sábado, 18 de septiembre de 2021

HUBIERA PREFERIDO OTRA MUERTE

 

Luis Britto García



1

A comienzos de 1988, el Comando de Campaña del candidato de Acción Democrática, Carlos Andrés Pérez, se entrega a una delicada tarea: disfrazar un Paquete del Fondo Monetario Internacional con  lenguaje
revolucionario o seudo revolucionario. Para el momento, lleva el partido 23 años ejerciendo el poder y el país padeciendo tres décadas de bipartidismo. Los resultados  no son sobresalientes. Según confiesan quienes redactan el programa  Acción de Gobierno para una Venezuela Moderna, persiste
un “insuficiente y distorsionado aparato productivo no petrolero”, el cual “no tiene la capacidad de abastecer convenientemente el mercado interno”, ni “tampoco genera una estructura equitativa de empleo e ingresos”. Asimismo, “la prestación de los servicios escolares y asistenciales, si bien llegan a todos los venezolanos, carecen de calidad”. Pero no es cierto que sean atendidos todos los que los necesitan. La “desnutrición infantil puede llegar a ser una amenaza para el futuro de Venezuela”, existe un “deterioro de la clase media”, un “sensible retroceso en sus condiciones de vida”, mientras que “los más débiles se deslizan insensiblemente hacia la economía de subsistencia de la pobreza y los problemas sociales se han agravado en los últimos tiempos”.

2

Esta situación tiene causas precisas. Cuando Carlos Andrés Pérez asume su primera presidencia en 1974, a raíz de la Guerra del Golfo los precios del petróleo suben y por tal causa se cuadruplica el ingreso público venezolano. En lugar de ingresar esas sumas al Tesoro Público de acuerdo con la Constitución y las leyes del momento, el Inquieto Muchacho de Rubio inventó guardarlas en un “Fondo de Inversiones de Venezuela”, bajo su administración discrecional y secreta. Advertí que ello se podría traducir en gastos dispendiosos y no justificados. Oportunas dádivas y eficaces presiones lograron que el Poder Legislativo lo consintiera. Con esos multimillonarios aportes se ha  podido resolver gran parte de los problemas de Venezuela. En lugar de eso, desaparecieron en el pozo sin fondo de la creación de una nueva burguesía parasitaria del Tesoro Público, “los Doce Apóstoles”, tan rapaz que antes de una década, el Presidente Luis Herrera Campins declaró en el llamado Viernes Negro de  1983 la quiebra del Tesoro Público y el fin de la paridad de 4,30 del bolívar con el dólar. El Fondo de Inversiones, almacén secreto y discrecional de la riqueza petrolera, quedó reducido a subastador de las empresas públicas en un baratillo de precios miserables. Así se llegó a “la economía de subsistencia de la pobreza y los problemas sociales” que en 1988 describe el programa de Carlos Andrés Pérez.

3

Son deficiencias cuya solución requeriría acción conjunta revolucionaria de pueblo y de gobierno. En lugar de ello, se espera que las solucionen los capitalistas  y  la finanza internacional que en  parte las causaron, y para ello se les entregan plenos poderes. Es píldora intragable, que hay que dorar.   Cada vez que una medida tiene carácter desagradable, el Programa de Acción la disfraza con un eufemismo. Para anunciar el alza de tasas de interés, dice que las “flexibilizará”. Eliminar subsidios y transferencias de interés social es “sincerarlos”. La misma expresión se usa para incrementar precios y tarifas. La supresión de medidas proteccionistas es “liberación”. La eliminación de aranceles para importaciones es “racionalización”. Cobrar impuesto de plusvalía a los usuarios por las obras que han sido realizadas con el dinero que pagaron por impuestos es  “compartir responsabilidades”.

4

Más lúgubre es el enmascaramiento de  expresiones que ofrecen la rebatiña de  empresas públicas y de la riqueza petrolera al capital extranjero: “Apertura al mercado de capitales de empresas estadales mediante mecanismos compatibles con la diversificación y el fortalecimiento patrimonial”. “El desarrollo de la industria petrolera interna, invitando incluso a la participación de la inversión extranjera que garantice el acceso a los mercados internacionales”. “La política de financiamiento externo la orientaremos a obtener transferencias netas positivas desde el exterior”, es decir, a contraer nuevas deudas. Con razón el entonces presidente de la accióndemocratista Confederación de Trabajadores de Venezuela, Juan José Delpino, se quejaba de que, al cabo de casi tres décadas, “los empresarios tienen una voz que se oye más en Miraflores que la nuestra”.

5

En Acción de Gobierno  los ofrecimientos a las clases dominantes contradicen las promesas a las clases dominadas. ¿Cómo frenar la desnutrición, si al mismo tiempo se eliminan subsidios, se alzan  precios y suben  intereses? ¿Cómo mejorar el nivel de vida, si se incrementan precios y tarifas? Asimismo, los ofrecimientos al capital internacional contradicen las promesas a la burguesía nacional. El pago de la deuda requiere negar el subsidio en dólares preferenciales del cual vive  el capital nacional; la eliminación de aranceles supone dejarlo indefenso ante la competencia extranjera. El Estado populista promete dádivas, cuando ya sólo reparte sacrificios.

6

Desde luego, el programa Acción de Gobierno… tiene difusión mínima, y sus conclusiones no se mencionan en la campaña electoral, dominada por un slogan personalista: “El Gocho para el 88”. Carlos Andrés Pérez se presenta como un candidato por encima de toda controversia, negándose a discutir con el competidor socialcristiano el tema del diferendo sobre el Golfo de Venezuela. Así, en la cuña en donde aparece con el traje claro acciondemocratista: “No he querido perder tiempo en polémicas inútiles ni en responder agresiones de mis adversarios. Me dediqué a plantear lo que el país quiere, lo que el país busca en estos momentos en que nos estamos jugando el futuro: el tema del costo de la vida, el problema de la deuda pública, el de la inseguridad personal, del desempleo, de la pobreza crítica: esos son los temas fundamentales sobre los cuales yo me he comprometido con todos los venezolanos, y vamos a cumplir porque voy a contar con ustedes”. (Letrero: Carlos Andrés Pérez, el Presidente). En otra cuña, es bañado por un diluvio de papel dorado similar al de monedas de oro que consagraba a los antiguos zares. Otra cuña mostraba las manos del líder accióndemocratista saludando; y luego, primeros planos de manos de trabajadores que exprimían leche de una ubre (sustituto criollo del cuerno de la abundancia), acompañada del jingle: “Esas manos que ves son de Carlos Andrés”. La sugerencia era obvia: por alguna alquimia milagrosa, el proceso de producción de bienes parecía realizado enteramente por el candidato. Incluso el ordeñado de la munífica y maternal ubre. El último trimestre del año, el jingle “Ya Carlos Andrés ganó” apareció con  imágenes que presentaban un conjunto de gaitas, hombres y mujeres que agitaban pompones y banderolas blancas; tres actores caracterizados como reyes magos, con coronas y vestiduras doradas; un bosque de manos que alzaba banderolas blancas;  un prestidigitador que sacaba una paloma blanca de la nada;  un primer plano de manos sellando las dos tarjetas blancas. La asociación era evidente: Carlos Andrés equivalía a jolgorio perenne, espectáculo, personajes mágicos que traen regalos, magos que sacan cosas de la nada. Este maquillaje facilita que el Candidato sea elegido, y proclamado en rumbosa ceremonia en el Teatro Teresa Carreño, que el pueblo apoda zumbonamente como “la Coronación”.

7

Una cosa es maquillar Paquetes Neoliberales  con eufemismos y otra aplicarlos. A la Coronación sigue la firma de una Carta de Intención con el Fondo Monetario Internacional, y a ésta la desaparición de bienes de primera necesidad en los comercios, que los acaparan para venderlos luego a precios “liberados”. Al alza de la gasolina y de pasajes de transportes sigue la sublevación popular del Caracazo del 27 de febrero de 1989, reprimida al costo de miles de vidas, y a ésta la rebelión  militar del 4 de febrero de  2002.

8

Para las clases dominantes Carlos Andrés Pérez ya no es el Mesías que maneja a las masas maquillando programas neoliberales.  El Fiscal Ramón Escobar Salom acusa al Presidente por malversación de fondos; el Tribunal Supremo de Justicia lo considera procedente: el Inquieto Muchacho de Rubio va a parar de Miraflores al retén de Los Teques y es expulsado de su partido Acción Democrática, el cual nunca vuelve a ganar una elección. “Hubiera preferido otra muerte”, murmura cuando le anuncian su condena. Pero él mismo ha firmado su sentencia, al esconder la riqueza de todos en Fondos secretos para dilapidarla creando nuevas burguesías saqueadoras, al entregar la soberanía de Venezuela al capital extranjero  suscribiendo el Paquete del Fondo Monetario Internacional. Paz a sus restos, y horror a  su ejemplo.

 

 TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO

sábado, 11 de septiembre de 2021

BOLÍVAR CONTRA LOS CASINOS

 

 

1

Se nos disculpará que recapitulemos  la Historia cuando en algunos aspectos pareciera que no hemos aprendido de ella. La muerte de su esposa María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza reduce a Simón Bolívar a una depresión que intenta disipar llevando una vida  dispendiosa en Europa por un período breve. Durante él incurre en los excesos que pueden esperarse de un mozo en plena juventud. Gastos pródigos, bailes desenfrenados, aventuras galantes. En París, en 1804, escribe  a su prima Fanny du Villars  que, al encontrarse en Viena con su maestro  Simón Rodríguez, éste “no cesa de vituperar los gastos que él llama necedades frívolas”. En ningún documento consta que frecuentar garitos fuera uno de sus placeres. ¿Qué hubiera ocurrido si en lugar de jurar en el Monte Aventino la libertad de América, dedica su vida a dilapidar su fortuna en  las casas de juego que anunciaban la decadencia de Europa?

2

Lima, 1826. El que fuera mozo atolondrado es ahora Libertador. En carta fechada 9 de mayo de 1826, reprime a su sobrino Anacleto Clemente: "Cansado ya de oír las quejas de tu madre y de tu familia, voy a hablarte por la última vez aprovechando la ocasión de mi edecán O'Leary que te llevará esta carta: te dirá de viva voz cuan disgustado estoy por tu mala conducta y te intimará la orden de que inmediatamente te vayas para Venezuela a estar al lado de tu familia, si no a cuidarla, al menos a no desacreditarla como lo has estado haciendo en Bogotá. Te lo digo por la última vez, Anacleto: si no te vas inmediatamente de Bogotá, si no abandonas ese maldito vicio del juego, te desheredo para siempre; te abandono a ti mismo. Es una vergüenza para ti y para tu familia ver la infame conducta que has tenido en Bogotá, librando contra tu pobre madre sumas que no las gasta un potentado, abandonando tu mujer, y, para hacer lo que faltaba, desacreditando al vicepresidente; faltando de este modo a tu patria, a tu honor, a tu familia y tu sangre ¿Es éste el pago que das al cuidado que tuve de llevarte a Europa para que te educases; el que ha tenido tu madre para hacerte hombre de bien, y en fin, es éste el modo que correspondes a los beneficios que te he hecho? ¿No te da vergüenza ver que unos pobres llaneros sin educación, sin medios de obtenerla, que no han tenido más escuela que la de una guerrilla, se han hecho caballeros; se han convertido en hombres de bien; han aprendido a respetarse a sí mismos tan sólo por respetarme a mí? ¿No te da vergüenza, repito, considerar que siendo tú mi sobrino, que teniendo por madre a la mujer de la más rígida moral, seas inferior a tanto pobre guerrillero que no tiene más familia que la patria?"

3

Boyta, noviembre de 1826. En marcha hacia Venezuela para desbaratar la tentativa secesionista de Páez, pernocta en la hacienda de Boyta. Quizá para aliviar el tedio de la marcha, Bolívar, a quien no se le conocían vicios, juega a los naipes con el vicepresidente Francisco de Paula Santander y los señores Montoya y Arrubla. Su fiel edecán Daniel Florencio O´Leary narra que la suerte favoreció al Libertador, por lo que éste exclamó “Si así continúo, seré dueño del empréstito”. Santander, que adelantaba un negociado con Arrubla y Montoya para enriquecerse con la desmesurada deuda que contrataba la República, se sintió mortalmente ofendido. Así empieza la disensión que llevará a Bolívar a comunicarle el 16 de marzo: “No me escriba más, porque no quiero responderle ni darle el título de amigo”, y que impulsará a Santander al intento de magnicidio  del 25 de septiembre de 1828.

4

Bogotá, septiembre de 1827. Como Presidente, el 29 de ese mes el Libertador sanciona decreto que considera vagos y somete a presidio a quienes se dedican a juegos prohibidos conjuntamente con los dueños de casas de juegos, y autoriza el allanamiento de tales antros para verificar la comisión del delito, a fin de prevenir la desmoralización de las costumbres y la ruina de los ciudadanos.

5

Bucaramanga, mayo de 1828. Acuartelado en Bucaramanga, conversa con Perú La Croix, quien consigna que Bolívar atribuye la depravación moral que hay en el país a la mala educación, a la falta de luces y a la pasión del juego, que estaba generalizada en la Gran Colombia. Testimonia Lacroix que el Libertador “en ninguna parte había visto la pasión del juego más generalmente dominante y más fuerte que en Colombia”.

6

El juego de azar es para Bolívar, en sus propias palabras, mala conducta, maldito vicio, delito punible mediante  presidio, infame conducta que lleva a faltar a la patria, al honor, a la familia, a la sangre, arruinándolas y desacreditándolas. Humillación, repudio, sonrojo y profunda vergüenza hubiera causado al Libertador adivinar que la Patria que juró emancipar en el Aventino iba a terminar cundida de timbas, maquinitas, garitos y casinos, regentados por tahúres, fulleros y legitimadores de capitales, sentimientos que indudablemente compartimos todos los venezolanos dignos de serlo.

7

Justificado es que honremos la memoria del Padre de la Patria. Coherente sería que respetáramos su obra e ideas. A dos centurias de recibir de él la Independencia, Venezuela padece una infección de garitos donde, según publicaciones colombianas, lavan sus fondos mal habidos los paramilitares. En la década pasada había más casinos que universidades nacionales. Una denodada campaña de Jorge Rodríguez les puso coto. Fallecido el Comandante Chávez y dedicado  Jorge a otros cometidos trascendentes, los garitos repuntan como nueva pandemia moral. Me reporta el amigo Jesús Borges Jiménez que aparecen, entre otros muchos, en Caracas en el Hotel Dubai, el Waldorf, el Tamanaco, el Humbold y Conami. En Miranda brotan en La Cascada, Macaracuay, la Urbina, Coliseo, Buenaventura. En Aragua, en el Platinum y el Bellagio. En Lara, en Lidotel, Platinum, Ballagio. En Zulia, en Maruma, Del Sur, Inter, Pipo. En Falcón, Baywatch, Tucacas. En Barinas, Center Llanos. En Bolívar, Roraima, Casino Guayana.  Ello a pesar de que la apertura de una casa de juego es delito sancionado por el Código Penal vigente. No sé si la esperanza de que se legitimen algunos capitales justificará que se tolere la plaga, “faltando de este modo a tu patria, a tu honor, a tu familia y tu sangre”.

 

TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO.

 

 


sábado, 4 de septiembre de 2021

BOLÍVAR Y LOS ECONOMISTAS LIBERALES

 



Un recuerdo mío

El 15 de febrero de 1828 el Libertador contesta desde Bogotá al coronel Tomás Mosquera comunicación donde éste informa que han aparecido en Guayaquil sus libros, y con proverbial generosidad,  expresa que “mi espada de campaña que tiene Ud. allá fue la que tuve en el Perú: consérvela Ud. igualmente que el servicio y los libros como un recuerdo mío”. La lista, de varios centenares de volúmenes,  comprende La Richesse des Nations. 

 

El monopolio del gran comercio

Ésta  debe ser una traducción francesa de La riqueza de las naciones, de Adam Smith, inapreciable fuente de meditación. Bolívar ha de haber repasado su Libro IV, el cual comprende un extenso capítulo VII sobre “Las colonias”, donde se sienta que “Cada país ha acaparado por completo para sí mismo los inconvenientes que se derivan de la posesión de sus colonias. Las ventajas que se derivan de su comercio se ha visto obligado a repartirlas con otros muchos países. Sin duda que el monopolio del gran comercio de América parece, naturalmente, a primera vista, una adquisición del más alto valor. En medio de la confusa arrebatiña de la política y de la guerra, ese monopolio se presenta, naturalmente, a la mirada cegata de la alocada ambición como un objeto deslumbrante por el que hay que luchar. Sin embargo, la magnificencia enceguedora del objeto, la grandeza inmensa del comercio, es la condición misma que hace perjudicial su monopolio, o que hace que un empleo, por su misma naturaleza menos ventajoso para el país que la mayor parte de los empleos del capital, absorba una porción mucho mayor de éste que la que de otro modo habría absorbido” (Smith, 1961: La Riqueza de las Naciones,  548-549). Bolívar justamente combate ese monopolio dañino para ambas partes,  que el imperio español intenta sostener con sus últimas fuerzas.

 

El mal y la ignorancia

Llama la atención que en esta dispersa muestra de las lecturas de Bolívar no figuren obras de Jeremías Bentham, autor utilitarista que muestra por el Libertador un pasajero interés. El economista le escribe ofreciéndole acoger becarios en su escuela de Hazelwood y enviándole algunas de sus obras. Desde Caracas el Libertador le contesta con dos cartas el 15 de enero de 1827. En la primera le manifiesta: “Espero con ansia que la bondad de Ud. se sirva dirigirme nuevamente las obras de legislación civil y judicial, juntamente con las de educación nacional, para estudiar en ellas el método de hacer bien y aprender la verdad, únicas ventajas que la Providencia nos ha concedido en la tierra, y que Ud. ha desenvuelto maravillosamente prodigando con profusión sus goces a los individuos de nuestra desgraciada especie, que largo tiempo sufrirán todavía el mal y la ignorancia”.

Catecismo de economía.    

    La segunda misiva expresa: “Tuve la honra de recibir en Lima el catecismo de economía que la bondad de Ud. se sirvió dirigirme con la carta más lisonjera para mí; porque es de Ud., cuya autoridad y saber he considerado siempre con profunda veneración. Luego que eché la vista sobre esta obra elemental me pareció de un mérito exquisito y digno de ponerse en las manos del pueblo para su instrucción, y, en consecuencia, ordené que se publicase en español” (Lecuna, 1947, Simón Bolívar. Obras completas. T.II: 530-531).

 

      El dolor y el placer   

A los hombres de poder no les faltan generosos filósofos dispuestos a dirigirlos. Quizá los asomos de pensamiento materialista que por momentos manifiesta Bolívar encuentran alguna afinidad con el comienzo del Fragment on government, publicado en 1776, donde sostiene el inglés que “La naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el dominio de dos amos soberanos, el dolor y el placer. A ellos sólo toca señalar lo que debemos hacer, así como determinar lo que haremos. Por una parte, la norma del bien y del mal y, por otra, la cadena de causas y efectos están atadas a su trono” (Sabine, 1966: Historia de la teoría Política: 494). Es norma que también aceptaría un autor poco divulgado para la época pero mucho más entretenido: François Donatien, marqués de Sade, quien fue encarcelado por expresar tales ideas.

 

Entes ficticios   

Posiblemente Bolívar ha hojeado distraídamente la continuación de la obra, donde Bentham afirma que “han sido lamentables la confusión y la oscuridad producidas al tomar los nombres de entes ficticios como si se tratara de entes reales”. Las personas jurídicas, tales como la República, serían meras ficciones, y las ficciones “nunca se han empleado sino para justificar algo injustificable”. Ficciones serían términos tales como derechos, propiedad, sociedad, bienestar general. Los actos de esas ficciones llamadas personas colectivas, como el Estado o la sociedad, no son más que “la suma de los intereses de los diversos miembros que lo componen” (Sabine, 1966: 495-486).

 

Defensa de la usura

En otro luminoso “catecismo de economía”, Defensa de la usura, proclama Bentham que “el Estado no tiene como función aumentar la riqueza o crear capitales, sino afirmar la seguridad en la posesión de la riqueza, una vez adquirida. El Estado tiene una función judicial que cumplir, pero su función económica debe ser reducida al mínimo” (Touchard, Historia de las Ideas Políticas 1972: 324). Es exactamente lo contrario de lo que ejecuta Bolívar con sus masivas confiscaciones de bienes pertenecientes a la Corona o a los realistas, su asignación de la propiedad del subsuelo a la República, sus medidas proteccionistas de las aguas, de los bosques, de las especies animales y vegetales, del trazado de caminos, de la agricultura, de la inmigración.

 

  Atentado septembrino

Hacia 1828, la idea de que el propio placer ha de preponderar sobre ficciones tales como la Patria o la República, y de que éstas sólo sirven para asegurar la propiedad, hacen furor en un grupo de neogranadinos pro estadounidenses dirigidos por Francisco de Paula Santander, que el 25 de septiembre intenta asesinar al Libertador en Bogotá. Esta brillante puesta en práctica de sus ideas desacredita las doctrinas de Bentham, cuyos libros son retirados de los institutos de enseñanza, y de la biblioteca de Bolívar, si en ella estuvieron alguna vez.

Bolívar vive, y desde entonces no cesa la conjura de economistas neoliberales para intentar de nuevo asesinarlo.


TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO


CONSULTE TAMBIÉN:

 http://luisbrittogarcia.blogspot.comhttps://www.instagram.com/abrittom/?hl=es-lahttps://brittoandrea.blogspot.com/VEA EN YOUTUBE:LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOSCómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el

https://m.youtube.com/watch?v=cU2GmdHF06s 

DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García

 

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Abrapalabra:

 

 

http://bibliotecayacucho.ml/libro/abrapalabra/

Rajatabla:

https://mariainescarvajal.files.wordpress.com/2011/03/rajatabla.pdf 

Dictadura Mediática en Venezuela:

www.minci.gob.ve

http://www.corneta.org/No_14/corneta_dictadura_mediatica_

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/ElImperioContracultural.pdf

http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:

www.minci.gob.ve

Socialismo del Tercer Milenio:

tercer-milenio.pdf

https://web.archive.org/web/20130509143451/http://www.
 
monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf

La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

http://blog.chavez.org.ve/temas/libros/pensamiento-libertador/

La máscara del Poder:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_mascara_del_poderbrittoco.pdf

La lengua de la Demagogia:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_lengua_de_la_demagogiabrit.pdf

La paz con Colombia:

http://www.urru.org/videosbolibananos/Textos/2008/LaPazEnColombia_

 

 










martes, 31 de agosto de 2021

TUMBA DE IMPERIOS

  Luis Britto García


1

Talibán,  estudiante de una escuela musulmana religiosa. Estudiemos lo que en Afganistán sucede y aprendamos de sus lecciones.

2

Afganistán está situado  entre fronteras calientes con potencias políticamente distanciadas y a veces antagónicas: Irán, Turkmenistán,  China, Pakistán, Tadjikistán y Uzbekistan. Las dos últimas formaron parte de la Unión Soviética. En su peligrosa vecindad están Arabia Saudita, influida por Estados Unidos, e Irak, destruido por ellos. Lo que en el país afgano sucede repercute en sus vecinos, pero es a veces repercusión de lo que entre ellos ocurre. Pobre Afganistán, tan lejos de Estados Unidos pero tan cerca de los títeres de estos.

3

Encrucijada de  caminos del Asia, Afganistán lo es también de sus étnias. La predominante es la Pashtun, cuyo idioma es hablado por la mitad de la población. Tadjikios, turcos  y uzbekos usan el lenguaje de sus países vecinos; hazaras y urdus tienen lenguas propias. 78% utiliza  el dani, vehículo de intercomunicación entre tantas lenguas distintas. De una población cercana a 30 millones de habitantes, el 71,4% es rural y el 4,7% nómada. El campo es dominado por intrincada trama de poderes de los Señores de la Guerra, jefes tribales y terratenientes. El vínculo preponderante en este abigarrado mosaico es la religión islámica, que profesa el 99,7%, del cual 90% son sunitas. Donde la religión es política, la política es una religión.

4

En la guerra, decía Voltaire, de lo que se trata ante todo es del robo. Las tres grandes industrias mundiales son el petróleo, el narcotráfico y el armamentismo. Afganistán es presa favorita de las tres. El United States Geological Survey de 2006 estimó que alberga reservas de 2.9 billones de barriles de crudo y 440 billones de metros cúbicos de gas natural. Aparte de ello, posee yacimientos de oro, carbón, hierro, cobre  y litio. Si tienes riquezas, prepárate a ser invadido. Los recursos propios siempre atraen dueños ajenos.

5

Estima el Fondo Monetario Internacional que el lavado de dinero ocupa del 2 al 5% del Producto Interno Bruto Mundial, y que de esa proporción entre 590 billones y 1.5 trillones de dólares están vinculados al narcotráfico y son manejados por Bancos estadounidenses o británicos. Históricamente, Afganistan producía el 71% de la heroína del mundo, de la cual se surtía  el 60% del consumo de dicha droga en Estados Unidos. No es casual la presencia de  tropas yanquis  en los dos mayores productores de droga del mundo, Afganistán  y Colombia. Si el gobierno no domina a la droga, la droga domina al gobierno.





6

Para perpetuar esta cadena de complicidades era indispensable que Afganistán siguiera cultivando amapola y refinándola en centenares de laboratorios en la frontera con Pakistán. Pero en 1978 toma el poder el socialista Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA), libera 8.000 presos políticos, anula las deudas usurarias con sus terratenientes de  once millones de campesinos,  impone una reforma agraria que distribuye tierras a 250.000 de ellos, legaliza los sindicatos, establece un salario mínimo, separa el Estado de la religión, abre para las mujeres la educación y la participación política, expulsa del partido a los polígamos  y prohíbe el cultivo de la amapola. Hacer el bien es más peligroso que dejar hacer el mal. Adoptar medidas populares que puedan consolidar un gobierno es calificar para ser invadido.

7

A tal crimen, tal castigo. En julio de 1979 el Presidente Carter emite una directiva secreta de ayuda de la CIA a los opositores del gobierno socialista. Es operación que,  como el caso Irán-Contras, financia contrarrevolución con narcotráfico. Departamento de Estado y  agencias de seguridad comienzan la recluta y financiamiento   de mercenarios por todo el mundo islámico. Si no tienes oposición armada, puedes alquilarla, como se hizo después en Venezuela con los paramilitares de Daktari, de Silvercorp y los de Apure. Según confesó posteriormente su asesor en política internacional  Zbigniew Brzezinski, con ello “teníamos la oportunidad de darle a la URSS su guerra de Vietnam”, ya que “conscientemente incrementamos la posibilidad de que intervinieran”. Los soviéticos en efecto envían asesores y efectivos alegando, fundadamente, que contrarrestan una intervención estadounidense. Lo cual, según Brzezinski, conduce a que “por diez años, Moscú deba mantener una guerra insoportable, que llevó finalmente a la desmoralización y la ruptura del imperio soviético”. No se imagina que está creando un monstruo que tendrá los mismos efectos contra el imperio de Estados Unidos. Durante esa década, éste y su aliada Arabia Saudita dilapidan  más de 40 billones de dólares en reclutar y entrenar cien mil mercenarios extranjeros, pertrechados con 2.000 Fim-Stinger, cohetes que buscan automáticamente el blanco de helicópteros, aviones y tanques. Durante nueve años, la invasión causa la muerte de entre medio millón y dos millones de afganos, y desplaza otros seis millones. 





8

Gorvachov retira el apoyo soviético en 1989; el gobierno socialista resistió por     solo hasta 1992, cuando los paramilitares muyahedines toman el poder, torturan y ejecutan al Presidente Muhammad Najibullah, dejan sin efecto  las reformas progresistas, imponen la sharia, conjunto de prácticas fundadas en textos religiosos,   queman libros, dinamitan milenarias esculturas budistas. La destrucción del socialismo no es la paz: es el inicio de una nueva guerra civil entre  facciones fundamentalistas,  Señores de la Guerra,  jefes tribales y  diversos grupos étnicos y religiosos. Esta pesadilla es celebrada por la industria cultural estadounidense en la película Rambo III, dedicada explícitamente a los talibanes, a quienes califica como “luchadores por la libertad”. Las autoridades  restablecen el lucrativo cultivo de la amapola. La religión es el opio de los pueblos, el opio  la religión de los fundamentalistas.





9

Los talibanes, la facción de los muhayedines  dominante desde 1995, recibe una oferta  de George Bush y de Cheney,  para instalar en el territorio un estratégico oleoducto que debía ser trazado “sobre una alfombra de oro, o de bombas”. Los talibanes la rechazan. Al poco tiempo, son acusados sin pruebas del sospechoso atentado contra las Torres Gemelas de 2001, a pesar de que los supuestos secuestradores  suicidas  de los aviones no son afganos, sino sauditas, y de que la familia Bin Laden es socia de negocios de Bush.  A la hora de invadir países, cualquier excusa es buena. A falta de oro, durante veinte años diluvian bombas. En ese lapso, Estados Unidos dilapida en Afganistán unos 4 billones de dólares al año -74 billones en total. ¿Qué sentido tiene este disparate? Señala Pepe Escobar que la derrota en Afganistán fue un holocausto para el devastado pueblo afgano y el contribuyente estadounidense, pero un triunfal negocio para el complejo MICIMATT (Military-Industrial-Counter-Intelligence-Media-Academia-Think-Tank). Según afirmó Julian Assange: “El objetivo es usar Afganistán para lavar dinero fuera de las bases tributarias de Estados Unidos y Europa a través de Afganistán  de nuevo a las manos de una elite trasnacional de seguridad. El objetivo es una guerra interminable, no una guerra exitosa”. La guerra es buen negocio: invierta su hegemonía.

10

La derrota  estadounidense se explica por el enorme rechazo popular. Los invasores nada aportan al país: tienen lengua, costumbres y creencias distintas y no respetan las locales; su único argumento es la fuerza bruta: bombardean, destruyen, torturan, asesinan y encierran en campos de concentración a supuestos resistentes, imponen un gobierno títere y se rodean de una elite colaboracionista corrupta. Prácticamente todos los que no forman parte de ella están contra la injerencia, y los talibanes se muestran como la más organizada de las fuerzas que se le oponen.  Así serán de atroces los invasores estadounidenses, que los talibanes parecen un mal menor. Éstos van ocupando sigilosamente  campos, aldeas y ciudades de la periferia, y cuando Biden anuncia la retirada, toman sin resistencia Kabul. Una sola cosa pueden enseñarnos los objetables talibanes: la tumba de los Imperios se cava con sentimiento nacional y  resistencia cultural.

 



TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO