domingo, 22 de septiembre de 2019

SE ME CAYÓ LA CÉDULA


Luis  Britto García                        

SE ME FUE LA IDEA

Decía Voltaire que no sabía de dónde venían las ideas. Mucho menos debía saber dónde se van cuando uno las tiene en la punta de la lengua y escapan antes de que haya sido posible prontuariarlas. Uno podría pensar que escapan las ideas bobas, banales, necias, los lugares comunes, las faltas de originalidad, pero mirando el excesivo número de éstas que permanecen en la mente comprenderá que quedan fijas hasta convertirse en obsesiones, principios o paradigmas. Las que se fugan son las brillantes, porque uno jamás las encuentra cuando las necesita, cuando quiere quedar bien en una controversia o sea un intercambio de insultos. Allá van las ideas escapadas sin papeles, indocumentadas, cursando las clandestinidades de la informalidad o los caminos verdes de lo ilegítimo. Dicen unos  que se reúnen en cumbes o rochelas, como  esclavos fugados; otros que se esconden en el subconsciente para tomar el mundo por asalto disfrazadas de sueños. Progresivamente el mundo se divide entre campamentos de ideas luminosas cuyo brillo no percibe nadie y mentes vacías que han dejado escapar sus iluminaciones. Quería yo en este párrafo resolver el enigma del mundo y no me vinieron más que algunos recuerdos que no por antiguos dejan de ser triviales.

DE TODO, COMO EN QUINCALLA

Ya casi no existen las quincallas, aquellas tienditas por lo regular situadas en la sala de una casa,  donde había de todo, como en quincalla. La quincalla era una especie de juguetería para señoras y para señoritas, donde aguardaban las ilusiones y las fruslerías: cintas de todos los colores y agujas y dedales de todos los tamaños. Había botones de todos los tipos menos el que se necesitaba para reponer el que se había caído. También broches engastados en cartulina como en perenne espera de poder abrochar algún trapo.  Se encontraban abanicos capaces de impartir la frescura que nunca supo el aire acondicionado. Pero para los niños se manifestaba como juguetería sin juguetes, con todas las cajas de lápices de colores olorosos a madera nueva, sus frascos de cola con aroma de mucílago, sus compases como agujas renegadas que jamás remendarían nada, sus cuadernos que incluían en la contratapa las tablas matemáticas que nunca nos aprendimos y por qué no, todas las variedades de papeles de colores para hacer las tareas. A veces asomaba una cajita de acuarela con unos pinceles pésimos como brochas hechos para desalentar  las vocaciones artísticas. Las reglas con su rectitud implacable estaban  esperándonos para medirnos con su vara y declarar que no dábamos la talla. Como prisioneras estaban las fruslerías dentro de las cajas de vidrio de los aparadores, pero las mercancías más modestas estaban recatadas en cajitas, a veces con una muestra cosida de la tapa de cartón. Todo en la quincalla era frágil, pensado para acompañar la transición de una señorita antañona a viejecita o la de un niño de escolar con uniforme a doctor encorbatado e hipertenso. Nunca se encontró en la quincalla el peine para calvos ni el espejo para feos que les permitiera no verse. Lo más hermoso de todo era un gato gordo que complementaba la apacibilidad de la quincalla pero como era la mascota de la dueña no estaba a la venta. 

TORTAS

No sé dónde iría a parar finalmente el aparatoso volumen de El Libro de Doña Petrona, con sus fotografías de platos aparatosos a los que el blanco y negro hacía aparecer como de luto. Cada vez que un pariente o un conocido se bautizaban o cumplían años o se casaban aparecía algún emparentado por la casa a solicitarle a mamá como un deber de solidaridad la torta correspondiente. La confundían con un intelectual, el único que trabaja para todos por nada. Allí sacaba mamá de no sé dónde los moldes redondos para los pasteles y comenzaba para los niños la fiesta de batir la mezcla de harina, levadura, azúcar y huevos hasta que se disolvían los grumos y llegaba el momento de encender el horno a kerosén y verter la mezcla para dos y hasta tres pisos redondos según la solemnidad y prepotencia de la celebración, y para los niños el instante de saborear los restos de pasta dulce de las ollas. Lo que era apenas la introducción al arte verdadero. Tampoco sé dónde conseguía mamá los mantelitos redondos de papel con bordes recortados como de encaje para entronizar la redondez del pastel, ni  tampoco en qué sitio guardaba  el surtido de inyectadoras de metal y de elaboradas boquillas  para moldear el nevado, que también había que batir a base de clara de huevo y nevazúcar hasta que llegaba el momento de colorear con tinturas de agua que venían en tubitos de plomo y  daban el tono apropiado de los pétalos de rosa, de las verdes hojitas de las flores, del azul de las columnas que circundaba los hemisferios apastelados. Maravillados veíamos surgir de las manos de mamá una arquitectura barroca multicolor, constelada de plateadas grajeas, rica en guirnaldas, lazos y guilindajos comestibles tan bellos que resultaba casi irrespetuoso pensar en devorarlos. Era la arquitectura de la felicidad. Como siempre era para otros,  debíamos contentarnos con los restos del nevado que habíamos batido. Nunca recuerdo que nos invitaran a aquellas rumbosas celebraciones para las cuales partía la torta  por el zaguán llevada en alto como un santo en procesión con destino a algún automóvil estacionado. Era entonces el momento de lavar moldes, cucharones,  inyectadoras, con la esperanza de encontrar todavía algún resto del nevado. Días después venía el comentario de mamá: “Ni  siquiera devolvieron la bandeja”. 


WHAT  IS IT ALL ABOUT
Desde el remoto nacimiento tratas de averiguar de qué se trata todo lo vivido. Espléndida es  la existencia como para pensar que no tenga pies ni cabeza, abrumadora la sumatoria de  trivialidades como para separarlas de las trascendencias, persistentes los recuerdos como para creer que se borrarán; inoportuna la muerte que llegará sin que hayamos resuelto nada, qué pensar de todo esto o mejor no pensar nada.



                       ESTE SITIO NO USA COOKIES

CONSULTE TAMBIÉN:

VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García
DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia:



sábado, 14 de septiembre de 2019

FRONTERAS


 Luis Britto García

ALERTA NARANJA

Con motivo del proyecto de reforma constitucional de 2007 me comentó alguna vez Chávez que había regiones del territorio donde la presencia del Estado era casi inexistente.

Si en algún sitio debe estar presente el Estado es en la frontera, comienzo y fin de su ámbito. En dos siglos de vida republicana esa imperdonable ausencia  ha costado a Venezuela cerca de un tercio de su extensión.

Una frontera sólo es tal si marca eficazmente el límite que no debemos trasponer y el que otros no deben traspasar.

En la Guerra de Cuarta Generación no hay fronteras, o más bien, existen demasiadas, que se superponen, entrelazan, interpenetran.
En las primeras dos semanas de septiembre el presidente Nicolás Maduro  emite un Alerta Naranja y encomienda al Consejo de Defensa de la Nación la conducción colectiva cívico militar, ya que: “Tenemos las pruebas de cómo desde Colombia se conspira para atacar a los Poderes Públicos y sedes militares en el país”.

Me marcho a dar conferencias en el Delta Macuro  y en Táchira, no para enseñar, sino para aprender  con las preguntas e intervenciones que atraviesan la frontera que separa del público.

Es erróneo considerar  la frontera sólo como  línea imaginaria que delimita territorio. Existen fronteras sociales, económicas, políticas, estratégicas, diplomáticas, culturales, que a fin de cuentas terminan delineando las geográficas.
 
FRONTERA  SOCIAL 

Hay una frontera demográfica, que a su vez se convierte en social. Su línea limítrofe es la integración a nuestro país. La Nación comienza con la nacionalidad, que impone deberes de lealtad exclusivos y excluyentes. No se puede servir a dos patronos, ni tampoco a dos naciones cuyos intereses pueden ser antagónicos y opuestos. El régimen constitucional de doble nacionalidad crea una frontera invisible entre  leales sólo a Venezuela y leales a dos o más países. Esa divisoria parte por el medio todas las instituciones, incluso las del Estado y las de la Defensa. ¿Cómo garantizar la lealtad a Venezuela de quienes se la deben a otro país? Según el Presidente, alojamos 5.600.000 inmigrados de Colombia. A todos se les ha otorgado sin discriminación educación, asistencia médica e incluso vivienda gratuita. La inversión social de Venezuela asciende al 74% de su gasto público: algo más de la quinta parte de esa magnitud ha sido destinada a resolver  problemas sociales con los cuales no pudieron los países limítrofes. Por nuestras fronteras al contrario parten ciudadanos en plena capacidad productiva, en muchos casos con educación de tercer y cuarto nivel costeada por el Estado.  

FRONTERA ECONÓMICA 

Existe una frontera económica, que nos cierra el paso cada vez que topamos con  comercios que dolarizan sus mercancías o les fijan  precio según tasas de cambio establecidas afuera. Cada moneda crea una clase social e incluso un país. En esos territorios ya no rigen las leyes del nuestro. Sería de preguntarse por qué se los deja funcionar aquí. Tanto en Táchira como en el Delta se intenta suplir la moneda nacional con divisas extranjeras por lo general sólo accesibles a involucrados en actividades ilegales. Durante muchos años nuestra balanza comercial ha sido favorable a Colombia en magnitudes cercanas a los 4.500 millones de dólares anuales; gracias al Acuerdo de Cartagena miles de rubros son de libre exportación y exportación en nuestros países. Cito una vez más la expresión del Presidente Maduro según la cual por la frontera se va Anillo: 1el 40 % de lo que Venezuela produce o importa. Nuestros combustibles no sólo mantienen funcionando el parque automotriz de países vecinos; además son claves para la refinación de sustancias ilícitas que sustentan su economía. Mientras tanto, en Puerto Ordaz, Tucupita y en Táchira se forman colas de diez cuadras ante las gasolineras. En San Cristóbal un operativo de las FAES desmantela un negociado que cobraba 50.000 soberanos por avanzar en la cola; un corte vial de protesta por la falta de gas doméstico paraliza varios kilómetros de una accidentada carretera. Las cajas CLAP en el puerto tienen costo de 200 soberanos; los fletes decuplican su precio, el bachaqueo lo multiplica. En todos los foros a los que acudo el público se queja de que los cortes anárquicos de electricidad impiden las actividades. El clamor general es que, si no se los puede impedir, por lo menos se los programe. Freddy Bernal deplora que presupuesta una docena de obras, y que cuando le llega el dinero ya no alcanza ni para una. Desorganización e hiperinflación trazan opacas fronteras que impiden divisar el futuro. 

FRONTERAS POLÍTICAS

Hay una frontera política, definida por el poder exclusivo del Estado de aplicar coercitivamente la ley mediante la violencia legítima. El cimiento de esta frontera es el deber de obediencia exclusivo del ciudadano hacia el Estado, deber que se debilita o disuelve cuando el mismo ciudadano debe lealtad hacia varios estados que pueden ser antagónicos. En todos mis viajes al Delta he organizado expediciones de varios días por los caños. En esta oportunidad me lo desaconsejaron explícitamente: grupos armados ilegales intentan dominar la desembocadura del Orinoco, zona estratégica a más no poder.

FRONTERA ESTRATEGICA 

Hay una frontera estratégica, definida por la capacidad real del Estado de imponer su autoridad sobre el territorio y expulsar o destruir cualquier otra fuerza armada. Durante  años, la población venezolana ha estado sometida a oleadas de violencia anómica contra el orden constitucional. Parecen haber tenido influencia en ella organizaciones paramilitares con miembros de otras nacionalidades o que no se consideran nacionales. A principios del 2019 una organización que se autodenomina Guardia Territorial Pemona intenta impedir el paso a un destacamento de la Guardia Nacional que acude a impedir el paso a una invasión que  viola las fronteras con el pretexto de la ayuda humanitaria. La multiplicidad de cuerpos armados es el otro nombre de la Guerra Civil.

FRONTERA DIPLOMÁTICA 

Existe una frontera diplomática. Para dar paso al caballo de Troya, los sitiados derruyeron las murallas de su ciudad. Nosotros mismos  hemos ido abriendo boquetes al suscribir tratados que violan la soberanía y nos someten a tribunales, juntas arbitrales u organismos foráneos. La trizamos al adherir al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que convierte a los ejércitos latinoamericanos y caribeños en mercenarios de los estadounidenses. Las desprotegimos al inscribirnos en la OEA; la derribamos al suscribir su Carta Interamericana de los Derechos Humanos y la Carta Democrática en nombre de la cual el embajador Shapiro legitimó el golpe de Estado en curso la mañana del 11 de abril de 2002. La derribamos al someter nuestras controversias sobre cuestiones de orden público interno al Centro Internacional de Arreglo de las Diferencias sobre Inversiones. Las restablecimos al retirarnos de todos esos tratados que entregan la soberanía, pero volvimos a abrir escandalosas troneras al suscribir los Infames Tratados contra la Doble Tributación, que permiten a las empresas de países que nos adversan no pagar impuestos en el nuestro, al sancionar la Ley Terminator de Promoción y Protección de las Inversiones Extranjeras, que posibilita que las sentencias de nuestro Tribunal Supremo de Justicia sean anuladas por organismos extranjeros.

FRONTERA CULTURAL

Hay una frontera cultural. Un idioma, una religión y un origen histórico compartidos fueron divididos por las fronteras que impusieron las oligarquías independentistas. De un lado y otro se afirmaron peculiaridades culturales que son esgrimidas como banderas. En Táchira en los restoranes, en cualquier ambiente público braman cumbias y vallenatos. En todo el estado llegan perfectamente las emisiones de la cadena Caracol y de todos los medios colombianos. En cambio las emisoras y televisoras de servicio público venezolanas son de difícil sintonía. Me parece bien que emisoras de cualquier país difundan sus contenidos en el nuestro; me parece mal que no intensifiquemos el alcance, la calidad y la potencia de nuestros medios para difundir nuestra cultura y puntos de vista. Los frecuentes cortes de electricidad dificultan, a veces por días, la comunicación por internet. Me comenta un alto funcionario del Táchira que la región podría ser invadida y que la noticia tardaría en llegar a la capital.

MEDIDAS

Hace más de un año, formulé un conjunto de recomendaciones sobre la materia. Para que sigamos siendo independientes, cabe aplicarlas con carácter  urgente:

-Actualizar  leyes y  políticas de fronteras y extranjería para adaptarlas a la delicada situación actual.

-Estrechar la colaboración entre  autoridades y  movimientos sociales para aplicar dichas políticas y normas y localizar y neutralizar la infección paramilitar en curso.

-Coordinar todos los institutos académicos del sector público para realizar un estudio continuo, integral y actualizado sobre los aspectos  jurídicos, geográficos, económicos, culturales, políticos y sociales de  la situación colombiana y su incidencia en el país y en el resto de la región.

-Articular una política cultural, educativa y comunicacional  basada en la  integración y asimilación de los contingentes inmigratorios, con énfasis en las semejanzas y no en las diferencias, inspirada siempre  en la atracción y la seducción y nunca en la reprobación y la aversión.

-Rediseñar nuestro sistema educativo y cultural para reforzar el sentimiento de nacionalidad y la conciencia de las gestas que forjaron la Patria. Colombia insiste en la formación sobre la Historia y Geografía de ese país. Gracias al presidente Rafael Caldera, en Venezuela esas materias fueron desacertadamente eliminadas del Pensum de Educación Primaria.

-Redoblar los esfuerzos para regularizar en las zonas fronterizas los suministros de electricidad, víveres y combustibles, e intensificar los servicios de seguridad y comunicaciones.

-Reinstaurar el control de cambios; aplicar las medidas legales necesarias para restaurar el uso obligatorio de nuestra moneda y el respeto de los precios fijados por los organismos económicos.


Ardua tarea es proteger fronteras, sobre todo cuando éstas se cruzan por todas partes. Todo el país es fronteras. Descuidar una es inhabilitar todas.

ESTE SITIO NO USA COOKIES
CONSULTE TAMBIÉN:

VEA EN YOUTUBE:
LA PLANTA INSOLENTE: VENEZUELA CONTRA SEIS IMPERIOS
Cómo Venezuela ganó la Guerra de Cuarta Generación en el siglo XX
DIRECCIÓN: Román Chalbaud GUIÓN: Luis Britto García
INAUGURAMOS PÁGINA WEB:
COMO MUCHOS DE MIS LIBROS ESTÁN AGOTADOS, CON LA INVALORABLE COLABORACIÓN DE RAFAEL PIRE CORDERO INAUGURAMOS LA  PÁGINA WEB:http://www.desdelpatio.org/britto
DONDE EL LECTOR ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES TÍTULOS: 
RAJATABLA/
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
TODO EL MUNDO ES VENEZUELA/ 
LA CIENCIA, FUNDAMENTOS Y MÉTODO /
CONCIENCIA DE AMÉRICA LATINA/ 
AMÉRICA NUESTRA, INTEGRACIÓN Y REVOLUCIÓN, TOMOS  I Y 2./
DEMONIOS DEL MAR: PIRATAS Y CORSARIOS EN VENEZUELA, 1528-1727 /
DICTADURA MEDIÁTICA EN VENEZUELA 
LA MÁSCARA DEL PODER: DEL GENDARME NECESARIO AL DEMÓCRATA NECESARIO /
LA LENGUA DE LA DEMAGOGIA: DE LA CONCERTACIÓN POPULISTA A LA EXPLOSIÓN SOCIAL/
EL IMPERIO CONTRACULTURAL: DEL ROCK A LA POSTMODERNIDAD
PARA REPOTENCIAR NUESTRA CONSTITUCIÓN
EL PROYECTO SECRETO DE CONSTITUCIÓN, con comentarios de Luis Britto García
DESCARGUE OTROS LIBROS DE LUIS BRITTO EN INTERNET:
Rajatabla:
Dictadura Mediática en Venezuela:
El Imperio Contracultural: del Rock a la Postmodernidad:
https://iaedenzulia.files.wordpress.com/2013/02/el_

La invasión paramilitar: Operación Daktari:
Socialismo del Tercer Milenio:
tercer-milenio.pdf
La Ciencia: Fundamentos y Método:
ciencia-fundamentos-y-mc3a9todo.pdf"

El pensamiento del Libertador: Economía y Sociedad:
La máscara del Poder:
La lengua de la Demagogia:
La paz con Colombia: