viernes, 11 de junio de 2021

CARABOBO Y LOS TRABAJADORES

 

Luis Britto García



A partir de Carabobo, arranca una recolonización para arrebatar al pueblo las vindicaciones logradas con la Independencia. La liberación de los esclavos se retrasa hasta 1854. La repartición de tierras prevista por Bolívar en el Decreto de Haberes Militares de 1817 se retarda indefinidamente, hasta que los menesterosos soldados venden por miserias sus títulos a especuladores con influencias que se los hacen pagar integralmente por la República, convirtiéndose en nueva oligarquía terrateniente.

 

Los propietarios recolonizadores venden las  cosechas en las monedas extranjeras que las autoridades dejan circular libremente. Para esclavos liberados y peones sin tierras que  siembran y recogen no hay más moneda que fichas válidas sólo en las pulperías de las tiendas de raya, donde los hacendados llevan una mañosa contabilidad de deudas que siempre crecen y que heredan los descendientes de los trabajadores.

 

Esta explotación causa decenas de rebeliones campesinas, como la de 1846 y la de la Guerra Federal, que concluye con el acomodaticio Tratado de Coche. La primera Ley del Trabajo de 1928 concede derechos que los obreros petroleros afirman y amplían con la combativa huelga de  1936. Es demasiado para patronos cuya meta invariable es conseguir empleados que  trabajen por menos del mínimo indispensable para vivir. Los campesinos depauperados huyen a las ciudades.



 

El 27 de febrero el alzamiento espontáneo de las masas contesta a un paquete neoliberal que pretendía despojarlas de todos sus derechos. Durante su segunda presidencia, el execrable Rafael Caldera proyecta la instalación de Zonas Económicas Especiales o “Maquilas”, y arrebata a los trabajadores las prestaciones sociales, sirviéndose, para mayor ironía,  de Teodoro Petkoff, un ministro que decía ser  socialista.

 

Había llegado el momento para un segundo Carabobo. Hugo Chávez Frías convoca una Constituyente que elabora  una  Constitución de la República Bolivariana de Venezuela sancionada en referendo  de diciembre de 1999 por el 71,78 % de los votantes.

 

Las disposiciones de dicha Ley Fundamental explican por sí mismas el altísimo nivel de apoyo. Su artículo 91 estatuye que “Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. (…) El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica”.

Su artículo  89 dispone que “1. Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias. 2. Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es posible la transacción y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley. 3. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad. 4. Toda medida o acto del patrono o patrona contrario a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno (...).

 

Su artículo 90 establece que “La jornada de trabajo diurna no excederá de ocho horas diarias ni de cuarenta y cuatro horas semanales.(…) Se propenderá a la progresiva disminución de la jornada de trabajo dentro del interés social y del ámbito que se determine (…). Los trabajadores y trabajadoras tienen derecho al descanso semanal y vacaciones remunerados en las mismas condiciones que las jornadas efectivamente laboradas”.

 

 

Su artículo 92 pauta que “Todos los trabajadores y trabajadoras tienen derecho a prestaciones sociales que les recompensen la antigüedad en el servicio y los amparen en caso de cesantía. El salario y las prestaciones sociales son créditos laborales de exigibilidad inmediata. Toda mora en su pago genera intereses, los cuales constituyen deudas de valor y gozarán de los mismos privilegios y garantías de la deuda principal.” De tal manera se sentaron las bases para la restitución de las prestaciones sociales, arrebatadas  a los trabajadores por el socialcristiano Caldera y el falso socialista Petkoff.  

 

No bastarían varios artículos como éste para reseñar todos los derechos  y beneficios laborales conferidos por la Constitución, que como bien señala su   artículo 89, gozan de “intangibilidad y progresividad”, son “irrenunciables” y  por consiguiente “Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos”. 

 

El 18 de noviembre de 2014, el Decreto Ley  1.425, relativo a  “Regiones de Desarrollo Integral y las Zonas de Desarrollo Estratégico, ambas creadas por el Presidente de la República”, en su artículo 56 dispone que Ningún interés particular, gremial, sindical, institucional de asociaciones o grupos, o sus normativas, prevalecerá sobre el interés colectivo para la planificación y ejecución del equipamiento urbano y las acciones requeridas para el cumplimiento de los fines del presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley.” Es la normativa de las anunciadas Zonas Especiales, que presuponen siempre la eliminación de los derechos sociales y laborales de quienes laboren en ellas. Textualmente, en ellas  quedaría sin efectos  cualquier interés particular, gremial, sindical, institucional de asociaciones o grupos, o sus normativas. Partes interesadas podrían interpretar que ello intenta invalidar o “desaplicar” todas las normativas que consagran el funcionamiento de gremios, sindicatos y asociaciones o grupos de cualquier índole, así como de los derechos consagrados o defendidos por tales instituciones.

 

Tengo un cierto interés particular a favor de los derechos laborales, gremiales, sindicales, institucionales y asociativos que a todos nos confiere la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, votada por abrumadora mayoría del 71,78 % de los  compatriotas. Por su rango constitucional, so pena de nulidad, ningún interés empresarial, individual, privado, extranjero  ni político puede prevalecer ni prevalecerá sobre ella.

 TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

domingo, 6 de junio de 2021

CARABOBO, BOLÍVAR Y EL BOLÍVAR

Luis Britto García

1

Revolución es  profundo cambio en el control sobre los medios de producción y en la distribución de los bienes que éstos crean. La lucha de Venezuela por su independencia es también batalla por un sistema monetario propio. La Patria llega hasta donde se aplican sus leyes y su moneda.

2

Durante el siglo XVIII los principales ingresos provenían de la exportación de cacao a  México, pagada en pesos macuquinos de plata. Tras la Declaración de Independencia, la Constitución Federal para los Estados de Venezuela de 21 de diciembre de 1811, estatuye en su artículo 71 que “El Congreso tendrá pleno poder y autoridad (…) -De acuñar y batir moneda, determinar su valor y el de las extranjeras, introducir la de papel si fuere necesario, y fixar uniformemente los pesos y medidas en toda la extensión de la Confederación”. Son plenas potestades monetarias,  competencias para fijar la paridad cambiaria con divisas extranjeras e incluso emitir papel moneda, al cual, según critica Bolívar  en el Manifiesto de Cartagena, por su devaluación los ciudadanos “veían con más horror que la servidumbre.

3

Las vicisitudes terribles de la Guerra Patria y el descrédito del primer papel moneda hacen que sigan circulando especies monetarias realistas. Pero es preocupación constante del Libertador instaurar un sistema monetario propio en las áreas liberadas. Cuando Pablo Morillo invade Margarita el 12 de mayo de 1815, asalta una Casa de Moneda donde los patriotas acuñaban pesos macuquinos. El Pacificador troquela en la Real Casa de Moneda de Caracas nuevos pesos con sello monárquico, apodados  “morilleros”.

4

Con el triunfal regreso de las armas patriotas vuelve la lucha por un sistema monetario propio y legítimo. El 22 de junio de 1818 escribe Bolívar al general Monagas desde Angostura  que  en la Villa del Pao “se fabrica moneda falsa de que está inundada esa provincia”, y  ordena “descubrir a los falsos monederos para hacer que se les juzgue y aplique la ley". En la Constitución de Angostura de 1819, el artículo 6° de la Sección Primera del Título 6° pauta que “son atribuciones exclusivamente propias del Congreso: (…)”Sexta: Determinar el valor, peso, tipo y nombre de la moneda que será uniforme en toda la República.” En el Título 6°, Sección Primera, en la atribución quinta del artículo 7° “Se establece un Banco nacional”. El símbolo más difundido y cotidiano de la instauración de la República es una moneda de valor estable que la identifique y que imponga el sello republicano a cada transacción. Ya el 21 de noviembre de 1819, en Sabana Larga, Bolívar aplica la nueva Constitución decretando que se acuñe de nuevo, con el sello del busto de la India, “la moneda que hay amortizada en la Casa de Moneda de Santa Fe, la cual circulará en todas las provincias libres de la Nueva Granada y Venezuela."

5

Las armas republicanas barren a las realistas en Carabobo el 24 de junio de 1821. Ya el 18 de julio de 1821 en la llamada Constitución de Cúcuta, el artículo 55° dispone que “Son atribuciones exclusivamente propias del Congreso: (…) Quinta: Establecer un Banco Nacional; Sexta: Determinar y uniformar el valor, peso, tipo y nombre de la moneda”. El Libertador dedicará los años que le restan de vida a consolidar la Gran Colombia, liberar Perú y Bolivia, reorganizar la Hacienda Pública e implantar la moneda oficial republicana.

6

El 22 de septiembre de 1830 es sancionada la Constitución por la cual Venezuela se separa de la Gran Colombia. Expira el Libertador el 17 de diciembre de 1830. Con su muerte arranca un proceso de recolonización para revertir todo lo logrado en Carabobo. El 30 de diciembre de ese año nuestra Secretaría de Hacienda legitima de hecho la circulación de monedas de España, Dinamarca, Francia, Inglaterra, Irlanda, Portugal, Holanda, Rusia, Suecia y Estados Unidos al fijar su cambio oficial con centavos fuertes y macuquinos. Apenas en 1842 se establece un centavo de cobre y cuño nacional, y el 31 de marzo de 1879 Guzmán Blanco crea el bolívar de plata como unidad monetaria.

7

Desde 1916 Venezuela exporta océanos de petróleo por los cuales sólo nos entran algunos dólares que las petroleras pagan como impuestos y los gobiernos transfieren a las oligarquías mediante subsidios, contratos y divisas a tasas preferenciales, para que éstas los fuguen al exterior. Al extremo de que sólo entre 2003 y 2014 son transferidos  329.756 millones de dólares del Tesoro Público a un sector privado cuyas exportaciones no aportan más del 2,5% de las divisas que nos ingresan.

8

Para frenarlo, sancionó Chávez el DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DEL RÉGIMEN CAMBIARIO Y SUS ILÍCITOS, el cual  disponía restrictivamente cuáles órganos del Estado podían vender divisas a los particulares, para qué y a qué precio, y las sanciones por infracción. “Ni un dólar más para los golpistas”, proclamó Chávez. “Si quitamos el control de cambios nos tumban”, insistió Aristóbulo Istúriz en 2016. A pesar de su reiterada violación, este Decreto Ley evitó la fuga de  422.669 millones de dólares  entre 2003 y 2014, y logró que en 2018 conserváramos unos  8.756  millones de dólares en reservas, que impedían que el país fuera declarado en “default” o quiebra.

9

 En 2018 fue derogado, quizá con la esperanza de que las oligarquías que habían fugado océanos de dólares y sólo aportaban al país, repetimos, el 2,5% de las divisas que éste ingresa, nos las regresaran y el dólar se convirtiera en moneda del país. Era el programa del candidato presidencial opositor Henry Falcón. No sucedió así. Últimas Noticias de 1 de mayo de 2021 revela encuesta según la cual  de nuestra  circulación monetaria sólo 13,2% se realiza en dólares en efectivo, y 1,7% en dólares por transferencia. Aterra el origen de esas divisas: quizá   corrupción y  legitimación de capitales. Por otra parte, la masa monetaria de un país equivale aproximadamente a la mitad de su PIB. Con leyes que exoneran al capital extranjero de pagar impuestos, es imposible que el gobierno acopie esa magnitud de dólares, y menos para transferirlos a capitalistas que los fugarían de inmediato. Queda así el país entre una minoría recolonizada que cobra en moneda extranjera y una inmensa mayoría que no tiene acceso a ella. Por Bolívar y por el bolívar procede un nuevo Carabobo.

TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

  

sábado, 29 de mayo de 2021

LA HERENCIA DE CARABOBO

 


Luis Britto García

1

Desde 1810 transcurre más de una dura década de bloqueo y privaciones. La situación de las armas patriotas es deplorable. El 30 de abril de 1821 el Libertador escribe al gobernador militar de Mérida: "Dentro de poco marchará el ejército, y no tienen zapatos los oficiales ni hay medios de proporcionárselos aquí. Haga Ud. comprar en esa provincia todas las alpargatas que haya y remítalas inmediatamente a este cuartel general (...)".El 25 de mayo comunica al vicepresidente  Nariño: "Instigado de los clamores con que mi propia familia y las de algunos de mis compañeros de armas se lamentaban por la miserable situación en que se hallaban, me tomé la libertad de librar una orden a mi favor contra las cajas públicas de Bogotá en el año de 1819”. Tres meses después, desde  Tinaco, informa al coronel Salom que en el  hospital militar del pueblo hay novecientos enfermos y que es imperativo "que estén bien asistidos nuestros infelices soldados, y haya mucho aseo en los hospitales".

2

El Comandante podría en verdad negociar un cómodo  arreglo. En la vía hacia San Carlos encuentra al coronel Churruca, edecán de La Torre, quien le entrega un documento de los comisionados colombianos ante la Corte de Madrid, y le propone reanudar el armisticio mientras se conoce el resultado de sus negociaciones. Es tentador. Los monarcas de la Santa Alianza europea  dejarían de mirarlo mal. Estados Unidos podría parar el contrabando de armas para los realistas, e incluso realizar algunas jugosas inversiones. No, nada mal. El Libertador contesta cortésmente a Churruca, sin comprometerse. Al encabezar sus tropas, ordena paso redoblado.

3

La acelerada marcha culmina el 24 de junio en la llanura de Carabobo, donde, según informa al Congreso el día siguiente: “"El bizarro general Páez a la cabeza de los dos batallones de su división y del regimiento de caballería del valiente coronel Muñoz marchó con tal intrepidez sobre la derecha del enemigo, que en media hora todo él fue envuelto y cortado. Nada hará jamás bastante honor al valor de estas tropas. El batallón británico, mandado por el benemérito coronel Farriar, pudo aun distinguirse entre tantos valientes y tuvo una gran pérdida de oficiales (...)."Acepte el congreso soberano, en nombre de los bravos que tengo la honra de mandar, el homenaje de un ejército rendido, el más grande y más hermoso que ha hecho armas en Colombia en un campo de batalla".

4

El 30 de junio de 1821, al entrar en Caracas, Bolívar dirige proclama a sus coterráneos, en la que explica las consecuencias territoriales del triunfo: “El ejército libertador con su virtud militar os ha vuelto a la patria. Ya, pues, sois libres. Caraqueños: la unión de Venezuela, Cundinamarca y Quito, ha dado un nuevo realce a vuestra existencia política y cimentado para siempre vuestra estabilidad”(...). "Caraqueños: tributad vuestra admiración a los héroes que han creado a Colombia". Cundinamarca es Nueva Granada; Quito es Ecuador: con Venezuela,  son las tres unidades de lo que el Libertador llama Colombia y nosotros la Gran Colombia: el inmenso bloque geopolítico que dominaría la región septentrional de América del Sur, serviría de contrapeso a Estados Unidos y por su dominio del Istmo de Panamá -por donde Bolívar prevé desde 1816 el trazado de canales- regiría el comercio del mundo.

5

Acaso más importante que las consecuencias geopolíticas de Carabobo es el definitivo cese de nuestra condición colonial. Durante la Colonia, nos obligaban  leyes emitidas por los monarcas absolutos de España. A partir de Carabobo, nuestras propias  leyes  rigen de manera total, única e integral  toda la extensión del territorio nacional. No puede haber  zonas  exclusivas, excepcionales, exceptuadas  ni extraordinarias excluidas  del deber de aplicarlas, porque ello implicaría  renuncia a la soberanía territorial ganada palmo a palmo  por el sacrificio de los ejércitos libertadores.

6

Durante la Colonia, las sentencias de nuestros tribunales eran borradores: podían ser revisadas, corregidas o anuladas por la Real Audiencia de Santo Domingo o los tribunales de Madrid. A partir de Carabobo, nuestros tribunales deciden todas las cuestiones y controversias donde esté involucrado el interés público nacional. Sus decisiones no podrán ser sometidas a reconsideración, revisión ni apelación ante tribunales extranjeros o árbitros foráneos sin renunciar a la soberanía ganada en Carabobo.

7

Durante la Colonia, un ínfimo grupo de privilegiados, los blancos peninsulares, gozaban de privilegios por el mero hecho de haber nacido fuera de nuestras fronteras. A partir de Carabobo, se acaban las ridículas prerrogativas de casta: no se podrá adjudicar a extranjeros o a sus negocios o empresas condiciones ni privilegios más favorables que aquellos de que disfrutan los nacionales. La condición de compatriota no será rótulo infamante y vergonzoso que implique gozar de menos ventajas y derechos que los forasteros. En su alocución a su ciudad natal, añade Bolívar: "Caraqueños: tributad vuestra gratitud a los sacerdotes de la ley, que desde el santuario de la justicia os han enviado un código de igualdad y de libertad”. Otorgar privilegios a personas o empresas extranjeras es renunciar al código de libertad e igualdad conquistado en Carabobo.

8

Durante la Colonia, un sector de la población sólo era remunerado con lo indispensable para la subsistencia. A partir de Carabobo los esclavos –pues no otra cosa son quienes trabajan sin recibir un mínimo excedente económico- reciben de manera efectiva la libertad que Bolívar les había acordado de hecho y de derecho  desde 1814. Tras la victoria de Carabobo, el 8 de julio en el camino a Caracas se detiene Bolívar en su hacienda de San Mateo para hacer efectiva la libertad de los tres últimos esclavos que quedan en el lugar. Las oligarquías inventarán mil subterfugios para retardar hasta 1854 el cumplimiento de la medida emancipadora, y hasta hoy no cesan de urdir pretextos para que el desposeído trabaje para ellos sólo por la subsistencia, y aun por menos. Refrendar esa esclavitud es deshacer Carabobo.

9

No sé si habrá compatriota  que renuncie a la espléndida herencia de Carabobo. Que se recolonice  él: a mí no va a arrebatármela. 

 



TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO

CONSULTE TAMBIÉN:

 http://luisbrittogarcia.blogspot.comhttps://www.instagram.com/abrittom/?hl=es-lahttps://brittoandrea.blogspot.com/

VEA EN YOUTUBE:LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOSCómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el Siglo XX

https://m.youtube.com/watch?v=cU2GmdHF06s 

DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA / 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García

 

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Abrapalabra:

 

 

http://bibliotecayacucho.ml/libro/abrapalabra/

Rajatabla:

https://mariainescarvajal.files.wordpress.com/2011/03/rajatabla.pdf 

Dictadura Mediática en Venezuela:

www.minci.gob.ve

http://www.corneta.org/No_14/corneta_dictadura_mediatica_

El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/ElImperioContracultural.pdf

http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:

www.minci.gob.ve

Socialismo del Tercer Milenio:

tercer-milenio.pdf

https://web.archive.org/web/20130509143451/http://www.
 
monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf

La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:

http://blog.chavez.org.ve/temas/libros/pensamiento-libertador/

La máscara del Poder:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_mascara_del_poderbrittoco.pdf

La lengua de la Demagogia:

http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2013/01/la_lengua_de_la_demagogiabrit.pdf

La paz con Colombia:

http://www.urru.org/videosbolibananos/Textos/2008/LaPazEnColombia_


domingo, 23 de mayo de 2021

QUÉ ES Y QUÉ HACE UN INTELECTUAL

 

Luis Britto García

1

Intelectuales, inteligencia, intelócratas, intelligentzia,  incluso brillantina o pomada son términos en boga desde 1880, cuando un grupo de pensadores y artistas fija posición en Francia sobre el controvertido caso Dreyfus y tras pugnaz debate logra su  revisión. Si la terminología es novedosa, el tema  se remonta a las primeras sociedades humanas. Desde las tribus originarias con sus chamanes y piaches, Egipto con sus escribas, China con sus mandarines, Grecia con sus filósofos  y la Edad Media con sus monjes han existido seres humanos especializados en la concepción, preservación, difusión y aplicación de ideas. ¿Cuáles de ellos pueden ser apropiadamente designados como intelectuales, en el sentido moderno?

2

Para el cuarto trimestre de 2018, el Instituto Nacional de Estadística informa que  de 32.985.763 venezolanos están económicamente activos 15.947.719, cerca de  la mitad. De ellos,  15,08% son profesionales, técnicos y afines; 3,6%  gerentes, administradores o directores¸ 7,1%  empleados de oficina y afines, y 17,8% vendedores y  dependientes. Un 44,3 % de la fuerza de trabajo, aproximadamente la cuarta parte de la población,  se desempeña en labores de recolección, procesamiento y difusión de información, en las cuales prepondera aproximativamente el uso del intelecto sobre el esfuerzo físico. Se los puede catalogar por ello como trabajadores intelectuales.

3

Sin trabajador intelectual no hay civilización. Desde que el  sapiens empleó por primera vez un guijarro  como herramienta, los trabajadores intelectuales originan y preservan las más decisivas prácticas y trascendentes cambios  de la Historia. Actualmente, activan el llamado sector terciario de la economía (investigación, educación, información, turismo, entretenimiento, finanza, política) que genera cerca del 70% del PIB global. La fisonomía de un país se revela más que por cualquier otra cosa por la proporción de trabajadores intelectuales que aloja. Pero una mayoría de éstos sólo  aplica fórmulas y procedimientos elaborados por otros, sin añadirles ni omitirles componente  alguno. Para ser calificado de intelectual en el sentido moderno, el trabajador intelectual debe además ser creativo, proponer nuevas ideas o conocimientos o reelaborar significativamente los que existen.

4

Mas no basta con desempeñarse creativamente en la generación, reelaboración o difusión de información para ser considerado intelectual en el sentido moderno. Tal designación se aplica históricamente  para aquellos que utilizan la prominencia obtenida en su campo específico para intervenir en el debate público. Newton, que  circunscribió sus estudios a las ciencias naturales, es un trabajador intelectual; Voltaire, Zola, Marx, Engels, que utilizan sus destrezas como escritores y pensadores para proponer creativamente cambios sociales y políticos, son intelectuales en el sentido moderno del término.

5

Esta distinción no niega ni elude el concepto de intelectual orgánico desarrollado por Gramsci. Entre los trabajadores intelectuales la mayoría pueden ser considerados orgánicos en cuanto aplican sus destrezas específicas en instituciones de la clase a la cual pertenecen, bien para perpetuar su hegemonía o para instaurarla.  Si bien hay intelectuales que no muestran una adscripción institucional, el sentido de sus obras la suple. Pero sólo deberían ser considerados intelectuales, en el sentido contemporáneo del término, el   grupo de trabajadores intelectuales que ejerce una función creativa y además interviene  activamente en el debate público.  Noam Chosmky,  lingüista prominente  del personal académico de una institución universitaria, es asimismo persona pública, que al expresar sus opiniones puede influir e influye de hecho en el curso de los acontecimientos que comenta. 

6

La influencia en el debate público se puede ejercer incluso fuera de la voluntad del trabajador intelectual. Nadie más alejado de la intención de participar en una polémica pública que Nicolás Copérnico, quien dispuso que sus trabajos sobre el sistema heliocéntrico permanecieran inéditos hasta después de su muerte. Pero la idea expresada en ellos era de tal  relevancia, modificó  tan decisivamente nuestra percepción del mundo, que todavía hoy hablamos de revoluciones “copernicanas”. De igual forma se negó Charles Darwin a participar en el enconado debate que suscitó la publicación de El Origen de las Especies, pero sus investigaciones todavía determinan en gran parte la manera en que interpretamos la vida. Me inclino  por calificar también de intelectuales a las personas cuyo trabajo conceptual opera un decisivo efecto económico, político, social o cultural, aunque éste no haya sido programado, previsto o debatido por su autor.

7

Decía Gramsci que cada clase social tiene sus intelectuales: con la adscripción clasista por lo regular se heredan las ideas, aunque esta adscripción puede ser electiva. Vienen Carlos Marx y Federico Engels de  familias  burguesas, y su pensamiento no sólo los emancipa de ellas, sino que casi emancipa al mundo. Por el contrario, mucho intelectual surgido de las clases explotadas no tiene más ambición que celebrar a los explotadores y a través de tal estrategia convertirse en uno de ellos. Pues así como las clases dominantes controlan la producción material, tratan también de regir la producción intelectual con las instituciones de la superestructura: escuelas, secundarias, seminarios, academias, iglesias, inquisiciones, universidades, fundaciones, tanques de pensamiento, centros de investigación, medios de comunicación. En cada una de ellas operan  jerarquías de trabajadores intelectuales que defienden y reproducen el sistema. El intelectual revolucionario que lo desafía es un héroe vetado y perseguido por los aparatos culturales del sistema contra el cual insurge, y a veces del que ayuda a fundar.

8

La categorización precedente incluye a los artistas. Una obra de arte es una idea expresada sensorialmente. Pocas cosas tan decisivas en el debate ideológico como las creaciones estéticas, bien por el contenido ideológico que expresan, bien  por la autoridad de que  invisten a las opiniones del creador. Las composiciones  de Chopin y  de Giuseppe Verdi son  poderosos agentes del resurgimiento nacional de Polonia e Italia. La Guernica de Picasso es  lápida de la sepultura ideológica del fascismo.

9

Toda  revolución de la modernidad ha sido preparada conceptualmente por vanguardias ilustradas. Para la constitución de  éstas  es necesario un núcleo de trabajadores intelectuales con dificultades de integración social y habilidad para participar en el debate público; con creatividad para formular un proyecto alternativo; que el mismo suscite adhesiones; que éstas sean validadas por un compromiso,  y que dispongan de medios de comunicación  para divulgarlo. Sin intelectual no hay revolución. Lograda ella, es indispensable comprender la realidad para planificar la nueva sociedad, defenderla  y mantener la cohesión de las clases emergentes. Sin intelectuales no hay socialismo.

10

 Así como con frecuencia critica, debe el intelectual aceptar críticas, siempre que sean formuladas en sus mismos términos: razonamientos claros, hechos concisos, pruebas decisivas. ¿Qué responder a quienes menosprecian la tarea del pensamiento? De una vez y para siempre  contestó de manera lapidaria al místico Weitling el joven Carlos Marx: “La ignorancia no ha servido jamás a nadie para nada”.

TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO