lunes, 30 de marzo de 2020

REFLEXIONES EN CUARENTENA


Luis Britto García




1
Un virus misterioso inicia un contagio y luego una pandemia de  propagación mundial.


2
Las versiones sobre su origen  devienen virales. En  artículo de 14 de marzo de 2020, “Coronavirus y Guerra de Big Data”, Wim Dierckxsens y Walter Formento citan que el doctor Francis Boyle, experto en guerra biológica,  habría calificado al  coronavirus de arma de guerra biológica ofensiva”. Un texto atribuido a Noam Chomski comparte esta opinión, pero el mismo Chomski declara posteriormente lo contrario. El virus informático muta en versiones diferentes.
3
El pánico se contagia más rápido que el virus. En los dos primeros meses de 2020 por causa del  coronavirus hay 2.360 muertes. Pero en el mismo lapso fallecen 69.602 personas  por  resfriado común; 140.584 por  malaria. 153.696 por suicidio, 193.479 por accidentes de tráfico, 358.471 por abuso del alcohol. Altísimos saldos de víctimas por enfermedades o fatalidades  curables o evitables, sin que olas de pánico inciten a  eficaces esfuerzos para controlarlas.
 
4
El virus y el miedo se contagian en razón directa de la falta de esfuerzos para detenerlos. Hasta el momento de redactar estas líneas, en Venezuela se han detectado 113 casos de corona virus y dos víctimas fatales; en Cuba, 16 casos y un fallecido. Por contraste, en España había hace una semana 20.309 casos y 1.002 muertos; en Alemania 18.361; con 52 decesos; en Francia 10.831, con 371 fatalidades, en Canadá, 923 casos y 12 fallecidos; en Brasil, 621 con 6 fallecidos; en Estados Unidos, 14.631 y 210 fallecidos. Las diferencias saltan a la vista. 

5
Respuesta contra una pandemia es combatirla. Por el contrario,  potencias hegemónicas   intensifican  tentativas para destruir al género humano. La pandemia son ellas.

6
El virus  multiplica  muertes, los imperios  asestan  Guerra No Convencional contra  Venezuela y  países progresistas:   bloqueos, confiscaciones ilegítimas de bienes indispensables, intercepción de envíos de víveres y medicinas, prohibición de relaciones comerciales, atentados  contra mandatarios y ciudadanos particulares.
7
Contra peste delictiva, remedio legal. El artículo 1 del Estatuto de Roma  tipifica como crímenes de lesa humanidad “k) Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física”; “xiii) Destruir o apoderarse de bienes del enemigo, a menos que las necesidades de la guerra lo hagan imperativo”;   “xxv) Hacer padecer intencionalmente hambre a la población civil como método de hacer la guerra, privándola de los objetos indispensables para su supervivencia, incluido el hecho de obstaculizar intencionalmente los suministros de socorro de conformidad con los Convenios de Ginebra”. Dichas normas vetan explícitamente  medidas aplicadas  contra Venezuela.
8
La masiva confiscación de activos y de reservas de nuestro país en el extranjero está  prohibida por la “Convención de las Naciones Unidas sobre las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de sus bienes”, la cual estatuye que los mencionados  bienes en el exterior  son inembargables pues se los presume destinados a fines de interés público.
9
Tales   crímenes de lesa humanidad revisten mayor gravedad porque se los perpetra ilegítimamente contra un país pacífico  al cual no se ha declarado la guerra,  porque se los ejecuta en tiempos de pandemia global, para  entorpecer o anular  esfuerzos para defender la salud y la vida de la población.
10
Al respecto, el martes 24 de marzo de 2020 la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos declara  en Ginebra que las mal llamadas sanciones económicas “deberían atenuarse o suspenderse. En un contexto de pandemia mundial, las medidas que obstaculizan la atención médica en cualquier país incrementan el riesgo que todos afrontamos”.

11
El 26 de marzo de 2020 el Fiscal General de Estados Unidos presenta cargos formales de “narcoterrorismo, tráfico de armas, lavado de dinero y corrupción” contra el legítimo presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, así como  contra otros 13 altos funcionarios de su administración.
 
12
El flamante Fiscal parece no haber aprendido que los poderes de  de Estados Unidos sólo pueden aplicarse a los ciudadanos de ese país, y  a actos cometidos en su territorio. Ordenar la captura de ciudadanos de otros países en el exterior sin debido proceso de extradición es  intento de extender en forma ilimitada los poderes de Estados Unidos a todos los territorios y los habitantes del globo. La agresión imperial es la pandemia. 



13
¿Puede Estados Unidos acusar a otros países de traficantes de drogas? Según datos de 2019 de la Organización de las Naciones Unidas para el Control de las Drogas (UNODC), compilados por EOM de acuerdo con porcentajes de población consumidora, Estados Unidos es el primer consumidor mundial de heroína; el primer consumidor mundial de anfetaminas; el segundo consumidor mundial de marihuana, el tercer país consumidor de cocaína. (https://elordenmundial.com./mapas/consumodrogas).


14
¿Puede acusar a otros de tráfico de armas el principal vendedor de muerte del planeta? Según el informe quinquenal del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (Sipri), Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China venden 75% del armamento en el mundo. Pero “Washington superó en 36% al resto de los países como principal exportador de armamento a nivel global, mientras la producción de Francia representó 6,8% del total, Alemania contribuyó con el 6,4% y China con el 5,2%”. (https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-47490873).



15
¿Acusa a otros de terrorista Estados Unidos, que mantiene fuera de su territorio redes secretas de cárceles para secuestrados sin juicio  ni condena? ¿El  autor de  centenares de ataques de drones  contra la población en Afganistán y Yemen,  del sistemático asesinato de dirigentes y de particulares de países con los cuales no está en guerra?

16
Antes de achacar a  otros el mal de que  padeces, cúrate a ti mismo.

TEXTO/FOTOS: LUIS BRITTO
 
CONSULTE TAMBIÉN:
VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García

DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"
El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:

sábado, 21 de marzo de 2020

LA PESTE IMAGINARIA


Luis Britto García


1

 “Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con pestilencia, y con las fieras de la tierra” (Apocalipsis, 6:8). Así describe el Apóstol Juan nuestro destino: el Dios de la Misericordia nos arrojará los jinetes de la Muerte, la Guerra, el Hambre y la Peste.


Jeremias 15. 3

2

La peste devasta la Italia medieval. Nadie sabe de gérmenes,  virus o higiene, por lo cual culpabilizan a Dios o al Demonio, vale decir, a sí mismos. Diez privilegiados se encierra en un castillo esperando que sus fosos y murallas detengan el contagio. Son jóvenes, bellos e inteligentes. Para pasar el tiempo, en lugar de hacer penitencia comen, beben, fornican y cuentan historias de fornicaciones. Es el artificio literario que permite a Bocaccio unir en  un volumen las historias licenciosas de su Decamerón (1353). La muerte exacerba el deseo de vivir. El desenfreno es  antítesis de la tumba.


3

La historia del convite al cual llega sin invitación la muerte, o del temor de la muerte que se distrae con depravación recurrirá desde entonces en los grandes fastos de lo imaginario. La invocan el marqués de Sade en Las 120 noches de Sodoma y Gomorra (1785), Edgar Allan Poe en “La máscara de la Muerte Roja” (1842) Marco Ferreri en su film La gran comilona (1973), Werner Herzog en su magistral remake del Nosferatu de Murnau (1979), con banquetes orgiásticos en plena calle, gran parte de cuyos comensales son ya cadáveres. Hoy comamos y bebamos, y cantemos y bailemos, que mañana ayunaremos, predica Juan de la Encina. 


4

La peste barre Milán. Alessandro Manzoni la describe en el más dramático capítulo de su novela I promesi sposi (1827), donde olvida transitoriamente la ingenua trama de los novios separados por el acoso sexual de un aristócrata. Así como la muerte engendra ceremonias, la peste genera rituales. Se multiplican misas y tedeums.  Funcionarios lúgubres  marcan las casas de los empestados, carretas chirriantes llevan cadáveres como fardos de mercancías. Los milaneses saben o imaginan que el morbo es propagado por  untatori, seres malignos que deambulan con  cucuruchos de polvo pestífero para  untarlo a sus víctimas. Se organiza la cacería, inocentes son linchados porque alguien imagina que portaban recipientes con morbo de la plaga. El asesinato es un contagio. Todos huyen de todos.  La peste es la desconfianza.


5

Vienen armados, montados, acorazados, dudando si podrán rendir a la invencible ciudad que  los derrotó en Noche Triste memorable. Las huestes de Hernán Cortés no pueden creer lo que ven: avanzan por Tenochtitlan pisando alfombras de cuerpos de aztecas agonizantes  o muertos por la viruela, el siniestro regalo que traen los invasores del Viejo Mundo. Es lo que narra Bernal Díaz del Castillo, un soldado del común, en su Verdadera Historia de la Conquista de la Nueva España (1632). Los investigadores precisarán luego que cerca de cincuenta millones de pobladores originarios de América mueren en un siglo abatidos por pandemias traídas de Europa. La Conquista es la Peste.


6

La peste  arrasa el mundo y apenas queda un sobreviviente o un puñado de ellos que al mismo tiempo busca y teme la compañía de otros  humanos. Es el reiterativo tema de El último hombre (1823), de Mary Shelley, la creadora de ese otro gran solitario, el monstruo de Frankenstein. Es la anécdota de La peste escarlata, de Jack London (1912), de La Tierra permanece, de  George R. Stewart (1949), de Some will not die, de Algis Brudrys (1958), de incontables historias de ciencia ficción. En Le rire jaune, de Mac Orlan (1914), una pandemia de carcajadas literalmente mata a la humanidad de risa. Se busca  al prójimo sólo para huir de él  o matarlo. La peste es metáfora de nuestra desolada condición de animales sociales. La cuarentena simboliza la soledad del camposanto de la ciudad. La peste es  el otro.  


7

En la novela de Tomas Mann La muerte en Venecia (1912) el escritor Gustav von Aschenbach ha perdido  juventud e inspiración. Busca alivio de su melancolía en Venecia, ciudad depresiva por excelencia, a la cual añaden un toque fúnebre los rumores sobre una epidemia de cólera que las autoridades niegan. Bien podría Aschenbach huir de la inundada ciudadela con sus góndolas que parecen barcas de Caronte. Lo detiene la devoción por Tadzio, adolescente a quien admira desde lejos porque en él cree reencontrar  lo que ha perdido: la juventud, la inspiración, el deseo de vivir. Aschenbach  muere del cólera mientras mira jugar en la playa al adolescente que es todo lo que él ya no es. También en El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez, los amantes que se unen tardíamente izan la bandera amarilla de la peste en el barco de ruedas de paletas para no ser moletados mientras  remontan el río Magdalena o la Estigia. El amor es la  peste, entrañablemente vinculada a la muerte, a la inspiración, a la fugacidad de la juventud. 


8



La plaga barre Orán. Se abren campos de concentración para recluir  contagiados. Con aséptica monotonía describe Albert Camus en su novela La Peste (1947) el auge y decadencia  del morbo, para llegar a la anodina conclusión de que “el mal existe”. La versión fílmica dirigída por Luis Puenzo, con William Hurt en el papel del médico (1992), sitúa los campos de concentración en estadios deportivos, transparente alusión a las prisiones masivas de la dictadura chilena. Las autoridades no reconocen el fin de la peste porque ello extinguiría sus poderes extraordinarios. La enfermedad es tratada como disidencia política o viceversa. La dictadura es la peste. 


9

Igual tema  desarrollan la novela gráfica  V de Venganza, de David Lloyd y Alan Moore (1988)  y el film homónimo de James McTorgue (2008). Surge una peste en Gran Bretaña, que las autoridades invocan como pretexto para asumir poderes dictatoriales perpetuos. Una víctima deforme de sus experimentos biológicos, que usa la máscara del regicida Guy Fawkes, acaba con la pestocracia volando el edificio del Parlamento. Un argumento paralelo desarrollan la novela gráfica Ultra Violet y la película de igual nombre (2006), dirigida por Kurt Wimmer y protagonizada por Mila Jovovich. Un morbo provocado arrasa  parte de la humanidad. El  monopolio de los virus contaminantes y de las medicinas sustenta una dictadura terapéutica,  que la heroína destruye en duelos de coreográfica perfección con todas las armas imaginables. La peste  justifica poderes injustificados. El remedio es la peste. 


10

Los astronautas arriban a un desolado planeta de arenas rojizas, con ciudades ajedrezadas que destruyen a tiros y apacibles canales a los cuales arrojan basura. La fracasada expedición anterior ha llevado la varicela, contra la cual los marcianos no tienen inmunidad, y los ha exterminado. Para que el planeta vuelva a tener habitantes, es necesario que uno de los invasores abalee a sus colegas y se convierta en marciano, Tal es la historia que narra Ray Bradbury en sus Crónicas marcianas (1951).Somos la peste, esperando encontrar al más débil para destruirlo.


11

El hombre, que progresivamente usurpa las funciones de Dios, le arrebata también la de desatar la peste. En La conquete de Londres (1919) el biólogo Scrull aísla el bacilo de la muerte. El alzamiento revolucionario a favor de una ley de control de los monopolios incendia el Parlamento y accidentalmente  libera el morbo. La oligarquía destruye Londres con cohetes radioactivos. La peste es la Revolución. En L’offensive des microbes, de Motus (1923), el profesor alemán Von Bruck confecciona una mezcla de agentes patógenos arrojada por aeroplanos sobre Francia, Bélgica e Inglaterra. Cuando el antídoto de Von Bruck se revela ineficaz, desaparece la humanidad entera. No hizo falta la novela de Michael Crichton The Andromeda Strain (1969) para que supiéramos que las grandes potencias desarrollan laberínticos laboratorios donde con el pretexto de defender la vida se estudian las estrategias de propagación de la muerte, sin reparar que un virus puede ser más autónomo, caprichoso y devastador que un arma atómica. En dicha novela no sólo se predice la aparición de un patógeno indominable: se anticipa el desarrollo de un “universal antibiótic” que, al igual que lo hará el SIDA una década después, suprime totalmente la inmunidad. En la peste no hay vencidos ni vencedores. 


12

Aterradores rasgos comparte la peste imaginaria con la real. Cosmopolita, no respeta fronteras ni aduanas. Urbana, prefiere las ciudades, moradas del pecado. Igualitaria, no distingue entre hombres y mujeres, niños o viejos, ricos o pobres, sabios o ignorantes, culturas y credos. Al mismo tiempo destruye el cuerpo individual y el social.  La sanación  del uno es imposible sin la del otro.



CONSULTE TAMBIÉN:




VEA EN YOUTUBE:

LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS

Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX


DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García

INAUGURAMOS PÁGINA WEB:

COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto

DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 

RAJATABLA/

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 

LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /

CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 

AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./

DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /

DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 

LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /

LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/

EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD

PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN

EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García



DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:

Rajatabla:


Dictadura Mediática en Venezuela:



El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:



https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:


Socialismo del Tercer Milenio:

tercer-milenio.pdf


La Ciencia: Fundamentos y Método
"http://editorialubv.files.wordpress.com/2013/05/libro-la-
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:


La máscara del Poder:


La lengua de la Demagogia:


La paz con Colombia: