viernes, 26 de noviembre de 2021

MEGA



 1

Un resultado electoral es un mensaje; por la cuantía de quienes lo suscriben es obligatorio interpretarlo.  El que un pueblo persista en su apoyo a un proyecto político a pesar de que para separarlo de él  desde 1998 se le han infligido toda suerte de  amenazas, agresiones, sabotajes, invasiones  infamias, latrocinios  y  privaciones, agravadas y recrudecidas  desde 2013, es muestra de alta conciencia y  poderosa confianza en sí mismo. El pueblo no ha cambiado: cambiar de proyecto sería cambiar de pueblo.

2

Según cifras del 22 de noviembre, votó el 42,26% del padrón electoral; la abstención bordeó el 57, 74%. Recordemos que en Venezuela la concurrencia para elecciones regionales siempre ha sido históricamente más baja que para las presidenciales. El año 2000 se realizaron conjuntamente comicios presidenciales y regionales y la abstención fue del 44% en ambos rubros; cuando el mismo año se efectuaron elecciones separadas de relegitimación de poderes, la abstención para las regionales se elevó al 78%, en plena efervescencia política por la declinación del bipartidismo. Sincronizar los demás comicios con la debatida elección presidencial parecería la fórmula para evitar la abstención.

3

Según José Gil Yepes, director de Datanálisis, en septiembre de 2020  una encuesta arrojó el resultado de que un 62,2 % de los encuestados  no respalda  al gobierno ni a la dirigencia opositora. Son datos que encuentro difíciles de creer en un país con alto tenor de pasión política. No sabemos si por casualidad, la supuesta cifra de indiferentes encuestados se parece a la de abstencionistas actuales. Ausentismos electorales determinaron la escasa ventaja electoral en la elección de Nicolás Maduro en 2013, o el triunfo opositor para la vergonzosa Asamblea Nacional Legislativa de 2015, cuya complicidad en el saqueo de los bienes de Venezuela en el exterior todavía estamos pagando. Así como hay un  voto castigo, puede haber una abstención castigo. Para evitarla, averiguar sus causas.

4

En todo caso, presenciamos un nuevo mapa electoral rojo rojito. Bastiones tradicionales de la oposición conservadora, como Mérida, Táchira, y Trujillo, ostentan ahora gobernadores del PSUV. Ello es particularmente positivo en el caso de los dos últimos, situados en zonas fronterizas calientes propicias a todas las infiltraciones. También es positivo que tenga gobernador bolivariano Apure, escenario de agresiva y bien pertrechada invasión paramilitar. Caracas, tradicionalmente desgarrada entre autoridades divergentes en su puerto, su alcaldía y su zona mirandina, puede ahora desarrollar planes e iniciativas coherentes e iniciar el proceso hacia su indispensable unificación territorial e institucional.

5

Sensible es la victoria opositora en Zulia, estado fronterizo con la mayor demografía y desarrollo económico del país, con personalidad e idiosincracia propias. Tanto la región como  su capital han sido perdidas y ganadas por el bolivarianismo en diversas oportunidades; está por delante una intensa tarea para recuperar sufragios. En  Cojedes, Acción Democrática gana por fin de nuevo una gobernación, apenas 31 años después de que su dirigencia se entregó al neoliberalismo. Da qué pensar.  En Nueva Esparta se han adelantado todas las políticas de Zona Franca o de Zona Especial y  economía de garito que se anuncian como mágica redención para el resto del país. Mágicamente, lo que parecen haber fraguado es la derrota del PSUV. Tahúr no cree en socialismo; es peligroso que los socialistas crean en tahúres.

6

Informa el CNE que la oposición obtuvo 4.429.157 votos, 51,3% del total, y el bolivarianismo 3.722.356, el 45,7%. Desunión, rencillas internas y sobre todo falta de planes coherentes  impidieron  a los opositores traducir ese caudal en poder efectivo. Programas confusos, ambiguos, contradictorios, palpablemente falsos  o divorciados de las prácticas reales acarrean  dispersión y  desperdicio de votos.

7

¿Se respetarán los resultados? He señalado que quienes más abominan de los comicios son quienes más creen en ellos. En vísperas de la elección para Asamblea Constituyente, nuestro país era un avispero, con pandillas conflictivas cerrando calles y quemando vivos a ciudadanos que se les antojaban chavistas. Los más de ocho millones de votos por la  Constituyente cayeron sobre la violencia frenética como un balde de agua helada. Aunque en público desacreditaron los resultados, en privado guardaron sus yesqueros y  bidones de gasolina para mejor ocasión. Jorge Rodríguez señala acertadamente que “está apareciendo otra opción opositora, diferente del extremismo”, posiblemente orientada hacia los liderazgos de quienes ganaron parcelas electorales reales en el país y no hacia fantoches fraguados en Washington.  Sin duda que Joe Biden seguirá creyendo a pie juntillas en los 22.000 votos certificados por el Consejo Nacional Electoral que antaño eligieron a un ex diputado que él confunde con un presidente, y rechazará los 8.151.793 certificados actualmente por el mismo organismo  que designan las nuevas autoridades. En vano será que siga reconociendo presidentes de papel y embajadores de papelillo: las autoridades efectivas en Venezuela no son otras que las elegidas por los venezolanos. Apenas el Secretario Anthony Blinken se atreve a declarar que “el acoso a los opositores, la censura a los medios y otras tácticas antidemocráticas aseguraron que las elecciones del 21 de noviembre no fueran ni libres ni limpias”. Obsérvese que tacha supuestos procedimientos anómalos de campaña: no se atreve a cuestionar  resultados. Por el contrario, el Informe de la Misión de Observadores de la Unión Europea destaca que "la actual administración del CNE ha sido la más equilibrada que ha tenido Venezuela en los 20 años", y Jordi Cañas, jefe de la delegación del Parlamento Europeo, aprueba como positivo el correcto funcionamiento de la votación electrónica". Se acabaron los autoelegidos que sólo sirven para robar bienes de Venezuela situados en el exterior. 

8

En nuestro país en 22 años se han desarrollado 29 procesos electorales. Nunca se puede decir que en un país hay demasiada democracia, pero el ritmo de consultas, que llegaba a una y un tercio por año, por momentos perturbaba el desarrollo de la vida normal. La Mega Elección facilita un lapso  de cinco años sin premuras comiciales. A  aprovecharlo todos.

sábado, 20 de noviembre de 2021

CLIMA DE TORMENTA

 

Luis Britto García

1

Las sabias normas del CNE sugieren no disertar sobre política interna en vísperas de elecciones. Comentaremos sobre otro tema no menos político, pero global: el clima. Para fomentar el turismo, en lugar de propiciar bingos, garitos, casinos y timbas en manos de incalificables tahúres y fulleros, le bastaría al  gobierno con publicar gráficas de nuestros espléndidos paisajes con la temperatura promedio: 25° centígrados, y esperar la avalancha de visitantes de una Europa cuyas temperaturas veraniegas rebasaron los infernales 48° y 50° grados. El clima ha sido factor decisivo en las migraciones de la humanidad; también podría serlo en la extinción de ésta.

2

Sobre el cambio climático hay dos escuelas: una  lo atribuye a causas naturales, como ocurrió con las eras glaciales de la prehistoria, otra  lo refiere a acciones humanas, fundamentalmente a  emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, el metano y compuestos de cloro, que dejan pasar la radiación solar de onda corta pero retienen su reflexión calórica de onda larga.  Por causa de ellos, se prevé un incremento del promedio de temperatura global de 2° centígrados para 2050, y de 4° para 2100. Aparte de sus graves efectos sobre seres humanos,  cultivos y fauna y flora, tal incremento aceleraría el derretimiento de glaciares y casquetes polares, inundando vastísimas áreas costeras.

3

Cito datos acuciosamente compilados por Julio César Centeno sobre el hit parade de las emisiones de invernadero desde 1900 hasta 2020.  Europa (sin Alemania): 27%. Alemania: 5,7%. Estados Unidos; 25%. Asia (sin China): 13,7%. China: 13,7%. Rusia: 3,2%. India: 3,2%. África: 2,4%. América del Sur: 2,4%. Los resultados son claros: a partir de 1900, los países desarrollados, cuya población no rebasa del 17% de la mundial,  han sido emisores masivos del 70% de gases de efecto invernadero, con sus fábricas contaminantes, sus tropeles de autos individuales, sus perennes incineraciones de desechos, su saqueo de  recursos naturales del resto del planeta.

4

Nada más catastrófico que dejar la solución de un problema a quienes lo crearon. En 1988, los primeros ministros Bryan Mulroney de Canadá y Margaret Tatcher, del Reino Unido, comprometieron a Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia para financiar un “Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático”, en realidad un dispositivo estatal -y no científico- de la Tatcher para destruir los sindicatos británicos de las minas de carbón y sustituir éste por el petróleo del Mar del Norte. Estados Unidos, el mayor contaminador del mundo, ha eludido sistemáticamente sus responsabilidades en la materia: Bush no suscribió el Protocolo de Kioto en  2001, ni  Trump el Acuerdo de París en  2017. Ahora, bajo el peso de los pactos de Joe Biden con el G7 y el G 20, se reúne en Glasgow entre el 31 de octubre y el 14 de noviembre, con la asistencia de 197 países de la ONU, la  «Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático». Ésta  comprometió a los participantes a limitar a 1,5° el calentamiento para 2030, y a cero emisiones de carbono para 2050. A tal fin, aprobó un gasto de 50 billones de dólares hasta 2030, (para los anglosajones, un billón es  mil millones) y unos 150 billones hasta 2050, de los cuales beneficiaría a los países en vías de desarrollo 0,1 billón. De tal manera, tocaría salomónicamente a los culpables de la emisión del 70% de los gases de invernadero (sólo el 17% de la población mundial), el 99,9% de los recursos destinados a corregirla, y a sus víctimas, el  83% de los humanos, el 0,1%.

5

Para pasar de una economía desarrollada de quema sistemática de hidrocarburos a otra basada en energías alternativas sería necesario un cambio social, económico, político y cultural casi imposible dentro del sistema capitalista. Apunta Alfredo Alvarado que las energías alternativas suman apenas  12,85% del total de la energía producida en 1971, y 13,97% para el año 2014 (“Energías alternativas en la actualidad: una aproximación al impacto social del nuevo modelo energético”. Revista Gestión I+D, vol. 2, núm. 2, 2017. Universidad Central de Venezuela). ¿De dónde saldría el 86% de la energía restante  que los países desarrollados requieren para mantener su hegemonía? Ello supondría ingentes inversiones en arquitecturas con sistemas pasivos de adaptación al clima, energía solar, eólica, geotérmica, de las mareas, con obras titánicas que a su vez requerirían dispendioso gasto energético. Pero también radicales cambios en la cultura de la deforestación masiva, del consumismo, del derroche, de la acumulación individual, del consumo ostensible, de la obsolescencia planeada, del dividendo económico como meta suprema, de todos los supuestos del mundo desarrollado. Detener la emisión de gases de invernadero requeriría la revolución que el capitalismo ha intentado a toda costa aniquilar.

6

Analistas internacionales como Thierry Meyssan apuntan que detrás del repentino interés estadounidense por el calentamiento global puede estar la necesidad de reactivar la economía capitalista. Según lo predijo Marx, ésta   se encuentra de nuevo en plena crisis por el estancamiento de la demanda relativa, es decir, de aquella de quienes necesitan bienes y los pueden costear. Hasta ahora, Estados Unidos había mantenido funcionando su industria con un gasto militar para 2020 de 778.000 millones de dólares, el 39% del dispendio armamentista del planeta. Pero el keynesianismo militar tiene  límites. Derrotas como la de Afganistán cuestionan al complejo militar industrial. Y denuncia Meyssan: “Hoy en día la solución sería la ´transición energética¨. O sea, en vez de tratar de vender ‎otro automóvil a alguien que ya tiene uno, habrá que venderle un vehículo eléctrico para ‎reemplazar su automóvil que funciona con gasolina. Por supuesto, la electricidad se genera ‎utilizando petróleo y exige el uso de baterías que actualmente no son reciclables. En definitiva, ‎con la ´transición energética’ el planeta se verá más contaminado que antes pero… ‎¡ahora no hay que pensar en eso!”‎ Concluye Meyssan que “Con la COP26, los banqueros podrán prestar dinero para ´salvar el planeta´ y convertirse de paso ‎en dueños de los países cuyos dirigentes hayan confiado en ellos”. Por nuestra parte, apuntamos que podrían restringir a través de medidas coercitivas el uso de hidrocarburos a tal punto que los países dueños de reservas las cedan casi gratuitamente, para que después el capitalismo, cuyo único objetivo histórico es el dividendo,  olvide la “transición energética” e inicie otra orgía de contaminación. Señalamos además que uno de los satanizados “gases de invernadero”, el CO2, es el que respiran las plantas, sin el cual perecerían los vegetales que producen el oxígeno que respiramos.

El cambio climático no puede detenerse sin cambio social.  

(TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO)


 

lunes, 15 de noviembre de 2021

PRESENTADO EN LA FILVEN EL PENSAMIENTO DEL LIBERTADOR, DE LUIS BRITTO GARCÍA

 



PRESENTACIÓN DE PASQUALINA CURCIO PARA LA SEGUNDA EDICIÓN DE

EL  PENSAMIENTO DEL LIBERTADOR: ECONOMÍA Y SOCIEDAD

La mayor confiscación que se haya conocido en la historia de Venezuela la realizó Simón Bolívar durante la Guerra de Independencia. El 3 de septiembre de 1817 promulgó el Decreto sobre Secuestro y Confiscación de Bienes de los españoles y el 10 de octubre del mismo año decretó la Ley de Repartición de Bienes Nacionales de la República. Confiscó tanto los bienes públicos de laCorona Española como los privados de los realistas y los pasó a la República y al pago de loshaberes militares. Hasta el oro y la plata que se encontraba en los templos religiosos los dispusopara el ejército patriota.

Las tierras fueron expropiadas y luego distribuidas a la población indígena. El 15 de octubre de 1818, Bolívar promulgó un decreto mediante el cual reconocía los derechos de propiedad sobre lastierras por parte de la población indígena y estableció que se le devolviesen “a los naturales, como  propietarios legítimos, todas las tierras que formaban los resguardos según sus títulos, cualquiera que sea el que aleguen para poseerlas los actuales tenedores”.

El pensamiento económico de nuestro Libertador Simón Bolívar ha sido un aspecto poco estudiado de su vida y obra. Su doctrina en esta materia, verdaderamente revolucionaria para su época y aún con plena vigencia, nos la muestra, de manera magistral Luis Britto García en su extraordinario libro titulado Pensamiento del Libertador. Economía y Sociedad publicado por el Centro de Estudios Simón Bolívar, el cual reseñamos brevemente en estas líneas.

El libro, de obligatoria lectura, es el resultado de una investigación cuidadosa y de un formidable  esfuerzo de recopilación y sistematización de documentos y registros que, aunado a la magia de la  pluma de Luis Britto, nos lleva en un asombroso viaje hasta la guerra de independencia para conocer, sentir y vivir, junto con Bolívar, sus ideas, decisiones y acciones en materia económica, pero también sus angustias, preocupaciones, y ocupaciones ante las penurias que padecía el pueblo y su ejército consecuencia de un sistema esclavista bajo la dominación del imperio español que, de paso, tenía el monopolio del comercio y de la migración, así como la propiedad sobre nuestras tierras y minas.

El 24 de octubre de 1829, estando en Quito, Bolívar expropió las minas y estableció, mediante decreto, que todas las minas de cualquier clase pertenecían a la República. Afirma Britto en su libro: “Esta transferencia de las minas de la propiedad de la Corona a la de la República es el inicio de un régimen de propiedad estatal del subsuelo que será común a la mayoría de los países latinoamericanos. El pronunciamiento general que comprende ´las minas de cualquier clase´ se aplicará a la postre a metales que todavía no se explotaban para la época, y en última instancia, a  los yacimientos de hidrocarburos.”

Sabía Bolívar que nuestra soberanía pasaba, necesariamente, por contar con una moneda propia y no depender de la moneda impuesta por el imperio. La Constitución Federal para los Estados de Venezuela del 21 de diciembre de 1811, establecía que el Congreso tendría pleno poder y autoridad de acuñar y batir moneda, determinar su valor y el de las extranjeras. Por su parte, la Constitución de 1819, sancionada en Angostura el 15 de agosto de ese año le otorgó atribuciones  exclusivas al Congreso para determinar el valor, peso, tipo y nombre de la moneda que será uniforme en toda la República. Resaltamos las palabras valor y uniforme. Entendía Bolívar que es la República la que, de manera soberana debe acuñar su propia y única moneda y determinar su valor, no imperio alguno. Pensamiento revolucionario para la época y sin duda con plena vigencia del cual deberíamos tomar nota.

El reconocimiento de que la República funda la propiedad en el trabajo, repetimos, en el trabajo, es uno de los aspectos más revolucionarios de la doctrina económica del Libertador para aquella época. La Constitución de 1811 establecía en el artículo 155 que “la propiedad es el derecho que  cada uno tiene de gozar y disponer de los bienes que ya haya adquirido con su trabajo, é industria”.

Bolívar acabó con el monopolio del comercio y de la migración que se encontraba en manos del imperio español. Adicionalmente, aprobó medidas proteccionistas para limitar la exportación a la Península de los bienes aquí producidos y que eran imprescindibles para la República, o la protección de la industria nacional. Asunto también con plena vigencia. Tomemos nota.

Otra de las grandes preocupaciones y ocupaciones del Libertador fue el pago de la deuda, la cual, por cierto, fue adquirida para la intendencia del ejército patriota, pero a la vez repartida y dilapidada por los especuladores y traidores. En 1828, fomentó el cultivo y cosecha del tabaco de calidad para cancelar con los ingresos provenientes de su venta dicha deuda, proyecto que, en el marco de la traición, fue abortado por el presidente José Antonio Páez quien ordenó subastar en ocho días el primer cargamento de tabaco, remate que favoreció a empresas inglesas, las cuales lo adquirieron a bajo precio y lo revendieron en el extranjero.

Con innumerables anécdotas, Britto nos dibuja en su libro al Bolívar generoso cuando de la repartición de su propio patrimonio se trataba, pero también al Bolívar que rechazaba cualquiergasto por cuenta del erario inherente al rango de los cargos que ocupaba. También nos describe al  Bolívar cuya generosidad se volvía dureza cuando se trataba de mantener sanciones contra infractores de la ley en lo que al uso de los bienes de la República se refería. Bolívar se enfrentó y batalló contra la corrupción: el 18 de marzo de 1824, decretó en Perú la pena capital para todo empleado de aduanas, resguardos, capitanías de puerto o cualquier otra función de Hacienda Pública que tomare parte en fraudes contra ella.

Es el caso, que suelen mostrarnos la guerra de independencia con soldados patriotas bien apertrechados, abastecidos y vistiendo hermosos uniformes en los campos de batalla. Poco se menciona acerca de lo que ocurría tras bastidores y la situación de penuria y la necesidad de ahorrar en gastos militares, preocupaciones y ocupaciones también asumidas, hasta el último detalle, por el propio Bolívar, quien mientras diseñaba grandes estrategias para liberarnos del imperio español, se ocupaba hasta del tamaño de los uniformes de sus soldados.

En resumen, en el libro, el maestro Luis Britto García nos narra, una a una, las batallas que, en otrocampo y día a día debió librar Simón Bolívar: en el campo económico.

En su lucha por nuestra independencia y soberanía, nunca dio concesiones a la oligarquía, ni siquiera en los peores momentos de la guerra, a pesar de que su pensamiento económico y sus decisiones no solo implicaron, como era de esperarse, reacciones por parte de la Corona y de la oligarquía que veían afectados sus intereses privados, sino también la traición de quienes en algún momento se reconocieron como patriotas. Y es que, escribe Britto: “Bolívar se enfrentó a una regla invariable: toda verdadera revolución versa sobre el problema de la propiedad, y si los revolucionarios no lo resuelven, otra fuerza surgirá agitándolo como bandera”. Vale la pena tomar nota también de esto último.



FOTO/TEXTO: LUIS BRITTO 

CONSULTE TAMBIÉN:

 http://luisbrittogarcia.blogspot.comhttps://www.instagram.com/abrittom/?hl=es-la

https://brittoandrea.blogspot.com/

VEA EN YOUTUBE:LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOSCómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX

https://m.youtube.com/watch?v=cU2GmdHF06s 

DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García

 

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Abrapalabra:

 

http://bibliotecayacucho.ml/libro/abrapalabra/

Rajatabla:

https://mariainescarvajal.files.wordpress.com/2011/03/rajatabla.pdf 

Dictadura Mediática en Venezuela:

www.minci.gob.ve

http://www.corneta.org/No_14/corneta_dictadura_mediatica_

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/ElImperioContracultural.pdf

http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:

www.minci.gob.ve

Socialismo del Tercer Milenio:

tercer-milenio.pdf

https://web.archive.org/web/20130509143451/http://www.
 
monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf

La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

http://blog.chavez.org.ve/temas/libros/pensamiento-libertador/

La máscara del Poder:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_mascara_del_poderbrittoco.pdf

La lengua de la Demagogia:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_lengua_de_la_demagogiabrit.pdf

La paz con Colombia:

http://www.urru.org/videosbolibananos/Textos/2008/LaPazEnColombia_

 


sábado, 13 de noviembre de 2021

EL SAQUEO DE AMÉRICA

 

1

Casi imposible es la cuantificación exacta del botín que España robó del Nuevo Mundo durante tres siglos. Gran parte de él no fue declarado: la prisión de Cristóbal Colón se debió a la omisión de cuentas correctas de sus viajes. Porción considerable de esas riquezas fue introducida a Europa como contrabando.

2

Intentemos una aproximación. Ya en el viaje de Colón de 1502, los valores destinados a la Corona fueron estimados en 100.000 castellanos españoles, supuestamente 80.000 pesos en oro, la mayoría de ellos transportados en la Capitana (Walter Cardona Bonet: Shipwrecks in Puerto Rico’s history, vol 1 1502-1650, San Juan 1989, p 27). El economista español Valle de la Cerda calcula que al finalizar el siglo XVI España había sacado del Nuevo Mundo más de quinientos millones de pesos en oro y plata (el peso de oro pesaba casi cinco gramos de oro de 24 kilates, y equivalía a 15 o 16 de plata). El historiador Moncada estima que entre 1492 y 1619 entran en España dos mil millones de pesos en oro y plata americanos “demás de la cual es de creer que habrá entrado otra gran cantidad sin registro”. La plata del Potosí, hasta 1629, suma mil doscientos millones de pesos, según el economista español Peñaloza (Francisco Mota: Piratas en el Caribe; Casa de las Américas, La Habana, 1984, p 40).

3

Las estimaciones basadas en fuentes primarias completan el cuadro de estos incalculables latrocinios. Clarence Haring reseña que entre 1556 y 1640 la plata extraída del Potosí alcanzó a 256.114.187 pesos, por los cuales la Corona percibió regalías por 54.056.208 pesos (C H Haring: El comercio y la navegación entre España y las Indias en época de los Habsburgos; Desclée, de Brouwer, París-Brujas 1939, pp 380-382). Indica Earl J Hamilton que “entre 1503 y 1660, llegaron al puerto de San Lúcar de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata. La plata transportada a España en poco más de siglo y medio excedía tres veces las reservas europeas.” (Cit por Eduardo Galeano: Las venas abiertas de América Latina; Editorial Siglo XXI, México 1973, p 33-34). Apunta Guillermo Céspedes del Castillo que “entre 1531 y 1660, llegan a Sevilla un mínimo de 155.000 kilogramos de oro americano y 16.985.000 kilogramos de plata. Añadiendo el contrabando, es posible que sólo durante el siglo XVI Europa recibiera en total de América hasta 18.300.000 kilogramos de plata”(Guillermo Céspedes del Castillo: América Hispánica 1492-1998; Editorial Labor SA Barcelona, 1985, p 140).

4

Son cifras que suscitan el vértigo de los estudiosos, y la codicia de los piratas. La renta real que llega de Indias a la Casa de Contratación de Sevilla, que sólo es de 3.000.000 de maravedíes al fundarse ésta, asciende a 22.000.000 en 1505, a 34.000.000 en 1512; a 46.000.000 en 1518 y a 119.000.000 en 1535; pero sólo alcanza a 13.000.000 en 1516, y a 2.000.000 en 1521, años durante los cuales está en plena actividad el enjambre de corsarios franceses que arroja a los mares el conflicto entre Francia y España (Haring: El comercio y la navegación entre España y las Indias; p 188). Por el riesgo de tormentas y piratas, se limita la cantidad que puede ser transportada en un solo bajel: en tiempos de Fernando, el máximo es de 5.000 pesos de oro; cuando Carlos V, asciende a 10.000 y luego a 18.000; un decreto de julio de 1552 lo eleva hasta 25.000 pesos; los buques de las flotas no están sujetos a estos límites, y así, en la armada de Pedro de la Gasca cada nave acarrea un promedio de 180.000 pesos (Haring p 191).

5

Se potencia así la acumulación primitiva sin la cual el capitalismo probablemente no hubiera surgido, o hubiera tardado muchos siglos más en desarrollarse. A pesar de la opinión que critica el estatismo español de la época, las mismas autoridades ibéricas que monopolizan el comercio con las Indias aceptan paralelamente un régimen liberal de intercambio con Europa que les drenará la riqueza conquistada en aquellas. Con el oro corre la expresión de que España era “las Indias de los demás países” (Lynch: España bajo los Austrias, T I p 163). Como destaca Noam Chomsky:“Un excesivo liberalismo aparentemente contribuyó al colapso del sistema imperial español. Este era demasiado abierto, permitiéndole a los ‘mercaderes, a menudo no españoles, operar en las entrañas de su imperio’, y permitiendo que ‘los beneficios salieran de España’” (Chomsky: 1992: The Conquest continues, op cit p 10).

6

Ferdinand Braudel señala que España jamás tuvo la capacidad de explotar el mercado del Nuevo Mundo, ni en los primeros tiempos de la formación de éste, y ni siquiera movilizando todas sus naves, sus hombres, los vinos y el aceite de Andalucía y los tejidos de sus ciudades textileras. Y añade que “Por otra parte, en el siglo XVIII, cuando todo se había incrementado, ninguna nación de Europa hubiera podido hacerlo por sí misma”. Así, como advierte Hamilton, se produce una “extremadamente estrecha relación entre el aumento de las importaciones de metales preciosos y la subida de los precios de las mercancías a través del siglo XVI, en especial a partir de 1535” (Hamilton: American Treasure and the Price Revolution in Spain, p 30, cit por Lynch: op cit p 163). Durante la primera mitad del siglo XVI los precios aumentan en España más del 100 por ciento; a finales de siglo, se han cuadruplicado en relación a los de 1501; sólo a partir del corte drástico de las remesas periódicas de metales preciosos a partir de 1630 tienden a estabilizarse.

7

Así se disipa en inflación y en importar superfluidades el más colosal saqueo efectuado en la historia de la humanidad. Preguntémonos con Guaicaipuro Cuautémoc “¿cuánto pesarían esas cifras calculadas en sangre?”. También aquí los cálculos son aproximativos. Arriba de ochenta millones de vidas humanas de nativos segó la invasión europea. Los invasores importaron unos doce millones de africanos como esclavos: si tenemos en cuenta que por cada secuestrado que llegaba vivo fallecían unos seis en el viaje, eso aumenta  otros sesenta millones el conteo de víctimas. Según los climatólogos, la inmensa extensión de campos cultivados que fueron reconquistados por las selvas frenó un incipiente calentamiento global. Y también el desarrollo de nuestras civilizaciones. Ese fue el precio de la hoy caduca hegemonía europea. Conviene recordarlo cada vez que alza la voz ante quienes fuimos sus víctimas.


Así se disipa en inflación y en importar superfluidades el más colosal saqueo efectuado en la historia de la humanidad. Preguntémonos con Guaicaipuro Cuautémoc “¿cuánto pesarían esas cifras calculadas en sangre?”. También aquí los cálculos son aproximativos. Arriba de ochenta millones de vidas humanas de nativos segó la invasión europea. Los invasores importaron unos doce millones de africanos como esclavos: si tenemos en cuenta que por cada secuestrado que llegaba vivo fallecían unos seis en el viaje, eso aumenta  otros sesenta millones el conteo de víctimas. Según los climatólogos, la inmensa extensión de campos cultivados que fueron reconquistados por las selvas frenó un incipiente calentamiento global. Y también el desarrollo de nuestras civilizaciones. Ese fue el precio de la hoy caduca hegemonía europea. Conviene recordarlo cada vez que alza la voz ante quienes fuimos sus víctimas.


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO


viernes, 12 de noviembre de 2021

ARTE Y PARTE, DE LUIS BRITTO GARCÍA, PRESENTADO EN LA FILVEN

 


Arte, estímulos sensoriales organizados para satisfacer el hambre y la sed de percepciones de la conciencia. Parte, el punto de vista mediante el cual el creador intenta mover el mundo y el espectador comprenderlo.

Arte y Parte, la armonía del ser en la belleza y el compromiso. Armonía difícil, pero la Historia de la cultura es la de las tentativas de conciliar Ética y Estética. Para ello, bueno es convocar una vez más las nueve musas, que no son más que las vías a través de las cuales la elusiva inspiración se manifiesta.

Decía Nietzsche que la vida sin música sería un error. También lo sería una existencia sin poesía ni fábulas, sin imágenes ni batallas, sin amor ni utopías. Cultivan las musas talentos dispares, pero sus creaciones están vinculadas por una secreta clave que domina cada época y cada región. El presente trabajo intenta hacer evidente el orden oculto que une Épica, Historia, Amor, Música, Tragedia, Sacralidad, Comedia, Danza y Ciencia, Artes cuya conjunción constituye la Parte, el Sujeto histórico e individual.

Luis Britto García desarrolla una obra estética que abarca desde la narrativa desestabilizadora y sorprendente de Rajatabla, Vela de  Armas, Abrapalabra, La Orgía Imaginaria, Pirata, Arca, Maraña, Me río del Mundo, Golpe de Gracia, pasando por textos teatrales y guiones de impacto como Venezuela Tuya, El Tirano Aguirre conquista El Dorado, Muñequita Linda, Zamora: Tierra y Hombres Libres y  La Planta Insolente, hasta la toma de posición como comunicador social, y en ensayos a la vez demoledores y esclarecedores como La máscara del Poder, La lengua de la Demagogia, El Imperio Contracultural, Por los signos de los signos, Elogio del Panfleto y de los Géneros Malditos, Conciencia de América Latina, América Nuestra, El Verdadero Venezolano: Mapa de la Identidad Nacional, y ahora Arte y Parte. Con una prolongada y fecunda militancia en las artes que lo autoriza a mantener posición como parte que comparte experiencias, interrogantes e incógnitas sobre los enigmas de la creación y de su sentido en el pasado, el presente y el previsible futuro.

La fotografía de la portada y el medio centenar de ilustraciones de los textos  han sido realizadas por el autor.






sábado, 6 de noviembre de 2021

EL CONTINENTE PRODIGIOSO

Luis Britto García

Por qué invadir América? Las contestaciones son obvias, pero no satisfactorias. ¿Nueva ruta de Comercio con Oriente, tras la caída de Constantinopla? Cualquier itinerario era sencillo, comparado con la riesgosa navegación de tres meses o la circunnavegación de un año por océanos desconocidos. ¿Deseo europeo de conquistar territorios? Allí mismo tenían el África, tras  navegación de un día al Sur del  Mediterráneo. ¿Necesidad de esclavos? Justamente del  África hubo que importarlos hacia América cuando maltratos o pestes liquidaron la mayor parte de los nativos americanos. ¿Desmedidas riquezas? Las primeras expediciones sólo saquearon moderadas cantidades de oro de La Española, y de perlas de Cubagua. La verdadera causa de la invasión de América es el Prodigio.

                                                        2

Las historias del Prodigio comienzan con el primer contacto.  Cuando Cristóbal Colón arriba a Tierra Firme, declara haber reencontrado la sede del Paraíso Terrenal. Por ello nombra a Venezuela “Tierra de Gracia”. Según el Almirante,  el planeta no es redondo, sino en forma de pera, siendo su región más elevada la más próxima a los cielos. De ella manan los cuatro ríos del Paraíso, uno de los cuales sería el Orinoco. En la época de las lluvias, surca el cielo austral una cruz de luceros, similar a la que Dante dijo que se vería desde las antípodas. Pero estos prodigios son apenas muestras de una vastísima cosecha de mitos, leyendas, infundios, embustes, que poblaban la mente de los habitantes del Viejo Mundo. Para los tiempos de Colón, el pensamiento de la modernidad había comenzado a desacreditarlos. Pareciera como si un torrente migratorio de infundios a   punto de ser desacreditados buscara  asilo  en el Nuevo Mundo, donde casi nadie podía verificarlos. 

                                  3

No tardan los cronistas del Nuevo Mundo en acrecentar la cosecha de prodigios. Uno certifica que los Tutanuchas tienen grandes orejas, y que duermen cobijándose en ellas. Otro poblado se alimenta de oler flores, y en oliendo malos aromas, mueren. Más tarde, el verídico pirata Sir Walter Ralegh da fe de que en nuestra Guayana existe un reino de mujeres guerreras, las Amazonas, y otro de hombres sin cabeza, con  boca y  ojos en el pecho, los Ewaipanoma, y otro de hombres con una sola pierna. En el Delta, uno de sus tripulantes es devorado por un monstruo marino, seguramente un caimán. De las aguas brotan poderosos árboles, y en ellos vive un pueblo feliz, los Tivitivitas. Los caribes le enseñan un nuevo vicio, el del tabaco, que asegurará la delicia y perdición de millones. Por todos lados, escribe el visitante, hay indicios certísimos de oro.

                                               4

Pues lo que más llama la atención a los invasores es el oro. En el Nuevo Mundo se sitúan todos los prodigios que faltan en el Viejo: la Fuente de la Eterna Juventud, El Dorado. Sobre él se tejen prodigiosas leyendas, que movilizan flotas y ejércitos. Es una Quimera que decide el destino planetario. Guillermo Céspedes del Castillo calcula que entre 1531 y 1660 llegan a Sevilla 155.000 kilos de oro americano y 16.986.0000  kilos de plata. Si se añade el contrabando, quizá durante el siglo XVI arribaron a Europa 18.300.000 kilos de plata (Céspedes del Castillo, Guillermo: América Hispánica (1492-1898); Barcelona, editorial Labor SA. 1985, p. 140). Las conquista de México y Perú inundan  España con cataratas de metales preciosos que le aseguran dos siglos de hegemonía, deprimen su desarrollo  económico y, transferidas al resto de Europa a cambio de lujos y superfluidades, aseguran el arranque del capitalismo y la hegemonía europea hasta principios del pasado siglo. Al saqueo de América se suman Portugal, Francia, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Suecia. Es una rebatiña colosal que desencadena guerras y cuyo premio es la dominación planetaria. Con su victimización, el Continente Prodigioso decide  involuntariamente el destino del globo.

                                                        5

El colosal latrocinio, cuyo monto total está todavía por calcular, permite pasar por alto  el otro prodigio americano: el de sus habitantes. A la llegada de los invasores, el Nuevo Mundo está más poblado que Europa. Tenochtitlan tenía más ciudadanos que Madrid. En el Caribe y la Amazonia los intrusos encuentran habitantes que parecen vivir antes del pecado original, en comunas sin división de clases sociales ni más propiedad que la de los instrumentos esenciales para la supervivencia. En México y la cordillera andina topan imperios estratificados, pero fundados también en la propiedad comunal y la solidaridad grupal. Todas son civilizaciones exitosas, adaptadas al medio, que proporcionan a sus integrantes un alto grado de felicidad y desarrollan complejas culturas. Moctezuma tenía una biblioteca en la cual había imágenes en oro de todas las cosas de su Imperio. Pero la política de los invasores es el exterminio. La inmolación de América es el más vasto genocidio que registra la Historia. Arriba de sesenta millones de pobladores originarios mueren a consecuencias de la Conquista. Los invasores carecían de medios técnicos para perpetrar tan colosal holocausto: parte de él se debe a las privaciones causadas por el vasallaje y a las enfermedades que introducían, contra los cuales los americanos carecían de defensa inmunológica.  Cortés conquista la capital azteca caminando sobre una alfombra de guerreros muertos de viruela. La despoblación es tan radical, que los invasores deben importar esclavos del África.

                                                        6

Así como el oro arrancado a estas tierras anima el monstruo del capitalismo, las humanidades enterradas plantean el postergado debate sobre la organización social. El botín permite a los reyes contratar ejércitos mercenarios y suplantar las caducas estructuras  feudales por las del Estado Moderno. Pero la memoria de los inmolados regresa como vasta interrogante sobre la conciencia de los asesinos. Bartolomé de las Casas denuncia en encendidos tratados la Destruición de las Indias. Santo Tomás Moro afirma que el viajero Rafael Hitloday ha encontrado en el Nuevo Mundo la Utopía, igualitaria y con propiedad comunitaria como la de nuestros pueblos originarios. Francis Bacon localiza en nuestro hemisferio La Nueva Atlántida, en la cual la investigación científica de acuerdo con su Novus Organum  desarrolla  máquinas prodigiosas, telescopios, aeroplanos, submarinos. Montaigne estudia en sus magistrales Ensayos la llamada Cuestión de los Salvajes, y revierte los prejuicios acumulados sobre ella. Toda una transmutación del pensamiento se origina en El Continente Prodigioso: mitos e imaginario medieval en la Conquista americana (Monte Ávila, 2021), y no digo más, porque el libro de Vladimir Acosta desarrolla en profundidad y verdad tantos temas que aquí apenas se aluden.