo un duro bloqueo, que apenas empieza a disminuir con el tardío ingreso en la ONU en 1971 y  la suspensión del embargo comercial por Estados Unidos en 1972.



5

En  2014 el FMI reconoció que la República Popular China era la primera economía del mundo,  con un PIB de 17,6 billones de dólares, que superaba los  17,4 billones del de Estados Unidos. (Para los anglosajones un billón es un millón de millones). (http://www.estrategiaynegocios.net/lasclavesdeldia/756104-330/china-supera-a-eeuu-y-ya-es-primera-econom%C3%ADa-mundial). Esta ventaja no hace más que ampliarse. Para 2023, el FMI calcula que el PIB chino será de 26,656.766 millones de dólares; el estadounidense, de 22.675.271 millones. A la supremacía económica se unen otros indicios de primacía tecnológica, científica, militar.

6

No es cuestión de poca monta determinar en qué forma en apenas setenta años el país más pobre del planeta se convirtió en su primera potencia. En realidad, en China hemos visto la histórica confrontación de dos modelos. Entre 1840 y 1949, el capitalismo imperialista transnacional se repartió zonas de su territorio, explotó ilimitadamente sus recursos y su mano de obra, y redujo a China a la más abyecta miseria y subordinación. Desde 1949, la sociedad y el Estado chinos asumieron la propiedad social y la soberana administración de sus recursos, con los resultados que nadie se atreve a negar. Los viudos de la hegemonía estadounidense argumentan que  tras la muerte de Mao en 1976, Deng Xiao Ping habría abierto algunas ramas de la economía a la inversión capitalista, la cual habría operado una mágica prosperidad. Olvidan que, según Bruno Guigue, gran parte de esa inversión corresponde a la diáspora china, que “entre 1985 y 2005 poseía el 60 % de las inversiones acumuladas, frente al 25 % por los países occidentales y el 15 % por Singapur y Corea del Sur” (Le Grand Soir-Rebelión). Que, de acuerdo con  la lista Fortune Global 500, “las 15 principales empresas chinas (sectores de energía, banca, telecomunicaciones o ferrocarriles) con mayores ingresos son de propiedad pública, al igual que todas las tierras”.  Que según el banquero liberal Dominique de Rambures, «la economía china no es una economía de mercado ni una economía capitalista. Tampoco un capitalismo de Estado, porque en China es el propio mercado el que está controlado por el Estado» (La Chine, une transition à haut risque, Editions de l’Aube, 2016, p. 33).Tampoco explican por qué la magia capitalista no ha convertido en potencias a tantos países acribillados de maquilas desde 1947, tales como el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, República Dominicana, Honduras, México. Es otro entre tantos misterios cuya solución dejo al lector.

    t

TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

domingo, 4 de julio de 2021

BOLÍVAR Y EL CORREO DEL ORINOCO

 


1

      Apenas consolidado en Guayana, Bolívar encomienda a  Fernando Peñalver en carta de primero de septiembre de 1817:“Sobre todo mándeme de un modo u otro la imprenta que es tan útil como los pertrechos”. Quizá de esta misiva proviene la frase atribuida al Libertador “la prensa es la artillería del pensamiento”. No la hemos encontrado en la vasta colección de sus escritos: aparentemente es una versión de la expresión anterior modificada por la tradición oral, sólo que superior en  fuerza expresiva. Enfermo Peñalver,  el Libertador encomienda a José Miguel Isturiz que viaje a Jamaica para  la adquisición de una imprenta, y llegada ésta en 1817, contrata al inglés Andrés Roderick para que la maneje y forme aprendices criollos. Por la grave escasez de numerario del bando patriota, el pago se hace en mulas. Es el comienzo del legendario Correo del Orinoco.

2

         Al final del número 1 del Correo del Orinoco aparece una suerte de editorial o de declaración de principios, que especifica ante todo los documentos que en dicho órgano se publicarán, y que transcribimos respetando la ortografía de la época: “1°, los Decretos y Actos del Gobierno, los Boletines de Exército , y quantas noticias interésantes comuniquen los Gefes Militeres, y los Gobernadores de las Provincias, ó podamos adquirir por la correspondencia particular : -2°. Las que conciernen al Comercio interior y exterior, y los avisos de remates, subastas, precios corrientes &c.- 3°. Extractos de los periodicos extranjeros asi politicos como literarios: -4°Variedades, baxo cuyo título, daremos algunos discursos políticos y economicos, rastos historicos, anecdotas, y diversos hechos que aunque no sean recientes, merecen conocerse, unos por la admiración y otros por el horror y la indignación que inspira- No importa a qual de los dos partidos contendientes pertenezca la gloria, el oprobio de ellos. Somos libres, escribimos en un País libre, y no nos proponemos engañar al público. No por eso nos hacemos responsables de las Noticias Oficiales; pero anunciándolas como tales, queda a juicio del Lector discernir la mayor o menor fé que merescan. El Público ilustrado aprende muy pronto a leer cualquier Gazeta, como ha aprendido á leer la de Caracas, que a fuerza de empeñarse en engañar a todos ha logrado no engañar a nadie” (Correo del Orinoco, N°1, p.4, 27-6-1918).


3

         En  el breve texto destaca, ante todo, la intención de veracidad: “Somos libres, escribimos en un País libre, y no nos proponemos engañar al público”. Llega al extremo de no hacerse responsable de la exactitud de las noticias oficiales, “pero anunciándolas como tales queda a juicio del Lector discernir la mayor o menor fé que merescan”. Este juicio es tan confiable, que el público habría terminado por desconfiar de la realista Gazeta de Caracas, “que a fuerza de empeñarse en engañar a todos ha logrado no engañar a nadie”. Resalta también una voluntad de imparcialidad. Se divulgarán todos los hechos que “merecen conocerse, unos por la admiración y otros por el horror y la indignación que inspira- No importa a qual de los dos partidos contendientes pertenezca la gloria, el oprobio de ellos”.

4

La declaración de principios, seguramente supervisada por Bolívar, concluye con terminante autocrítica. Por la impremeditación de la empresa, por la tradicional escasez de libros esclarecedores “no podemos darle desde el principio todo el interés de que es susceptible una Gazeta”. El órgano funda su mérito en “su mera existencia en el centro de las inmensas soledades del Orinoco”, donde “se pelea contra el monopolio y contra el despotismo por la libertad del Comercio universal, y por los derechos del Mundo”. Tras esta alusión a los intereses materiales, se dedican los párrafos inmediatos al sistema de suscripciones y a los avisos, así como al proyecto de multiplicar los establecimientos tipográficos, a cuyo efecto “ha determinado que por ahora se instruyan tres JÓVENES en el Arte de la Imprenta”.

5

Así inicia el Correo del Orinoco una trayectoria que se extenderá desde el 27 de junio de 1818 hasta el 23 de marzo de 1822, durante la cual se imprimirán 128 números que dejarán testimonio de la gesta independentista y de las noticias mundiales vinculadas con ella. Entre los más notables colaboradores del hedbomadario se cuentan Manuel Palacio Fajardo, Juan Germán Roscio y el propio Libertador, cuyos decretos y proclamas llenan parte de la publicación, y que cuando expresa sus opiniones particulares utiliza el seudónimo J.Trimiño.

6      

     La promesa de que se darán a conocer hechos de ambos bandos no es mero saludo a la bandera.  Ya en el segundo número del Correo, el 4 de julio de 1818, se dedica página y media a transcribir literalmente  el “Oficio del cabecilla Pablo Morillo al Secretario de Estado de la Corte de Madrid” de 27 de marzo de 1816. El despacho realista contiene párrafos penetrantes, cuyo interés compensa el retraso con el cual se lo publica. Afirma el Pacificador que “Lo que es bueno para el reyno de Santa Fé  no surte efecto en Venezuela á pesar de que son confinantes. En el primero hay pocos negros y pardos; en la segunda son contados los blancos que han quedado. El habitante de Santa Fé ha mostrado ser cobarde y tímido, quando el otro es arrestado y sanguinario. En el vireynato  han escrito mucho, y los Doctores han querido arreglarlo a su modo. En Caracas al instante desenvaynaron las espadas. De todo esto la diversa oposición que se ha encontrado. Pero en lo que se parecen ambos es en el disimulo y la perfidia. Quizá no hubieran presentado una obstinada resistencia los habitantes de este vireynato, si no hubiese Venezolanos. Cartagena se resistió hasta lo imposible por los Venezolanos”. Afirma Pablo Morillo haber desarrollado una política de clemencia, la cual dio por resultado “Nuevas revoluciones, nueva perfidia, y si concluída la pacificación de este vireynato se someten, será para esperar otra coyuntura oportuna; pero conseguir dicha sumisión  es necesario una fuerza como lo tengo repetido tantas veces, una sola voz en la Capitanía General que todo lo pospongo á la guerra, y no creer que es obra de un día y sí de mucho tesón y constancia. Es ya guerra de negros contra blancos” (Correo del Orinoco, N° 2, 4-6-1818).

7

La Guerra de Colores, iniciada por José Tomás Boves contra la Patria, es ahora guerra de patriotas contra los enclaves extranjeros saqueadores no sometidos a las leyes de la República, conflicto en el cual con el Correo del Orinoco combate también  la formidable artillería del pensamiento.





TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

sábado, 26 de junio de 2021

CHÁVEZ VIVE

 


 

Tiempos difíciles plantean interrogantes. Ni uno sólo de los días del Comandante fue fácil. Pero en medio de las situaciones más duras planteó sus propias respuestas, no las dictadas por el enemigo. En momentos ásperos quizá puedan servirnos de algo las réplicas de Hugo Rafael Chávez Frías, que algunos recuerdan, que algunos recordamos. Gracias a él no queda un solo venezolano analfabeto: no hay excusa para que nadie ignore u olvide su pensamiento, del  cual hemos espigado algunos conceptos de un torrente de proclamas, alocuciones y documentos de perenne interés.

-¿Nuestra salvación será atraer la inversión capitalista?

-“El capitalismo es el camino al infierno, el camino a la destrucción de la sociedad, a la destrucción de la humanidad”(Clausura de la IV Cumbre de Petrocaribe, Cienfuegos, 21-12-2007).  “El capitalismo es el reino de la injusticia, el reino de Judas  Iscariote, que vendió al Maestro por unas monedas, ése es el capitalismo”. “El capitalismo es la ciencia de la destrucción”. “El capitalismo es la práctica perversa que nos lleva al extremo del egoísmo, del individualismo, del odio”. “¡Ése es el capitalismo!, ¡el neoliberalismo!, no le importa dañar nada, lo importante es ganar dinero”(Chávez en Estados Unidos, 15 al 17 de septiembre de 2005. Minci, 2006).

-¿Si nos entregamos a los ricos, nos haremos ricos?

-“El capitalismo es el reino de los ricos que les imponen a los demás la miseria” (Aló Presidente Teórico 2, La Rinconada, 18-6-2009). “Si hay algún sistema que le niegue a las mayorías la propiedad, ése es el capitalismo” (Mensaje anual ante la Asamblea Nacional, 11-01-2008). “Ese sistema de la desigualdad es el capitalismo. Si tienes dinero, tu hijo tiene derecho a la escuela, a la salud; si no tienes, estás excluido. Por eso es que el capitalismo es el camino a la destrucción de la sociedad, el capitalismo destruye la sociedad, destruye los valores” (Clausura de la VI Cumbre Presidencial del ALBA. Minci, 2008). “¡¡¡Ésta es la verdadera podredumbre: el cáncer en metástasis del capitalismo!!!”(Las líneas de Chávez: Que viva la Patria niña. 18 de julio 2010).

-¿Se resolverán nuestros  problemas si nos entregamos a la burguesía?

-Aquí nunca hubo burguesía nacional, por el modelo capitalista que aquí se creó, un modelo capitalista transnacional, éramos una colonia yanqui, pues. (Encuentro con los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional, Teatro Municipal, 7 5 2010).

-¿Si eliminamos el control de cambios, lloverán diluvios de dólares que traerán prosperidad para todos?

-“El modelo recomendó la más estricta liberalización financiera y libertad cambiaria para lograr mayor ingreso de capitales extranjeros y mayor estabilidad, pero en los años neoliberales las crisis financieras han sido más intensas y frecuentes que nunca antes, la deuda externa regional que era inexistente al finalizar la Segunda  Guerra Mundial, hoy alcanza en América Latina 750 mil millones de dólares, es la más elevada per cápita en el mundo y en varios países asciende a más de la mitad del PIB”(Instalación de la XII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G-15, 1-3-2004).

 

-¿Será el único remedio aplicar privatizaciones masivas para subastar grandes sectores de dependencias y  empresas públicas al sector privado?

-“Nos alejamos de los neoliberales que pretenden minimizar el Estado y he allí otro concepto fundamental de la ideología bolivariana en contra del dogma neoliberal: queremos y necesitamos un Estado suficientemente fuerte, suficientemente capaz, suficientemente moral, suficientemente virtuoso  para impulsar la República, para impulsar al pueblo y para impulsar a la Nación, asegurando la igualdad, la justicia y el desarrollo del pueblo” (Palacio Federal Legislativo, 5-8-1999).

 

-¿Debemos entregar  a  capitalistas extranjeros  zonas de nuestro territorio con recursos naturales, estratégicos y turísticos, en las cuales quedarán suspendidas las leyes nacionales, no regirán las conquistas sociales ni laborales, no se  les cobrarán impuestos, les aportaremos gratuitamente las  infraestructuras y las controversias serán resueltas por tribunales extranjeros?

-“El capitalismo, la economía capitalista, termina destrozando el ambiente, destrozando la sociedad, destrozando el planeta. Es la economía capitalista la causa fundamental de los destrozos que hay hoy sobre el planeta, de los grandes desequilibrios naturales, climáticos, que ha roto el equilibrio en la Tierra” (Mérida, 24-5-2008).

-¿Qué ganaremos librando a empresas extranjeras  del pago de impuestos y de cumplir con nuestras leyes sociales, laborales y ecológicas para que vengan a explotar nuestros recursos naturales?

-“Materias primas bien baratas a cambio de productos, distintos productos bien caros, es el mecanismo perverso del imperialismo capitalista”. (Recepción del Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de Ingeniería, Managua, 11-1-2007).

-¿Debemos desgajar el territorio venezolano en zonas, algunas fronterizas y otras estratégicas, donde se instalarán corporaciones extranjeras y no regirán nuestras leyes?

-“Ninguno de los tres elementos constituyentes del Estado podemos permitir que sea vulnerado ni echado por el piso: territorio, población y leyes. ¡Defendamos y hagamos ondear la bandera de la libertad y la soberanía!” (Discurso en San Carlos,  Cojedes, 10-1-2003). “Venezuela es una sola y una sola es la unidad del territorio”. (Presentación del Proyecto de Reforma Constitucional ante la Asamblea Nacional, 2007).

-¿Debe Venezuela  entregarse de manera absoluta e incondicional, porque no tiene activos para sobrevivir?

-“En la Faja del Orinoco ustedes saben que está una reserva gigantesca, que a veces uno lo dice por allí y hay gente que no cree. Allí hay cerca de un billón –es decir, más de un millón de millones- de barriles, métanle coco a eso- más de un millón de barriles de crudo” (Apoyo a la inventiva tecnológica Nacional, 19- 6- 2007). “En Venezuela hay petróleo para, a la tasa actual de explotación  del mercado, y etcétera, 150 años. 150 años de petróleo hay, no estimados, no. Verificados científicamente, certificados, reservas certificadas de petróleo”(Firma de acuerdos con el Presidente de Ecuador, 7-6-2011). “Venezuela tiene, además de petróleo, una gran reserva de gas, una reserva de gas pero muy grande, la más grande de este continente y una de las más grandes del mundo” (Suscripción de Acuerdos con Ecuador, Quito, 9 8 2007).

-¿Hay alternativa?

-“El capitalismo no sólo no es la única alternativa para la humanidad; lo que está ocurriendo es una demostración de que el neoliberalismo no sólo no es el camino para la humanidad; lo que está ocurriendo es la demostración de que el capitalismo y el neoliberalismo constituyen la más espantosa perversión de la existencia humana” (Mensaje anual ante la Asamblea Nacional,15-01-2010, Minci).

-Comandante, ¿sus opiniones no resultan para algunos molestas?

-“Hay otros que andan por allí como serpientes agazapadas jugando al “chavismo sin Chávez”, o apartar a Chávez. Bueno a mí me aparta Dios que es el dueño y señor de esta vida que nació hace 53 años y ustedes el pueblo, que la voz del pueblo es la voz de Dios. Mientras Dios quiera y ustedes quieran yo estaré con ustedes”   (Museo Histórico Militar, 28-7-2007).

 

Es un soplo el tiempo de nuestras existencias. Alguien vive mientras sus ideas se recuerdan y son aplicadas. Mientras compartamos su ejemplo y sus ideas. Chávez estará con nosotros. Desde su primera actuación pública, se tendió alrededor del Comandante un cerco de sepultureros. Que no entierren sus palabras ni sus obras. Chávez vive.

 TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO

 

 

sábado, 19 de junio de 2021

CARABOBO Y LA ESCLAVITUD

 Luis Britto García 


Santander, quien fue un valeroso soldado; Páez, quien fue un incomparable soldado, no entendieron la causa de la libertad, y él no fue capaz de hacerlo ver, hacia dónde había que llevar la guerra de independencia, que no era sólo España el enemigo, era la esclavitud, la desigualdad, el hambre y la miseria. Bolívar murió frustrado, no pudo convencer a sus compañeros, y estos terminaron, la mayoría, entregándose a los intereses de la oligarquía y también a los intereses de Norteamérica.

          HUGO CHÁVEZ FRÍAS: Cinco discursos

           antiimperialistas


Antes de la invasión europea, durante  quince mil años vivieron los pobladores de lo que hoy es Venezuela en sociedades igualitarias y comunitarias, donde todos trabajaban para cubrir las necesidades de todos y no había  explotados ni explotadores.

 

La Colonia impuso a sangre y fuego que la mayoría laboriosa trabajara para satisfacer los lujos de la minoría ociosa, la sociedad se dividiera en castas y clases sociales, y el fruto del trabajo fuera sistemáticamente apropiado por el explotador.

 

La mano de obra de los pobladores originarios fue exaccionada mediante  repartimientos y encomiendas, la de los africanos y sus descendientes mediante la esclavitud.

 

Todo valor económico es trabajo humano; toda ganancia, trabajo humano exaccionado. La tarea de encomenderos y esclavistas fue obligar a los dominados a trabajar a cambio del  mínimo necesario para la subsistencia, y si fuera posible, por menos.

 

Durante tres centurias uniones casi nunca sancionadas legalmente entre blancos expoliadores, indígenas y afrodescendientes engendraron la mayor parte de una clase trabajadora sin derechos políticos ni sociales, la de los pardos. Calcula Federico Brito Figueroa que para vísperas de la independencia, había en Venezuela 898.049 habitantes, de los cuales 45% eran pardos, 9,7% esclavos, 4% negros manumisos, 2,6 % cimarrones y 18,4% indígenas.  

 

Fue esta mayoría trabajadora de pardos y esclavos la que decidió las batallas de la Independencia; primero con el Taita Boves, que ofrecía el saqueo; luego con las armas patriotas, que prometían la libertad de los esclavos y la distribución de tierras con la Ley de Haberes Militares.

 

A comienzos del siglo XIX  el aparato productivo de los grandes hacendados de la Costa, Barlovento y los valles de Aragua y del Tuy dependía  estrechamente de la mano de obra esclava.

 

Se repite que Bolívar habría iniciado la liberación de los esclavos a partir de 1816, a raíz de la promesa hecha al mandatario haitiano Alexander Petion.

Pero año y medio antes,  el 30 de junio de 1814, ante la aproximación de las fuerzas de Boves a Caracas,  Bolívar decretó la libertad de los esclavos que tomaran las armas en el ejército patriota. Esta medida se siguió ejecutando en medida creciente durante la Guerra de Independencia.

 

Llegado Bolívar a la costa oriental venezolana, el 2 de junio de 1816 promulga en Carúpano  el histórico Decreto de Libertad de los Esclavos: "he venido en decretar, como decreto, la libertad absoluta de los esclavos que han gemido bajo el yugo español en los tres siglos pasados”. Es la libertad, pero con una fuerte condición: la de alistarse en las fuerzas independentistas. El 27 de junio de 1816, reitera desde Carúpano al general Marión,  gobernador del Departamento de Los Cayos, que  He proclamado la libertad absoluta de los esclavos”. Y el 6 de julio del mismo año, desde el cuartel general de la villa de Ocumare, reitera: “Esa porción desgraciada de nuestros hermanos que ha gemido bajo las miserias de la esclavitud ya es libre. La naturaleza, la justicia y la política piden la emancipación  de los esclavos: de aquí en adelante sólo habrá en Venezuela una clase de hombres, todos serán ciudadanos”.

 

La Constitución de 1819, inspirada por el Discurso de Angostura,  declara en su título 1°, Sección Primera,  artículo 14°: “Todo hombre hábil para contratar puede empeñar y comprometer sus servicios y su tiempo; pero no puede venderse ni ser vendido. En ningún caso puede ser el hombre una propiedad enagenable”.

 

Tras once años de guerra feroz en la cual la sangre que más se ha derramado ha sido la de los laboriosos pardos y esclavos liberados, el 24 de junio de 1821 se enfrentan las milicias de la República con las del Colonialismo en la llanura de  Carabobo.  Es el día del solsticio de verano. Es también día de San Juan, patrono de los esclavos cuya festividad es celebrada en toda Venezuela con un día de libertad, que la venidera batalla puede consagrar como perpetua. Desde la noche anterior repican  tambores en todas las comunidades afrodescendientes. Como si todavía los escucharan, los inquietos lanceros de piel oscura se mueven en sus monturas, que algunos cabalgan al pelo. Con una sola fulminante carga deciden la libertad de Venezuela, Ecuador y Colombia. Uno de los más audaces, el Negro Primero Pedro Camejo, sólo se reporta ante Páez para decirle que está herido de muerte.

 

No sólo está herido de muerte el héroe: también la ofrecida libertad de los esclavos, reiterada en las siguientes constituciones republicanas, pero acompañada de mil restricciones que postergan su efectivo cumplimiento.  Tras Carabobo, la oligarquía comienza un proceso de recolonización que aún no cesa. Al extremo de que en Venezuela la libertad de los esclavos demorará hasta el memorable decreto de José Gregorio Monagas de 1854, que establece indemnización para los propietarios, y no para los infelices esclavizados. Para ese momento los patronos logran el objetivo de que los esclavos trabajen para ellos por la mera subsistencia, desde entonces, intentarán lograr que los hombres libres trabajen por menos todavía. Pues, según el atroz Adam Smith, “aunque el desgaste físico de un servidor libre recaiga también sobre su amo, le cuesta generalmente menos que el del esclavo.(…) Resulta por ello, y yo creo que lo demuestra la experiencia de todas las épocas y naciones, que el trabajo realizado por hombres libres acaba siendo más barato que el realizado por esclavos”. En efecto, el esclavo tiene que ser comprado a elevado precio, y el trabajador libre no. Al esclavo hay que alimentarlo incluso cuando no hay trabajo, y al libre no. El esclavo trabaja por la subsistencia: el libre puede verse forzado a trabajar por menos que ella.

 

A partir de Carabobo, los propietarios recolonizadores venden las  cosechas en cualquiera de las divisas extranjeras que las autoridades dejan circular libremente. Para esclavos liberados y peones que  siembran y recogen no hay más moneda que fichas válidas sólo en las pulperías de las tiendas de raya, donde los hacendados llevan mañosa  contabilidad de deudas que siempre crecen y que heredan los descendientes de los trabajadores.

 

Desde Carabobo luchan los trabajadores por el derecho, por fin reconocido en el artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,  a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”, y las oligarquías imperialistas y recolonizadoras por hacerlos trabajar por menos o por nada. 

 

El 18 de noviembre de 2014, el Decreto Ley  1.425, relativo a  “Regiones de Desarrollo Integral y las Zonas de Desarrollo Estratégico, ambas creadas por el Presidente de la República”, en su artículo 56 dispone que Ningún interés particular, gremial, sindical, institucional de asociaciones o grupos, o sus normativas, prevalecerá sobre el interés colectivo para la planificación y ejecución del equipamiento urbano y las acciones requeridas para el cumplimiento de los fines del presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley.”

Pero ningún Decreto Ley puede prevalecer sobre la Constitución, cuyo artículo  89 dispone, en efecto,  que “1. Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias. 2. Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es posible la transacción y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley. 3. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad. 4. Toda medida o acto del patrono o patrona contrario a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno (...)”.

Muchos enemigos tienen los derechos sociales, laborales y gremiales. Son los mismos de la Constitución y el Socialismo.

 TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO