domingo, 10 de agosto de 2008


7
¿Qué dirá el Soberano, voz de todos que unos pocos quieren reducir a nada? Para mantener la unidad y la soberanía es indispensable: 1)Asegurar la dominación jurídica, política y social sobre los recursos naturales y estratégicos del territorio 2) Aplicarlos para la eliminación de desigualdades económicas y sociales derivadas de distinciones étnicas o culturales y rechazar que diversidades entre ciudadanos equivalgan a secesión entre pueblos 3) Asegurar para todos los recursos naturales o estratégicos del territorio y su producto 4) Reconfigurar el sistema político en función de la unidad y la soberanía legislativa, administrativa y judicial sobre la totalidad del territorio, eliminando descentralizaciones extremas, federalismos secesionistas y deberes de lealtad y obediencia de los ciudadanos hacia potencias extranjeras 5) Consolidar vínculos integracionistas con la región y con movimientos de países no alineados, que contrapesen las coaliciones secesionistas de los países hegemónicos 6) Consolidar fuerzas armadas y milicia popular indisolublemente comprometidas con la defensa de la unidad y soberanía 7) Lanzar una ofensiva cultural que divulgue la historia, la geografía y la formación cívica del pueblo, así como la indisolubilidad de los vínculos que lo unen como nación.
8
¿Que diré al entregar la ofrenda al fuego sagrado? Mis deseos personales han sido colmados de tal forma que sólo me queda aprender que la creación, como el amor, sólo tiene sentido si es compartida. Un pueblo es una voluntad de compartir. Secesionarlo es asesinarlo. Contra el filo de los descuartizadores, van mis votos por la unidad de los hermanos, por la unidad con los hermanos.

2 comentarios:

Moravia Peralta Hernández, dijo...

Son las 9 y media de la noche de este gran domingo y se sabe que las ofrendas y la decisión del pueblo de seguir hacia la justicia están haciendo mella en la concha del imperio. Venceremos!!!

CarSur dijo...

estimado Luis: de tan emocionado no pude mas que copiar tal cual su excelente artículo en mi propio "blog" para que se enteren los amigos que suelen visitarlo, hoy parece que el pueblo boliviano dio otra lección a estos sembradores de muerte y codicia. Muchas gracias y espero que no tome a mal mi atrevimiento.