lunes, 2 de julio de 2018

domingo, 1 de julio de 2018

¿TRESCIENTOS AÑOS DE CALMA NO BASTAN?


Luis Britto García

Ningún sentido tiene recapitular  hechos si no se aprende de ellos. En toda Venezuela se afanan cada año las comisiones protocolares para celebrar el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811. Sabemos que en la primera fecha se destituye al capitán general del gobierno de España –quien había sido nombrado por el invasor francés José Bonaparte- con la excusa socarrona de conservar los derechos del rey Fernando VII. No hay que descalificar la estratagema: por lo general toda Revolución comienza como un intento de reforma moderada que es brutalmente atropellado por el poder. Para nuestras independencias aprovechamos un juego de poder planetario que se libra desde el Descubrimiento: cada vez que una potencia va en camino de la hegemonía en Europa y por consiguiente en el mundo, Inglaterra se alía con las demás para impedírselo. Así  desbarata las emergentes hegemonías de España, de Holanda y de Francia. Para inhabilitar las flotas de su rival, Napoleón declara un bloqueo de los puertos europeos. Portugal, cuyo comercio está literalmente en manos de los ingleses, se niega a unirse a él. Con la excusa de cerrar los puertos lusitanos, Francia invade la península ibérica. Cuando pelean los imperios, hay oportunidad para las revoluciones. La indefinición no es eterna. Nacemos dos veces: cuando venimos al mundo, y cuando tomamos el control de nuestra vida. Pasan quince meses desde el desconocimiento del capitán general Emparam. Llega la hora de la verdad.


Libre comercio y exención de impuestos
¿Qué hace la Junta Suprema instalada el 19 de abril de 1810  durante este interregno? En lo político, trata de consolidar la unidad entre las provincias, pero paradójicamente les reconoce autonomías federativas.    En lo económico dicta medidas que favorecen el anhelado  libre comercio: permite la libre importación de instrumentos para la producción agrícola, elimina los impuestos de exportación, y de  alcabala sobre bienes de primera necesidad y alimentos, pero no rompe vínculos con la metrópoli que traba ese libre comercio. . En lo social, exceptúa de impuestos a los indígenas e ilegaliza el tráfico de esclavos, pero no la esclavitud.

Diplomacia impetuosa
En lo internacional, la Junta envía misiones a Estados Unidos e Inglaterra. La última, integrada por Andrés Bello, López Méndez y Simón Bolívar, es financiada por el futuro Libertador. El 17 de julio de 1809  el impetuoso joven expone  ante sir Richard Wellesley, titular del Foreign Office, la posición de la Junta de Caracas de defensa de los derechos de Fernando VII, pero añade que para ello se ha de desconocer a las Cortes de Cádiz. El funcionario británico le señala que las instrucciones que la misión lleva no se extienden al desconocimiento de la Corona de España (Parra-Perez, 247). Y en efecto Inglaterra, principal interesado en la libertad de comercio con Iberoamérica, no puede en ese momento obrar abiertamente contra España, que es su aliada en el conflicto contra Napoleón.

Preparación de la Defensa
El fracaso de las misiones diplomáticas hace temer un conflicto armado. En lo estratégico, la Junta reorganiza el gobierno militar, que para noviembre de 1811 cuenta con 23.064 efectivos, pero la mayoría sin armas y dirigidos por una oficialidad clasista (Febres Cordero, 55). El 31 de diciembre de 1810 nombra teniente general de los Ejércitos de Venezuela a Francisco de Miranda, a quien Bolívar ha convencido de regresar desde Londres.

Representantes oligarcas
La Junta podría prolongar su cómoda indefinición. En lugar de eso, decide apelar a la misma voluntad popular que invocó el 19 de abril, para constituir un órgano que la exprese de manera más perfecta.  Entre octubre y noviembre de 1810 convoca a elecciones. Durante la Colonia funcionaron  instituciones con algunos visos representativos, como los cabildos, pero los cargos en ellos terminaron siendo comprados y ejercidos a perpetuidad por los blancos.  Según  principios ya republicanos, la Junta convoca a elegir  representantes para un Supremo Congreso de las Provincias Unidas de Venezuela, con un diputado por cada 20.000 electores. Pero sólo pueden elegir y ser elegidos en estos comicios los ciudadanos libres mayores de 25 años, varones y propietarios de inmuebles. Están excluidos pobres, indígenas, esclavos, pardos y mujeres. La suerte del país la decidirá una especie de club de propietarios. Pasan quince meses  sin que escojamos ni la  chicha monárquica ni la limonada patriota, sino todo lo contrario.  El plan es que todo siga igual, salvo la sujeción a España.  El resto de la población decidirá otra cosa.
  

Oponeros a toda otra dominación
Al encargarse, los flamantes elegidos se dirigen en procesión hasta la Catedral de Caracas, donde el arzobispo Coll y Prat les impetra:
“Juráis de Dios por los Santos Evangelios que vais a tocar, y prometéis a la patria conservar y defender sus derechos y los del señor Don Fernando VII sin la menor relación, o influxo con la Francia; independientes de toda forma de Gobierno de la Península de España; y sin otra representación que la que reside en el Congreso General de Venezuela: oponeros a toda otra dominación que pretenda extender soberanía en estos países, o impedir su absoluta y legítima independencia, cuando la Confederación de sus Provincias lo juzgue conveniente (…)”(Pino Iturrieta, 124).


Facultades para esta declaratoria
Los elegidos se reúnen desde el 2 de marzo de 1811  en Caracas para integrar el Supremo Congreso de las Provincias Unidas de Venezuela, con 3 diputados  por Barcelona, 9 por Barinas,  24 por Caracas,  4 por Cumaná, 1 por Margarita,  3 por Mérida y 1 por Trujillo. Se niegan a integrarlo las provincias de Coro, Maracaibo y Guayana. Los revoltosos caraqueños dominan la asamblea. Las barras agitan a favor de la Independencia, e incluso amenazan a sus adversarios. Todavía  discute el diputado Francisco Javier Yanes  si la abdicación de Fernando VII fue violenta, en cuyo caso sus derechos debían permanecer incólumes, o sostiene el diputado de la Grita Manuel Vicente  Maya  sobre la Independencia que  no considera al Congreso con facultades para esta declaratoria, porque la convocación hecha a los pueblos fue para que eligiesen sus representantes para formar el cuerpo conservador de los derechos de Fernando VII  (Pino Iturrieta, 126).

La píedra fundamental de la libertad americana
Paralelamente con esta asamblea de representativos funciona otra, la Sociedad Patriótica, compuesta por los más vehementes independentistas,  cuyas deliberaciones no producen acuerdos obligatorios, pero  ejercen tal influencia que en su célebre discurso del 3 de julio, Simón Bolívar se ve obligado a aclarar: “No es que haya dos congresos  ¿Cómo fomentarán el cisma los que más conocen la necesidad de la unión? Lo que queremos es que esa unión sea efectiva para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad. Unirnos para reposar y dormir en los brazos de la apatía, ayer fue mengua, hoy es traición”. Y a título seguido, corta el nudo gordiano de las cavilaciones con una arenga memorable: “Se discute en el Congreso Nacional  lo que debiera estar decidido. Y ¿qué dicen? Que debemos comenzar por una Confederación. ¡Como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera! ¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos, o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres? Esas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. Que los grandes proyectos deben prepararse con calma. ¿Trescientos años de calma no bastan? ¿Se quieren otros trescientos todavía? La Junta Patriótica respeta, como debe, al Congreso de la nación; pero el Congreso debe oír a la Junta Patriótica, centro de luces y de todos los intereses revolucionarios. Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana. Vacilar es perdernos.” (Liévano Aguirre, 50).

Había más luces e ilustración que en Caracas
El fogoso orador solicita que una comisión transmita sus conceptos al Congreso. Éstos producen tal efecto, que el 5 de julio se plantea el debate exigido. La sesión es tumultuosa; las barras gritan lemas favorables a la autonomía. Para disipar incertidumbres sobre el paso decisivo que enfrentan, Francisco de Miranda afirma que en ninguna ciudad de Estados Unidos  “había más luces e ilustración que en Caracas”. A excepción del diputado Maya, todos se pronuncian por la independencia total.  Recoge lo esencial de los debates la llamada Acta de Declaración de Independencia, que redactan posteriormente el diputado Juan Germán Roscio y el secretario Isnardi.


Imposible al gobierno de España, y funesto a la América
Todo nuevo poder comienza deslegitimando el anterior. El Acta que resume la sesión empieza afirmando que no se alegarán “los derechos que tiene todo país conquistado, para recuperar su estado de propiedad e independencia; olvidamos generosamente la larga serie de males, agravios y privaciones que el derecho funesto de conquista ha causado indistintamente a todos los descendientes de los descubridores, conquistadores y pobladores de estos países, hechos de peor condición, por la misma razón que debía favorecerlos”. Pero el mismo hecho de mencionarlos es alegarlos. Viene a continuación otro argumento, de orden geopolítico:  Es contrario al orden, imposible al gobierno de España, y funesto a la América, el que, teniendo ésta un territorio infinitamente más extenso, y una población incomparablemente más numerosa, dependa y esté sujeta a un ángulo peninsular del continente europeo”. Adviértase que se habla en nombre de un proyecto americano continental.

Seguidamente el Acta debate las cuestiones circunstanciales de los esfuerzos de los americanos “para no abandonar la causa de sus hermanos, mientras tuvo la menor apariencia de salvación”. De los efectos de la abdicación de Bayona, en la cual los soberanos españoles “abandonando el territorio español, contra la voluntad de los pueblos, faltaron, despreciaron y hollaron el deber sagrado que contrajeron con los españoles de ambos mundos, cuando, con su sangre y sus tesoros, los colocaron en el trono a despechos de la Casa de Austria; por esta conducta quedaron inhábiles e incapaces de gobernar a un pueblo libre, a quien entregaron como un rebaño de esclavos”.

Estamos libres y autorizados para no depender de otra autoridad
Para justificar el fin de un orden y el comienzo de otro, recurren los asambleístas a  argumentos  de la modernidad, propios de  Hobbes y Rousseau: la autoridad deriva de un pacto, que puede ser roto por incumplimiento de las partes. Y así, proclaman  que “en uso de los imprescriptibles derechos que tienen los pueblos para destruir todo pacto, convenio o asociación que no llenan los fines para que fueron instituidos los gobiernos, creemos que no podemos ni debemos conservar los lazos que nos ligaban al gobierno de España, y que, como todos los pueblos del mundo, estamos libres y autorizados para no depender de otra autoridad que la nuestra, y tomar entre las potencias de la tierra, el puesto igual que el Ser Supremo y la naturaleza nos asignan y a que nos llama la sucesión de los acontecimientos humanos y nuestro propio bien y utilidad”.


Estados libres, soberanos e independientes
Esta ruptura viene por una parte del gobierno español, que ha abdicado, pero por la otra, y más importante se sustenta en la soberanía del pueblo. Por lo cual proclaman los delegados que “Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y la autoridad que tenemos del virtuoso pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo que sus Provincias Unidas son, y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho, Estados libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España o de los que se dicen o dijeren sus apoderados o representantes, y que como tal Estado libre e independiente tiene un pleno poder para darse la forma de gobierno que sea conforme a la voluntad general de sus pueblos, declarar la guerra, hacer la paz, formar alianzas, arreglar tratados de comercio, límites y navegación, hacer y ejecutar todos los demás actos que hacen y ejecutan las naciones libres e independientes”.

Tremoleó la bandera de la Libertad e Independencia
El borrador que  expresa estas razones es leído, aprobado y suscrito el día siguiente a las tres de la tarde. Los asambleístas recorren gozosos plazas y calles de la ciudad,  incitan al arzobispo Narciso Coll y Pratt a manifestar el debido júbilo por la ocasión, y según testimonia fray Juan Antonio Navarrete, el generalísimo Francisco de Miranda «...tremoleó la bandera de la Libertad e Independencia como teniente general de las Tropas Caraqueñas...».  Grupos recorren las calles dando vivas a la Independencia, desgarrando y arrastrando  enseñas realistas y retratos de Fernando VII.

Igualdad y libertad ilimitadas
El mismo día son arrestados varios pardos que se reunían bajo el comando de Fernando Galindo para discutir, según Juan Germán Roscio, “las materias de gobierno y de la igualdad y libertad ilimitadas”. En otros sitios la reacción es más contundente. En Los Teques se sublevan algunos pulperos canarios, más de una decena son ejecutados. En Valencia pardos y negros protagonizan saqueos. Numerosos esclavos se toman la libertad por sus propias manos, o por sus propios pies, a tal punto que el  26 de julio  el Supremo Poder Ejecutivo organiza una milicia para capturarlos, en cumplimiento de un  bando en el cual expresa: “La esclavitud honrada y laboriosa nada debe temer de  estas medidas de economía y seguridad, con que el Gobierno procura el bien de los habitantes del país" (Duque, 2011,16). Alarmados por la inestabilidad social, los notables de Valencia se sublevan contra la Junta en diciembre de ese año.  Por definición, la libertad  no conoce límites: desde el comienzo la Independencia política plantea la emancipación social.

Dependencia e Independencia
¿Qué sentido tiene esta ilusionada Declaración de Independencia? ¿Puede el Nuevo Mundo independizarse del Viejo, o el Viejo Mundo desvincularse del Nuevo? Las improntas del uno en el otro se advertirán mientras exista la Historia. Gracias a las masivas transferencias de metales preciosos americanos, España pudo mantener una hegemonía europea de dos siglos. Esta circulación de efectivo a su vez permitió a los reyes contratar ejércitos mercenarios que consolidaron los Estados modernos. Con él se pagaron las flotas que triunfaron en la batalla de Lepanto, lo cual quizá impidió que Europa se hiciera musulmana. Para adquirir de España las riquezas americanas florecieron en Europa empresas y fábricas; esta riqueza constituyó una de las fuentes de la acumulación primitiva que dio lugar el capitalismo. Vegetales americanos,  como la papa y el maíz, alimentaron a las multitudes de trabajadores de la revolución industrial. El ejemplo de la Conquista de América estimuló el asalto colonial e imperial del mundo por las potencias europeas. Pero también las sociedades comunitarias del Nuevo Mundo replantearon el tema de la Utopía y de la Revolución Social.
¿Desvanecieron las Independencias la impronta ibérica en el Nuevo Mundo? En él predominan todavía, desde el Río Grande hasta el Cabo de Hornos, una religión católica y dos lenguas romances. En las huellas de la lengua y de la catequesis encontramos las vías para la posible integración latinoamericana. Por otra parte, esas Independencias en la dilatada extensión de Iberoamérica y el Caribe demostraron a escala continental la factibilidad de la forma de gobierno republicana, alternativa, democrática, con división y equilibrio de poderes y soberanía popular. Con  los desaciertos  y retrocesos propios de toda obra humana, nuestras repúblicas se convirtieron en un laboratorio de procesos políticos y sociales, protagonizaron rebeliones agrarias triunfantes, y en la actualidad presentan modelos alternativos a la gran crisis que sacude a los países desarrollados. La Independencia es la voluntad y la capacidad de proponer lo nuevo. La indefinición ha terminado. Se es o no se es. Terminan trescientos años de calma; empiezan doscientos de combate. Como dijo Simón Rodríguez, el maestro del Libertador Simón Bolívar: “O inventamos o erramos”.
Pongamos sin temor la primera piedra de la Revolución venezolana.
 
Duque, José Roberto: “5 de julio de 1811: ¿qué hacía el pueblo pobre mientras sus amos gritaban ‘independencia”?  Suplemento Bicentenario 200 - Edición Especial del diario Ciudad Caracas 05-07-2011.
Febres Cordero, Julio: El primer ejército republicano y la campaña de Coro; ediciones de la Contraloría, Caracas, 1973.
Liévano, Aguirre, Indalecio: Bolívar, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana. 2010.
Parra-Pérez, Caracciolo: Historia de la Primera República de Venezuela; Fundación Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1992.
Pino Iturrieta, Elías: “Discurso de Orden con motivo de la clausura de las actividades conmemorativas del Bicentenario de la Independencia 5 de julio 1811 - 5 de julio 2011”, Aoün Soulie C, Briceño-Iragorry L, editores. Colección Razetti. Volumen XII. Caracas: Editorial Ateproca; 2012.p.123-142.

 

VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:




lunes, 25 de junio de 2018

domingo, 24 de junio de 2018

PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO

Luis Britto García

            Poderoso caballero es don Dinero, pero no tiene modales. No se rebaja hasta nuestras manos. Los inversionistas nacionales se lo llevaron, y no quiere regresar. Los inversionistas extranjeros lo exportan a paladas, y dicen que no le da la gana de venir. Cada vez que intentamos servirlo, nos cobra servicios. Si pedimos balance, nos baja de la mula. Si retiramos chequera, pasa factura. Si usamos tarjeta para transferirlo de una a otra cuenta, muerde.  Si lo convertimos en cheque de gerencia, pasa raqueta.  Si tenemos un saldo inferior al que se le antoja al banco, corta tajada. Últimamente se ha hecho imposible comunicar con él. Los bancos ni dan saldos, ni efectúan transferencias, ni aceptan solicitud de tarjetas ni de chequeras, ni conceden certificaciones bancarias, nada de nada, a menos que se les pidan informáticamente mediante computadoras ultrapoderosas combinadas con celulares de última generación. Es decir: exigen comisión por operaciones que realiza uno mismo, con su propio equipo y su propio dinero, y encima tratan de cobrar por encima de las tarifas acordadas.  Uno se pregunta si no sería mejor sustituir de una vez entidades tan repelentes con sus ahorristas por un cajero automático público que no sorbiera tantos beneficios especulativos ni hiciera desaparecer el efectivo.


           Aparte de eso, cuando lo pedimos prestado, el Poderosos Caballero es incosteable. Si lo depositamos en los bancos, ninguno da nada por él. Si lo guardamos, pierde valor. Al llegar a nuestras manos se derrite como copo de nieve, mientras los precios crecen como avalancha. Dedica campañas publicitarias a mofarse de quienes utilizan los cheques que él mismo expide. Nos representan al dinero como nuestro nuevo amo. Diga usted si es posible servir a patrono tan problemático. 


            Fantasma del bien económico que representa, el dinero metálico al desvanecerse como papel moneda se hizo espectro de sí mismo. Desde 1944 todas las divisas del mundo occidental están respaldadas por el dólar, el cual a partir de 1974 no está respaldado en nada. Su mayor fuerza reside en su debilidad. Cuando el dinero se viene abajo, arrastra a todos, salvo a quienes lo quebrantaron. Sobre la debilidad del circulante funda su fortuna el especulador, que compra energía o trabajo a precio de moneda blanda y vende lo producido a tarifa de divisa dura. A este fraude lo llaman los pedantes Sistema Financiero Mundial, y los sinceros, explotación.


          Para agravar la situación, el Poderoso Caballero tiene varias personalidades, cada una de las cuales nos trata peor que las demás. En su fase de papel moneda nacional, en cuanto pisa la taquilla de un banco viaja al exterior, a misteriosos galpones cucuteños o paraguayos donde no lo veremos más. En su fase de dinero plástico, vale la mitad que el efectivo, aparte de lo cual nos cobra porcentaje por usar tarjeta de crédito, y arrebata el mismo porcentaje incorporado en el precio de los productos a quienes pagan en efectivo o al contado. En su fase imperial de divisa, por iniciativa de un ocioso con una página web y la complicidad de veinte mil empresarios reduce a la nada a sus otras dos facetas, y con ellas a los condenados a no tener otro medio de pago. Dime cuál moneda usas, y te diré quién eres, o mejor dicho quién no eres.


            No permitiríamos que nos gobernaran
nuestros muebles, ni nuestros lápices. Mucho menos debemos dejarnos gobernar por el dinero, que es poco más que garabato trazado sobre pulpa de harapos. Decimos ser enemigos de las tiranías políticas: mansamente asentimos a la dictadura económica que a través del dinero regentan tres o cuatro déspotas que no elegimos y ni siquiera conocemos. Se cuentan con los dedos de una mano los consorcios extranjeros que dominan la mayoría  del negocio bancario del país. A través de él, poseen al bolívar, y mediante él a la República Bolivariana.


            No se borran todavía las cicatrices del Viernes Negro de 1983, fruto de una irresponsable política que alentó la fuga de divisas para enfriar la economía y cerró la jaula del control de capitales después que éstos habían volado. Todavía están frescos los recuerdos de la crisis bancaria de 1993,  provocada por la demasía de una banca que abandonó la intermediación financiera para ordeñar al Estado los Títulos de Estabilización Monetaria y acaparar activos productivos embargados a sus indefensos deudores. Apenas nos reponíamos del vodevil de los delincuentes financieros, cuando padecimos el coletazo de la crisis bancaria mundial de 2009, y ya se anuncia otra peor. Cansado de  dar tumbos, don Dinero quiere ahora arrastrarnos a su barranco. O reclama la eliminación del control de cambios para evaporar en 24 horas las reservas internacionales. O exige la liberación de intereses. O desaparece de las taquillas de los bancos, donde “no hay efectivo” ni para un pasaje de autobús. En nombre de la competencia, un grupo hegemónico mantiene el virtual monopolio sobre la oferta y la demanda del circulante del cual dependen treinta millones de personas. Se permite que una ínfima página web fije fantasiosamente la cotización de nuestra divisa en relación con otra divisa que no es más que fantasía. Así no hay economía que arranque.


            Para bien o para mal, el Estado administra ese patrimonio común de los venezolanos que es el ingreso del petróleo. Si los inversionistas privados extranjeros no vienen y los nacionales se niegan a repatriar capitales y los bancos “no saben” dónde está el dinero que todos le entregamos, toca al Estado llenar esas vacantes. Nuestras leyes permiten regular  tasas de interés del sistema financiero, limitar  comisiones y recargos por servicios, manejar  la delicada materia de las operaciones de crédito público, asumir las funciones que el sector privado no cumple a cabalidad. Tenemos la plenitud del Poder Constituyente para crear un nuevo sistema bancario para el caso de que el presente se siga declarando a sí mismo incompetente. Disponemos de  oro, no sólo para respaldar nuestro sistema monetario, sino para crear uno nuevo  mundial que eche por tierra el vendaval del papelillo verde. Las leyes  sobre bancos deben disciplinar a los bancos que creen estar sobre la ley.  Nadie dejaría a un delincuente suelto para hacer lo que le dé la gana, pero permitimos al poderoso caballero don Dinero ejecutar todos los desmanes que conducen a la ruina colectiva. 0  lo dominamos, o nos domina. Ya no hay alternativa.



¡AL FIN SABREMOS LA VERDAD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Monte Ávila Editores Latinoamericana y
El Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos
Invitan a novelistas, noveleros, novelescos y novelados

Al

CONVERSATORIO
LITERATURA Y  POLÍTICA
EN VENEZUELA

Ponentes:

Roberto Hernández Montoya

Luis Britto García

CELARG!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Jueves 28 de junio !!!!!!!!!!!!!!         4 pm !!!!!!

¡NO SE TE OCURRA FALTAR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:








martes, 19 de junio de 2018

PLAGAS CULTURALES: ZOMBIMANÍA


Luis Britto García

1
Desde que los filibusteros la arrancan del territorio de La Española en 1697, Haití deviene  Paraíso de  plantadores franceses e infierno de  africanos.  Por cada blanco hay veinte negros y dos o tres mulatos artesanos o capataces. Entre los atormentados esclavos brota una religión, el vudú, y una leyenda: el zombi.
2
Michele Ascensio me mostró un expediente del siglo antepasado en el cual se documenta con  rigor de  prueba jurídica el caso de un propietario que retenía  como sirviente doméstico a un muerto o un infeliz que creía estarlo. Es fácil comprender la causa.  Antes de la Independencia casi todos los haitianos nacían esclavos: podían temer seguir siéndolo  después de muertos. Tras la liberación en 1804, quedó Haití bloqueado y condenado a pagar 150 millones de francos oro como indemnización ¡a los propietarios! País que nace con semejante carga brutal jamás podrá ser libre. Por el vudú de la Deuda Externa, la primera República caribeña en liberarse quedó convertida en zombi. Esta figura legendaria, como la de todo  monstruo, encierra  contradicciones: las que separan la vida de la muerte. Presenta  funciones y signos vitales, y  docilidad y  sumisión de occiso. Si el esclavo es el vivo que agoniza, el zombi es el muerto en vida.
3
Pero no se puede creer ni en la paz de los sepulcros ¿Qué fue de aquél zombi trabajador, callado y por sobre todo obediente de la superstición haitiana? A partir de la película The dawning of the walking dead nace -o resucita- un nuevo  zombi. No es obediente, ni pasivo, ni callado. Deambula ululando y agitando brazos y harapos. Muerde a los vivos y los hace como él. Si lo asesinas, vienen más.  Se reproduce exponencialmente en más de dos centenares de cintas, desde la menospreciable Resident Evil hasta la infame Pride and Prejudice Zombie, sin olvidar la apocalíptica World War Zombie, la disparatada Castores Zombis ni la gusana Juan de los Muertos. 
4
En 1816 una hambruna arrojó sobre Europa una oleada de refugiados que inspiró a Mary Shelley crear el monstruo de Frankenstein, un desplazado que recorría los bosques rechazado por todos. Dos siglos después, guerras o políticas imperiales  arruinan o aniquilan países cuyos pobladores acuden en torrentes a las potencias imperiales ululando, agitando brazos y harapos, dispuestos a morder y  arrebatar  puestos de trabajo y dejarnos como ellos, sin patria, sin techo, sin empleos, con apariencia de vivos agonizantes o muertos insepultos. Ocho potentados poseen más de la mitad de la riqueza del planeta: dentro de poco nos despojarán de todo y no tendremos ni siquiera  sepulturas para descansar en paz. La invasión mediática zombi es el terror primordial a la sublevación de los desposeídos  cansados de ser pasivos, que invaden el mundo decididos a conquistar la vida o hacernos a todos como ellos: muertos vivientes.


¡AL FIN SABREMOS LA VERDAD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Monte Ávila Editores Latinoamericana y
El Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos
Invitan a novelistas, noveleros, novelescos y novelados
A la
CONFERENCIA*FORO*CONVERSATORIO
LITERATURA Y  POLÍTICA
EN VENEZUELA
Ponentes:
Roberto Hernández Montoya
Luis Britto García
CELARG!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Jueves 21 de junio !!!!!!!!!!!!!!         4 pm !!!!!!
¡NO SE TE OCURRA FALTAR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia: