domingo, 4 de diciembre de 2022

BRICS: SEGURIDAD ENERGÉTICA Y ALIMENTARIA

 


LUIS BRITTO GARCÍA 

Ponencia presentada en el  Encuentro FOOD AND ENERGY SECURITY PERSPECTIVES IN THE BRICS COUNTRIES, en la Facultad de Economía de la Universidad de San Petersburgo

La seguridad alimentaria y la energética son requerimientos básicos en todos los países, y particularmente en los del BRICS, economías emergentes que comprenden algunas de las más poderosas del mundo.

Ambos factores están vinculados. La agricultura a gran escala requiere inexorablemente energía para maquinarias agrícolas, sistemas de regadío y  transporte de productos, así como  aplicación de fertilizantes e insecticidas derivados de los hidrocarburos. Está  en riesgo la seguridad alimentaria de países que no dispongan de energía fósil abundante y estable; está en peligro la seguridad energética de países que dependan de las importaciones para alimentar a  su población. Examinemos la interrelación de estas variables en los países del BRICS.

Se puede suponer que goza de seguridad alimentaria un país en el cual los alimentos constituyen un porcentaje  modesto del total de sus importaciones, y un porcentaje significativo del total de sus exportaciones. Examinemos las magnitudes compiladas  a fines de 2020 por el Banco Mundial. El promedio global de importaciones de alimentos es el 9% del total de  importaciones; Estados Unidos gasta en alimentos el 7% de lo que importa, y el Grupo de Países Pobres muy Endeudados invierte en tal concepto 16% de sus importaciones. Por otra parte, el porcentaje  de alimentos en el total de exportaciones global es asimismo de 9%, en Estados Unidos es del 11%, y en el Grupo de Países Pobres muy Endeudados, de 30% (https://datos.bancomundial.org/indicator/TM.VAL.FOOD.ZS.UN).

Brasil, la economía más grande de América Latina, dispone de extensas tierras cultivables, de uno de los sistemas fluviales más caudalosos del mundo, así como de humedales y grandes sistemas boscosos en la Amazonia. Sus importaciones de alimentos son el 5% del total de importaciones, sus exportaciones de alimentos el 35% del total  de éstas. 

La Federación Rusa dispone asimismo  de enormes extensiones de tierras cultivables y de equipamientos agrícolas modernos.  La Revolución Soviética colectivizó las tierras y dio pasos sustanciales hacia la mecanización de la industria agropecuaria. Según el Banco Mundial, las importaciones de alimentos de Rusia son un 12% de las importaciones totales, tres puntos por encima del porcentaje global, y sus exportaciones de alimentos un 8% del total. Son puntajes  aceptables, pero quizá sería deseable su mejora en vista de los numerosos y agresivos enemigos externos de la Federación Rusa. 

La India dispone de tierras intensivamente cultivadas gracias a la  mano de obra  de infinidad de pequeños propietarios y granjeros que utilizan en gran parte técnicas tradicionales. Esta modalidad de producción agrícola le ha permitido hasta el presente abastecer a su numerosa población, aunque en condiciones de austeridad, con preponderancia de la producción vegetal y  notables conflictos entre los pequeños agricultores y las grandes empresas  agrícolas. La importación de alimentos es sólo un 5% de sus importaciones totales; su exportación de ellos, un 11% del total.

China, gracias a su milenaria tradición de aprovechamiento de los cauces de agua mediante estanques, represas y canales, y a la modernización de la agricultura impulsada por la Revolución, gasta en alimentos  un 8% de sus importaciones totales, y sólo exporta alimentos por un valor de 2% del total. Sus reservas de energía fósil son  modestas, comparadas con su enorme población.

Sudáfrica gasta en alimentos un 8% de sus importaciones totales, y de sus exportaciones un 12% es de alimentos.

De acuerdo con tales cifras, los países del BRICS parecerían presentar una seguridad alimentaria aceptable, aunque en Brasil, India y Sudáfrica la relativizan  la extrema concentración de la propiedad de la tierra  por grandes monopolios transnacionales que exportan  los alimentos en detrimento de los consumidores locales, creando  inseguridad alimentaria en países con gran producción  de nutrientes.

Comparemos estas magnitudes con  las reservas de energía fósil que permitirían prolongar o incrementar la producción alimentaria. Como término de comparación, el país con mayores reservas probadas de petróleo es Venezuela, con 303.806 millones de barriles, y el segundo Arabia Saudita, con 260 000 millones de barriles. Estados Unidos, el mayor consumidor de hidrocarburos del mundo, ocupa apenas el décimo lugar, con 47.053 millones de barriles.

Rusia ocupa el octavo lugar en el rango mundial de  reservas, con 80.000 millones de barriles, casi el doble de las de Estados Unidos.

La inmensa China ocupa el puerto 14, con 25.000 millones de barriles.

La sigue Brasil, en el puesto 15, con 16.184 millones de barriles.

La muy poblada India está en el puesto 22, con 2.625 millones de barriles.

Y Sudáfrica en el rango 83, con 15 millones  de barriles.

Estas cifras son aproximativas, y calculadas con pequeñas diferencias de años, pero ofrecen una panorámica general de las disponibilidades de una de las mayores fuentes de energía fósil.

(https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_reservas_probadas_de_petr%C3%B3leo).

De acuerdo con ellas, la Federación Rusa es el país con mayor seguridad energética del BRICS: no sólo tiene suficiente petróleo para satisfacer su demanda interna, sino además para exportar. China e India, por su parte, están en  situación delicada, dadas sus inmensas poblaciones y el poderío industrial de sus economías emergentes, dependiente en gran medida de la energía fósil. Sudáfrica cuenta con escasas reservas de ella, y está obligada a importarla. 

Se  discute    la posible conversión del BRICS en BRICA, con la incorporación de Arabia SauditaCatarKuwaitBaréin y los  Emiratos Árabes Unidos. La alianza con estos  países petroleros, así como con Venezuela, es indispensable para prolongar  la seguridad energética del BRICS y garantizar  energía asequible y costeable a  sus países necesitados, en particular a China. Por otra parte, ello independizaría a la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) de su  molesta dependencia hacia la demanda de Estados Unidos y de otros miembros de la OTAN, así como de la dependencia del dólar, que podría ser sustituido por una combinación del rublo y del yuan, o por otro signo monetario con un respaldo sólido a ser  creado en el futuro.

En trabajos anteriores señalamos que de acuerdo con autoridades en la materia hemos pasado o estamos a  punto de pasar el “Pico de los hidrocarburos”, a partir del cual éstos se harán cada vez más escasos y difíciles de extraer, hasta su posible agotamiento en cuatro o cinco décadas. (https://www.bloomberg.com/graphics/2020-peak-oil-era-is-suddenly-upon-us/

Para sobrevivir, el BRICS y el resto del mundo deberán aplicar  la energía fósil aún disponible para articular sistemas de producción agrícola progresivamente independientes de ella. Del éxito en tal cometido  depende el destino de la civilización. 




sábado, 26 de noviembre de 2022

EL AGUA ES VIDA

 

LUIS BRITTO GARCÍA 

El agua cubre más del 70% de la superficie del planeta, aunque en total equivale a la milésima parte de la masa de éste. Entre sus subproductos, la vida. Ésta surgió de los océanos,  sin romper nunca la dependencia del agua. Los ríos llevan al mar todos los desechos de la tierra, entre ellos la sal, que los hace impotables para quienes los abandonaron. Sólo un 2,5% del agua es dulce. De esta modesta fracción dependemos todos.

 Nuestro cuerpo contiene un 90% de agua. Hay quien  resiste ayunos de un mes; no es posible subsistir más de seis días sin agua. Un cálculo aproximado revela que producir un kilo de carne requiere unos  6 de vegetales y 15.000 litros de agua. Provechoso entretenimiento resultaría saber las magnitudes exactas que requieren la producción de un vestido, un palacio, una muralla, un arma.

 Cada modo de producción tiene su manera de tratar el agua, que se parece a la forma en que trata a los humanos. La vida vegetal, animal y  humana tiende a concentrarse en los  humedales; las primeras civilizaciones, en el curso de los ríos. Su aprovechamiento mediante represas, canales y acequias sustenta  las  grandes poblaciones de Mesopotamia, Egipto, la India, China, Tenochtitlán. Del excedente económico de los cultivos brotan las más complejas formas de la cultura.

 El modo de producción capitalista redujo al hombre a mercancía,  y  trata de hacer lo mismo con las aguas. Aprovechó la abundancia del uno y las otras para explotarlos inmisericordemente; envileció y contaminó a ambos. En su Diccionario del siglo XXI, predijo Jacques Attali que las guerras de esta centuria serían por el agua. Quien lo dude, puede observar cómo la mayoría de los ríos europeos,  y gran parte de los del Asia, están defendidos por complejas maquinarias militares capaces de aniquilar el mundo. Hace siglos que los imperios flanquean las desembocaduras de los grandes cauces de agua con bases que les permitirían dominar el interior: desde los tiempos clásicos enclaves en las bocas del Nilo; Shangai en la salida del Río Amarillo; Cartagena de Indias cerca del Magdalena; Manhattan en el desaguadero del Hudson; Trinidad frente al Delta del Orinoco; las Malvinas en las cercanías del Río de la Plata; el cinturón de bases estadounidenses alrededor de los ríos que nutren el Canal de Panamá. El Mississippi permitió articular el Norte y Sur de Estados Unidos; estratégicos canales podrían unir el Orinoco con el Río Negro, a éste con el Amazonas y el Paraná y el Río de la Plata para integrar económicamente América del Sur. Sobre la erección y posesión de estos enclaves y canales se han constituido y hundido poderes.

 El control sobre las riquezas del mundo requiere el  de la vida que las produce, distribuye y consume; y  el control de la vida requiere el del agua. La privatización de ambas significa que caerán bajo el control del 1% de la población adulta mundial que en la actualidad posee más del 45% de la riqueza del mundo. Casi no hay poder que no haya intentado apropiarse del preciado líquido. El capitalismo financiero dio el paso decisivo en tal sentido  a mediados de diciembre de 2020, cuando los títulos de derecho al uso de agua cotizaron en la Bolsa de Wall Street a 486 US$ por un millón 233 litros en el “Indice del Agua Nasdaq Veles California”, del grupo CME.  En las experiencias conocidas hasta ahora, los capitalistas han utilizado el control de los sistemas de acopio, tratamiento y distribución de las aguas en beneficio propio y no de los usuarios. Salvador Peniche Camps, economista y académico de la Universidad de Guadalajara, apunta que  “Al inversionista le interesa asegurar que le vas a pagar y que va a recibir dinero independientemente de la salud y del ciclo del agua, y el agua no es infinita, ni la puedes hacer, le estás poniendo un precio a la vida” (https://www.animalpolitico.com/elsabueso/agua-cotiza-wall-street-a-que-se-debe-y-significa/).


 El Tercer Mundo posee la mayor parte de los recursos del planeta; América Latina tiene cinco veces más agua per cápita que Asia Oriental (https://blogs.worldbank.org/es/opendata/siete-cosas-que-tal-vez-no-sepa-sobre-el-agua). La rebatiña se desata sobre el Nuevo Mundo. Quien lo dude, recuerde que en 1993 el estado mexicano de Aguascalientes privatizó el servicio del agua a favor de una empresa que aumentó la tarifa en 170% y a pesar de ello debió ser rescatada por el Fisco (Torregrosa et al., pp. 37-38 y 41-44). En Buenos Aires, la empresa Aguas Argentinas incrementó las tarifas 88,2% entre 1993 y 2002, periodo durante el cual la inflación aumentó apenas 7,3%. En  Tucumán, en 1993 se otorgó una concesión a la empresa Aguas del Aconquija, la cual incrementó sus tarifas 106%.  A  principios de siglo en Bolivia una ley privatizó  el suministro de agua, prohibió a los particulares cavar pozos para obtenerla o almacenar la de lluvia: una sublevación popular suspendió el negocio. En Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías vetó una Ley Orgánica de la Hacienda Pública Estadal que  permitía privatizar ríos, lagos y lagunas por mayoría de una Asamblea Legislativa estadal. Alrededor del Acuífero Guaraní, la mayor reserva subterránea de agua dulce del mundo, situada en la Triple Frontera  de América del Sur, se han  plantado estratégicas bases militares estadounidenses que permitirían su control en caso de disputa.

Sobre estas desdichadas experiencias concluye José Esteban Castro que “El análisis del proceso de privatización de los servicios de agua y saneamiento en América Latina revela que éste fue producto de decisiones orientadas por la ideología neoliberal y no el resultado de la búsqueda de una solución efectiva a la crisis del sector. Esta estrategia, además, ha ignorado la evidencia histórica que demuestra que la universalización de estos servicios en Europa y Estados Unidos fue consecuencia de una acción decisiva del Estado. Pero aunque el enfoque privatizador ha fracasado, las transformaciones institucionales y políticas que se pusieron en marcha continuarán afectando la capacidad de los gobiernos de la región para superar la crisis de estos servicios esenciales” (Nueva Sociedad 207, Enero - Febrero 2007, ISSN: 0251-3552).

En las cuatro o cinco décadas que restan antes del agotamiento de la energía fósil, adquiere cada vez mayor relevancia el empleo de la fuerza hidroeléctrica que pueden generar las aguas dulces en su sosegado curso hacia los mares. Las represas segmentan los cauces de agua, con efectos negativos en la ecología, pero en la actualidad producen un 3,6% de la energía que el mundo consume, y que éste requiere cada vez más (REN21. (2017). Renewables 2017 Global Status Report. Recuperado de https://goo.gl/Pc2WuA). Se puede fabricar una represa, pero no el río que la llena ni las nubes que lo nutren. Una vez más debe el hombre respetar la naturaleza.

Privatizar las aguas es privatizar la vida.


TEXTO/FOTOS: luis britto 

 

sábado, 19 de noviembre de 2022

8.000.000.000

LUIS BRITTO GARCÍA

1

A mediados de noviembre de 2022, durante la COP 27, nació el habitante número 8.000.000.000 de este convulsionado planeta. No está mal como descendencia de nuestra Madre Eva, o  de una pequeña manada de antropoides que hace 200.000 años  enfrentaba la extinción en el africano Valle del Rif. Desde entonces nos propagamos por todo el orbe y plantamos nuestras huellas en los cuerpos celestes. De pocas decenas llegamos a los mil millones en 1800  y a las diez cifras hoy. Cada año nacen 140 millones de congéneres. Para 2057 seremos 10.000 millones.

2

Esta propagación no ha sido uniforme. Guerras y epidemias la amainaron; organizaciones sociales que encauzaron ríos para la agricultura del llamado Modo de Producción Asiático la potenciaron hasta los 15 millones de personas hacia el 10.000 A.C.  A tal modo de  producción, tal demografía. Hacia  el  siglo IV A.C,  el  esclavista Imperio Romano de Oriente y Occidente sumó los 60 millones de personas. A  mediados del feudal siglo XIV,  al reponerse de la Gran Hambruna y de la Peste Negra la población mundial habría alcanzado los 370 millones de congéneres.

3

Acaso la despoblación más descomunal de la Historia sea el genocidio de ochenta millones de pobladores originarios de América ejecutado por los invasores europeos. Parte de esta colosal mortandad se debió a la involuntaria transmisión de pestes y plagas, pero sus cifras infunden  pavor. Esta desertificación masiva disminuyó tanto el número de siervos avasallados, que  se recurrió a otro genocidio de 60 millones de africanos secuestrados como esclavos en una travesía tan espantosa que apenas llegaron vivos al Nuevo Mundo unos doce millones. Esta doble hecatombe  suministró la mano de obra sierva y esclava que aportó al Viejo Mundo el torrente de  minerales preciosos y alimentos gracias al cual surgió el capitalismo, que convirtió a sus siervos expulsados de los campos de Europa en proletarios sujetos a la más atroz de las explotaciones. Hacia 1800, en pleno auge del capital,  habríamos llegado  a los mil millones de prójimos.

 4

El capitalismo sólo tiene en cuenta al ser humano como productor  de un trabajo del cual deriva todo valor económico. Su  truco consiste en pagarle al trabajador menos de lo que su labor produce y embolsillarse la diferencia o plusvalía. Un refinamiento de este fraude consistió en la tercerización, la exportación de empresas y puestos de trabajo del Primer al Tercer Mundo  para explotar por remuneraciones insignificantes sus recursos naturales y una fuerza laboral sin derechos económicos ni sociales, y remitir las ganancias a Paraísos Fiscales sin impuestos ni cargas sociales. El resultado fue la pauperización unánime de seres humanos desarrollados  y subdesarrollados en aras de la concentración de una abstracción inhumana, el capital. En la actualidad, sólo 56 millones, o sea el 1% de los 5.300 millones de los adultos del mundo  poseen el 45% de toda la riqueza personal global. El otro 99% posee el resto y casi 3 mil millones de personas en el mundo (el tercio de la población global) tienen poca o ninguna riqueza (https://www.cadtm.org/El-1-posee-el-45-de-la-riqueza-personal-del-mundo-mientras-que-casi-3000).

5

La abstracción del capital va en vías de prescindir de su creador, el ser humano. La automatización en pocos años habrá reemplazado  más del 45% o la totalidad de los trabajadores. En ese momento las sabias contabilidades de los monopolios concluirán que el ser humano es prescindible, y calcularán el costo de su Solución Final.

6

¿Somos demasiados? ¿O demasiado pocos? Alternativamente sentimos que el prójimo nos atrae o nos  repele.  Somos animales sociales; la soledad es patrimonio de náufragos o ermitaños. El prójimo es fuente de  todas las molestias y de la mayoría de los placeres. La mejora de las condiciones de vida modera la expansión demográfica. La población sólo es excesiva o deficiente en relación con los recursos. Según datos de la ONU, el mundo actual produce alimentos para más de 10.000.000.000 de personas. Una tercera parte de esta comida se pierde o desperdicia; con sólo el 25% de esta pérdida se podría alimentar 870 millones de personas, casi la novena parte de la población global en pobreza porque su ingreso es menor de 1,90 US$ diarios. Padece hambre el 80% de los campesinos que producen la comida (https://www.bbc.com/mundo/noticias-50064563).

7

¿Nos multiplicaremos desenfrenadamente en progresión geométrica, según predijo Malthus, hasta agotar los recursos naturales? El incremento del bienestar tiende a moderar e incluso frenar la tasa demográfica. Según señala Joseph Chamies: La tasa de fertilidad promedio mundial de aproximadamente 2,3 nacimientos por mujer en 2020 es menos de la mitad de las tasas de fertilidad promedio durante las décadas de 1950 y 1960. La proyección de población de la variante media de las Naciones Unidas asume que las tasas de fertilidad seguirán disminuyendo. Para fines del siglo, se espera que la tasa total de fecundidad disminuya a un promedio mundial de 1,8 nacimientos por mujer, que es un tercio de la tasa de principios de la década de 1960 y muy por debajo del nivel de reemplazo de la fecundidad” (https://www.other-news.info/noticias/la-poblacion-mundial-despues-de-los-ocho-mil-millones/).

8

De aquí a ese entonces es de esperar que adelantos en la agricultura, en la hibridación de vegetales y sobre todo en la distribución aporten alimentos para todos. No acabará la humanidad devorándose mutuamente. La verdadera amenaza no viene de su crecimiento, sino del decrecimiento de los recursos naturales que la sostienen. Según fuentes autorizadas, en cuatro o cinco décadas el combustible fósil se habrá agotado o su extracción consumirá más energía que la que produce. Se requerirá  aplicar antes los hidrocarburos remanentes para habilitar fuentes de energías renovables, preservar  vestigios de civilización y proceder a otro modo de   producción y por consiguiente de vida. Si no resolvemos este problema nos uniremos a la media docena de especies de homínidos ya extinguidas.

9

Pasatiempo primordial de nuestra especie es el exterminio mutuo con los pretextos más descabellados. En el prontuario del homo Sapiens está la extinción  de su pariente próximo, el Neanderthal. Somos una sola especie, con insignificantes diferencias de facciones, tono de piel o rizado del cabello. Pero cada tribu  se considera elegida  por Dios, cada pueblo se proclama superior: el  tiempo desautoriza esas patrañas, pero con cada generación renacen más funestas. Toda arremetida imperial acarrea reflujos de millones de refugiados que arriban a la metrópoli como migrantes legales o ilegales. La Primera Guerra Mundial dejó 20 millones de  bajas; la Segunda, 60 millones de caídos.  Estrategas de la Alianza Atlántica afirman que es posible ganar una Guerra Nuclear que reduciría la población mundial a cero.  

10

¿En definitiva, qué somos? No terminamos de contestar esta pregunta, cuando ya se transforma en ¿qué seremos? Desde la antigüedad, plantadores y criadores hibridaron vegetales y animales hasta obtener los especímenes más adaptados a sus deseos. La medicina y la informática nos llenan de implantes; los editores de genes podrían cambiar nuestro genoma y modelar y remodelar nuestras descendencias para producir superhombres o infrahumanos. Sus posibilidades se abren al ensueño o la pesadilla. Imaginemos un homo mutans, capaz de elegir a voluntad sus apariencias y facultades. Un homo perennis, casi invulnerable a la vejez y la muerte. Me conformo con un hombre despojado de todo lo que hoy lo hace inhumano.


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

sábado, 12 de noviembre de 2022

CUMBRE DEL CLIMA

 

Luis Britto García

Mucho alboroto mediático, pero  poco efecto para reducir las emisiones de CO2 para 2030 ha logrado la 27 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) en Sharm El-Sheikh.

Demasiado optimistas son las esperanzas de que reduzcan sus emisiones de CO2 las multinacionales que justamente obtienen sus colosales ganancias de la gran industria contaminante y del consumismo desenfrenado que instigan sus medios. Mientras haya un centavo que ganar con la destrucción del mundo, el gran capital hará lo que sea necesario para embolsillarlo.

Más probable es que la deseada  reducción de  emisiones de CO2 se produzca por  el progresivo agotamiento de la energía fósil a partir del “pico” de su producción, que según British Petroleum ocurrió  ya en 2019, y que nos dejaría apenas  cuatro o  cinco décadas de disposición del combustible que suple el 78,4% del consumo energético planetario.

Sea que las multinacionales que devoran el planeta se conviertan milagrosamente al conservacionismo, sea que los hidrocarburos, según todos los estudios al respecto, avancen irremisiblemente hacia su agotamiento,  en  breve tiempo   enfrentaremos  un mundo con decreciente energía fósil o sin ella.

Para formarnos una primera idea de él, pensemos en un planeta con 9.000 o 12.000 millones de habitantes sin maquinaria agrícola, fertilizantes derivados de  hidrocarburos,  insecticidas contra las plagas ni medios de transporte motorizados para las cosechas.

Este futuro inevitable  se abre hacia dos universos posibles.

En el primero, las clases dominantes de los países hegemónicos librarán  un conflicto mundial para repartirse los últimos restos de  energía fósil y excluir de su uso a la inmensa mayoría de la población. Este escenario desembocará en  un colapso civilizatorio inimaginable, si no en la destrucción total.

En el segundo escenario, las mayorías que con su trabajo producen todo lo necesario para la existencia tomarían el poder y regirían la transición hacia un mundo habitable aplicando los restos de energía fósil para captar, preservar y distribuir las energías renovables, que hoy producen sólo 21,6% del consumo energético global.

Vale decir, los hidrocarburos todavía disponibles, en lugar de ser quemados en un carnaval de derroche y consumismo, serían aplicados para construir represas hidroeléctricas, dispositivos geotérmicos, parques eólicos, células fotovoltaicas, viviendas con sistemas de ventilación pasiva, iluminación natural y vitrinas de efecto invernadero.

Imaginemos algunos rasgos de ese difícil camino hacia la supervivencia.

Antes que todo, la economía mundial, cuyo PIB en la actualidad en un 70% es aportado por el sector terciario de finanzas, investigación científica, educación,  comunicaciones,  entretenimiento y en general  servicios, deberá revertir en esa misma magnitud hacia el sector  primario agrícola de producción de alimentos.

Ese sector agrícola  dispondrá cada vez de menos  energía fósil para combustible de maquinarias, recolección y transporte de  cosechas, sistemas mecánicos de regadío  y componente de fertilizantes e insecticidas.

En tales condiciones colapsará el agronegocio  de los cinco monopolios que actualmente dominan la producción de alimentos. Revoluciones  y reformas agrarias serán indispensables para devolver el control de las tierras a quienes las trabajan y reinstalar en los campos las multitudes marginales que desbordan las ciudades.

La base de la alimentación humana volverá a ser preponderantemente vegetal. Se necesitan 15.000 litros de agua y 6,5 Kilos de forraje  para producir uno de carne; ésta se volverá incosteable.(https://www.engormix.com/ganaderia-carne/articulos/alimentacion-manejo-ganado-bovino-t39579.htm).

Se pronosticó que en menos de una década la automatización eliminaría cerca del 40% de los puestos de trabajo y lanzaría muchedumbres al desempleo. Una sociedad en declinación energética no puede costearse una automatización generalizada; de producirse ésta, en el mundo racional que sugerimos no se traduciría en desempleo masivo, sino en reducción de la jornada individual de trabajo.

Las grandes ciudades del modo de producción industrial se harán  inviables al faltar energía para  los metros,   ascensores,  bombas de agua, iluminación, refrigeradores  y  aires acondicionados de sus rascacielos.

La escasez energética obligará a sustituir  autos individuales por buses, motocicletas y  bicicletas. Finalmente, se eliminará una de las principales fuentes de contaminación y desperdicio de energía: la cotidiana migración de millones de personas en vehículos individuales de combustión interna desde la periferia al centro de las ciudades y su regreso.

Pues en el centro urbano lo que se hace fundamentalmente es procesar información; esta tarea se cumple en la cabeza del trabajador, y los insumos y resultados de ella pueden ser transmitidos a distancia por medios informáticos de moderado costo energético, que hacen innecesaria la larga y dispendiosa traslación cotidiana a la oficina.

De tal manera, la incosteable concentración física urbana puede ser sustituida por una dispersión espacial conectada intelectualmente por la informática e integrada corporalmente al medio ambiente y la naturaleza.

Siguiendo la ley de eterialización de las civilizaciones formulada por Arnold Toynbee, según la cual los instrumentos de éstas requieren cada vez menos materia física, ingresaríamos a un modo de producción donde el bien primordial sería la información, accesible para todos a costos cada vez más reducidos hasta hacerse infinitesimales.

Este mundo posible no sería  maltusiano: la elevación del nivel de vida es la forma más efectiva de reducir el crecimiento poblacional.

En lugar de derroche, austeridad. En  vez de obsolescencia planeada, perduración prolongada. En lugar de desecho, reciclaje. En vez de contaminación, reutilización, reforestación, biodiversidad.

Para materializar  tal proyecto sobran medios: se podrían aplicar los 2.113 billones de dólares  que en 2022 se dilapidan en armamentos y medios de destrucción masiva (https://www.sipri.org/sites/default/files/2022-04/milex_press_release_esp.pdf.).

Difícil parece el consenso para esta transformación; más difícil todavía imaginar el destino de un mundo donde un cúmulo cada vez mayor de armamentos se dispute  una cantidad cada vez menor de recursos hasta reducirlos a la nada.

 

 TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO


ESTÁN TODOS

CORDIALMENTE INVITADOS

A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO               

 

  
            


                GUAYANA NUESTRA

                                de

              LUIS BRITTTO GARCÍA

                          CENTRO  INTERNACIONAL MIRANDA 

LUGAR: FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE VENEZUELA, MUSEO DE ARTE NACIONAL

DÍA: 18 DE NOVIEMBRE 2022

HORA: 1 PM


sábado, 5 de noviembre de 2022

BRASIL PROGRESISTA

 Luis Britto García


1

El mapa de Nuestra América se  colorea de progresismos. Cuba, desde siempre, pero también México en América del Norte, Honduras y Nicaragua en Centroamérica; en América del Sur,  Venezuela, Argentina, Perú, Chile, Colombia, y ahora el colosal Brasil, el país más extenso y poblado de la región, séptima  economía del mundo, animador del Mercosur y afiliado al BRICS. Son triunfos difíciles, con fortalezas y debilidades. Concentrémonos en las de Brasil.

2

Se acostumbra llamar progresismo a cualquier acomodo de la superestructura que disienta de la incondicional adhesión al ilimitado sacrificio de las clases trabajadoras y los recursos naturales al capital transnacional.  Su aparición o desaparición sigue una mecánica precisa. Los países ingresados al redil del progresismo huyen de experiencias neoliberales que los llevaron al borde de la ruina. Los neoliberalismos cavan su tumba política siguiendo sus propios axiomas; los progresismos preparan la suya cuando abandonan sus banderas para compartir o seguir las neoliberales.

3

Impreciso o aproximativo será todo lo que se diga desde lejos sobre  sobre Brasil, ese universo de casi nueve millones de kilómetros cuadrados y 215 millones de habitantes. Intentemos fundarlo en testimonios creíbles. Cuando el Partido de los Trabajadores llega al poder en 2002, enfrenta Lula un compacto bloque de intereses privados nacionales y multinacionales que le vetan reformas profundas. Opta por el asistencialismo, por políticas indispensables como la distribución de alimentos subsidiados Fome Zero (Cero Hambre), oportunidades de educación universitaria para los pobres y grandes construcciones de vivienda popular (Minha Casa, Minha Vita). Pero a pesar del decisivo apoyo del Movimiento de los Sin Tierra, no realizó una Reforma Agraria que aniquilara o moderara la extrema concentración de la propiedad latifundista en un país cuyas principales exportaciones son agrícolas. Tampoco evitó la privatización de 45% de las acciones de Petrobras en la Bolsa de Nueva York, ni impidió que fueran privatizadas por el agronegocio porciones crecientes de las tierras e incluso de las aguas de la Amazonia. Como testimonia Theotonio dos Santos, siguiendo las recetas neoliberales “anti inflacionarias” de su Banco Central, “Lula continuó la política de altas tasas de interés manteniendo la emisión de títulos de la deuda federal para pagar intereses de la deuda que fue construida sobre la nada con el único propósito de transferir recursos a una minoría que vive de estos intereses inexplicables (…) con lo cual el pueblo brasileño dejaba transferir cerca del 50% del ´gasto público´ a este sector reducido de la población”

(http://www.alainet.org/pt/articulo/172474). Era la misma política del Carlos Andrés Pérez, que en 1990 pagaba intereses anuales del 100% a los capitales ociosos que invertían en Bonos Cero Cupón.
4

Así, dejó el Presidente Obrero que su imagen se asociara a grandes empresas como Odrebrecht; no actuó con el necesario rigor contra los latrocinios de éstas,  y aunque jamás se  probó que hubiera incurrido en manejos ilícitos, parte del pueblo llegó a creer que existía una generalizada corrupción, y no reaccionó de manera contundente ante el amañado proceso que intentó inhabilitar a Lula  políticamente. Como resume Silvio Schachter, “El maridaje histórico de los empresarios con la política y los políticos, se materializa en los conocidos y crónicos casos de corrupción propios del sistema, pero para el PT  formó parte de una estrategia premeditada. En Brasil, la conciliación y alianza con los grupos económicos hegemónicos fue la fórmula mágica del PT para avanzar en el proyecto neo-desarrollista, conciliar el capital y el trabajo, al mismo tiempo que se garantizaba la gobernabilidad sin afectar las causas de la desigualdad, los privilegios de la élite, ni modificar ninguno de los pilares sobre los que se estructuran las relaciones sociales  de dominación” (“Bolsonario, la dictacracia y el suicidio populista” https://herramienta.com.ar/articulo.php?id=2932).

5


A pesar de la crisis capitalista de 2008 y la baja del precio de las exportaciones,  el inmediato gobierno del PT presidido por Dilma Roussef presentó crecimientos del PIB superiores al 7% anual, acumuló superávits fiscales, redujo el desempleo y para 2012 mostró índices de aprobación popular de más del 60%. En general, los gobiernos del PT aumentaron en 54% el salario mínimo, disminuyeron el índice de GINI de  desigualdad a 0,522,  redujeron el desempleo a 4,5% y sacaron a unos 50 millones de la pobreza. Sin embargo, postergó  Dilma las iniciativas contra el latifundio y las oligarquías económicas, y cayó asimismo en la trampa neoliberal recesiva de las altas tasas de interés para contener una inflación que para el momento era sumamente moderada. Como añade Theotonio dos Santos: “Nadie imaginaba que, en lugar de continuar con la política aprobada por la abrumadora mayoría de la población, el segundo gobierno de nuestra compañera de muchas luchas adoptaría la política económica de la oposición brasileña. Y, según añade Schachter: “En ese camino el PT decide abandonar su prédica socialista, los proyectos de transformación social radicales, moderar su discurso y ser un partido de la conciliación, del pacto social que garantizaría el orden institucional frente a un momento en que la desigualdad social amenazaba con quebrarlo”.

6

Igualmente grave,  los dos gobiernos del PT habrían sido capturados progresivamente por “o mecanismo”, vale decir, por la práctica brasileña de la corrupción. Como señala Esteban Valenti  En estos 13 años “O mecanismo” fue ganando partes enteras del PT, comenzando por con el Mensalao y de allí en adelante. Nadie puede creer y defender con seriedad que estando 13 años en el gobierno, el PT no sabía de esos esquemas, no conocía que los 13 mayores contratistas del país hacían ganancias exorbitantes con los sobreprecios de las obras públicas (Petrobras, Juegos Olímpicos, Mundial de Fútbol y todas las enormes obras de infraestructura). Que alguien se atreva a negarlo con un mínimo de seriedad” (Other News, 16/4/2018). Estratégicas “revelaciones” de escándalos como el de Odebrecht o Lava Jato arrojaron dudas sobre el PT y sus dirigencias. Fuera o no cierta esta percepción, abrió  el camino para que  se procesara a Lula para evitar su reelección,  y que  en 2016 Dilma Roussef fuera depuesta por un  golpe de Estado judicial activado por su vicepresidente Temer, su oportunista “aliado” de la centroderecha, sin que una decisiva protesta social trabara el ascenso al poder de éste ni su aplicación del resto del paquete neoliberal.

7

En tal situación, cualquiera que pregonara principios éticos invocando los valores más tradicionales –religión, propiedad, familia, patriarcalismo, autoritarismo- podía convocar una especie de voto protesta. Así fue electo presidente el oscuro ex capitán  neopentecotalista Bolsonaro en un país donde el 64,6% de la población es católica, y protestante sólo 22,2%.  Pero es una minoría retrógrada que aplica los más modernos instrumentos del “marketing” ideológico con 20 televisoras, 40 radioemisoras, editoriales, disqueras y estrategias de boots, big data, fake news, empleo saturativo de redes sociales como whatsapp, adiestra grupos paramilitares como los “Gladiadores del Altar” y copió del PT los programas de distribución de alimentos subsidiados. Este mensaje alcanzó a casi la mitad del electorado. Advertencia para todos los países expuestos a la nociva mezcla de política y religión.  

8

A Lula corresponde responder con un nuevo mensaje, humanista, igualitario, socialista, pero sobre todo con actos que correspondan a él.  Progresismo que se duerme se lo lleva la corriente. 

TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO.


 

sábado, 29 de octubre de 2022

GUERRA MUNDIAL POR LA ENERGÍA FÓSIL

LUIS BRITTO GARCÍA

1

El intento de evitar que Alemania se convirtiera en la potencia hegemónica de Europa aprovechando los recursos del Asia fue el motor fundamental de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Ojala no sea el de la Tercera.

2

A partir de 1492, los Estados europeos que primero accedieron a la unificación nacional saquearon América y  el resto del planeta, creando vastos imperios coloniales. Alemania, Italia y Japón apenas se unificaron nacionalmente a fines del siglo XIX,  llegaron por tanto tarde al reparto del mundo y se les prohibió tomar   parte decisiva en él. Las tentativas de participar en la rebatiña fueron castigadas con vastas conflagraciones a las cuales se llamó mundiales. Estamos al borde de la repetición de un escenario parecido.

3

Centrémonos en el caso de Alemania,  que se unifica apenas en 1871 integrando  39 unidades políticas, entre ellas Sajonia, Baviera, Austria  y Prusia. Esta última barrió a las tropas francesas en una guerra que demostró su superioridad militar y promovió la integración de los pueblos germánicos en Imperio. Tal coalición no sólo dominaba en potencial bélico: sobrepasaba al resto de Europa en desarrollo científico, industrial, económico y en muchos aspectos en el cultural. Su poderío doblegó al de Francia, inspiró aprensión al de Inglaterra y desconfianza a Estados Unidos. Sólo le faltaba la expansión colonial a gran  escala en el Tercer Mundo para convertirse en  Imperio  hegemónico. Pero el planeta ya estaba repartido. Alemania apenas logró conquistar poco productivas colonias en Namibia, Camerún, Togolandia, Tanzania Oriental y Samoa.  Los germanos  encontraron su oportunidad en una estrecha alianza con la Turquía del Gran Imperio Otomano, que  dominaba prácticamente todo lo que ahora llamamos Oriente Medio, con ilimitados recursos humanos y energéticos. Esta coalición habría  dominado Europa. Ineluctablemente, contra ella se desató la Primera Guerra Mundial.

4

En dos décadas  se recuperó Alemania de la aplastante derrota de 1918, e inició otra carrera hacia la hegemonía europea que se convirtió en Segunda Guerra Mundial, cuyo objetivo  eran los recursos humanos de la Unión Soviética y el petróleo del Bakú. Al mismo tiempo, un bloqueo estadounidense de importación de hierro, carbón e hidrocarburos ponía al Japón en  camino de tomar parte en el conflicto. Los Aliados demoraron  hasta 1944 para intervenir en la Europa continental, dejando a los soviéticos casi íntegra la tarea de desbaratar la arremetida germánica, que llevó a la rendición incondicional  en 1945.

5

En medio siglo apenas superó Alemania la espantosa devastación de la derrota, se reunificó gracias a la disolución de la Unión Soviética, y se convirtió de nuevo en la más poderosa economía europea. Con  83 millones de habitantes, su PIB para 2020 es de 3.806 billones de dólares, la cuarta economía planetaria, dínamo económico dentro de la propia Unión Europea, centro de un grupo de países que comprende Austria, Bélgica, los Países Bajos, Suiza,  la República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría y Polonia. Sobre dicha entente señalan Wim Dierckxsens y Walter Formento que su PIB conjunto de 7,7 billones de dólares (del cual corresponde a Alemania el 49,3%) la convierte en tercera potencia económica del mundo. Parte de su auge se debe a las exportaciones a China, la cual ha devenido su principal socio comercial (https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=rm&ogbl#inbox/FMfcgzGqRGXcdnMlGtSjwLWRKkSvgcXq?projector=1&messagePartId=0.1). Europa podrá estar ocupada militarmente por la OTAN, en esencia financiada y dirigida por Estados Unidos, pero vive una vez más bajo la preponderancia económica de Alemania, que de nuevo se nutre de los ilimitados recursos del Asia, específicamente de Rusia y de China, para constituir una zona económica euroasiática de mutuo beneficio para todos. No es casual que de nuevo surja una conjura para deponer a Alemania.

6

La nueva hegemonía germánica, como todas las constituidas desde el pasado siglo, depende del suministro continuo de energía fósil, en este caso, del gas aportado por Rusia a través de los gasoductos Nordstream 1 y 2. Mediante ellos obtiene Alemania la energía que cimenta su preponderancia europea y sus prósperas relaciones comerciales con Rusia y China. ¿Será entonces casual que un sabotaje submarino con múltiples explosiones haya volado el 30 de septiembre las tuberías de ambos gasoductos?


7

Desde tiempos del Imperio Romano, principio fundamental para la investigación de todo crimen es preguntarse ¿Qui prodest? (¿A quién beneficia?). ¿A quién interesa que se extinga la fuente energética fundamental del grupo económico liderado por Alemania  y vinculado con Rusia y con China, dejando a Europa librada a las carísimas y escasas importaciones de gas licuado estadounidense y a las insuficientes del “Baltic Pipe” entre Noruega y Polonia? El desconfiado lector habrá supuesto que los  únicos ganadores de esta catástrofe son la Alianza Atlántica entre Estados Unidos y el Reino Unido y los planes globalistas del Grupo de Davos.

8

Privada de energía fósil accesible, Alemania y su entente económica languidecerán mientras sus economías colapsan y sus poblaciones se empobrecen. Lo mismo sucederá en definitiva con el resto de la Unión Europea, a la cual de nada  habrá valido su incondicionalidad hacia Estados Unidos y su brazo armado, la OTAN. Una vez más, un conflicto armado con amenazas de devenir mundial saca del juego de las potencias decisivas a Alemania vetándole su conexión con Asia, pero también a la misma Unión Europea, sacrificada a las luchas hegemónicas de la potencia que la ocupa militarmente. El Viejo Continente acabó siendo sólo  un cartucho a ser quemado en la insensata Cruzada de Estados Unidos  por la inalcanzable destrucción de Rusia como preámbulo de la imposible aniquilación de China.

9

Bien lejos estamos de las risueñas especulaciones de la Cumbre de Glasgow sobre “cero emisiones de CO2” para 2050. Mientras tanto, la OPEP se alinea con Rusia y, en lugar de aumentar su producción para aliviar la situación de Estados Unidos y la Europa de la OTAN, decide disminuirla en dos millones de barriles por día hasta 2023. El mundo no sólo se sigue moviendo con hidrocarburos: está a punto de suicidarse en otro conflicto mundial por ellos. Advertencia para quienes poseemos la mayor reserva de energía fósil del mundo, en la Zona de Paz de América Latina y el Caribe.


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO.

 CONSULTE TAMBIÉN:

VEA EN YOUTUBE:
12 oct. 2009 — Discurso a Europa del Cacique Guaicaipuro Cuatemoc 

LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS (Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX)

https://m.youtube.com/watch?v=cU2GmdHF06s 

DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García 

CHÁVEZ COMANDANTE ARAÑERO: GUIÓN CINEMATOGRÁFICO

CHÁVEZ NO SE VA: GUIÓN CINEMATOGRÁFICO

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Abrapalabra:



http://bibliotecayacucho.ml/libro/abrapalabra/

Rajatabla:

https://mariainescarvajal.files.wordpress.com/2011/03/rajatabla.pdf 

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve

http://www.corneta.org/No_14/corneta_dictadura_mediatica_

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/ElImperioContracultural.pdf

http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:www.minci.gob.ve

Socialismo del Tercer Milenio: tercer-milenio.pdf

https://web.archive.org/web/20130509143451/http://www.
 
monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf

La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

http://blog.chavez.org.ve/temas/libros/pensamiento-libertador/

La máscara del Poder:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_mascara_del_poderbrittoco.pdf

La lengua de la Demagogia:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_lengua_de_la_demagogiabrit.pdf