domingo, 8 de enero de 2012

LA MUERTE DEL GENERAL DEL PUEBLO SOBERANO


ENTREVISTA A LUIS BRITTO GARCÍA PARA EL CORREO DEL ORINOCO
1. Más allá de si fue efectivamente un asesinato, ¿qué razones podían tener Falcón o Guzmán Blanco para matarlo?

-Casi siglo y medio ha pasado desde la muerte de Zamora, de modo que es muy difícil establecer si ésta fue debida a un asesinato o a un providencial acierto de un francotirador del ejército oligarca. Pero varios elementos despiertan la sospecha: Guzmán Blanco testimonia que Zamora recibe el balazo mientras estaba a su lado, en el curso de un paseo para inspeccionar trincheras. El cuerpo es de inmediato enterrado, como para que no se puedan verificar las causas de la muerte ni las características y la trayectoria del proyectil. Todavía más, Guzmán Blanco y Falcón prohíben bajo pena de muerte que se revele el sitio de la sepultura de Zamora, medida sólo explicable si se quieren evitar averiguaciones molestas con el cadáver. En la investigación criminal desde los tiempos más antiguos procede preguntarse
¿Qui prodest? Es decir, ¿a quién le aprovecha? Por su capacidad militar y su arrastre entre el pueblo, Zamora era el más notorio rival de Guzmán Blanco y de Falcón para la conducción del partido liberal, y sus propuestas sociales inquietaban a toda la fracción conservadora de ese partido.

2. ¿La muerte de Zamora desmovilizó al pueblo que lo seguía o intentó por alguna vía seguir adelante con la revolución social?
-El pueblo estaba movilizado en el ejército federal, y por falta de capacidad militar de Falcón y de Guzmán Blanco, la Guerra Federal se prolongó casi por tres años más en combates indecisos que desgastaron a los combatientes y llevaron al Tratado de Coche, una especie de arreglo entre la oligarquía conservadora y la oligarquía liberal para compartirse el poder y no cumplir con la promesa de Zamora: Tierra y hombres libres.

3. ¿Tenía Zamora opción de Victoria? -
Tenía mucho más que una opción de victoria. Tras sus reveses en las primeras insurrecciones campesinas de 1846, Zamora dominó a tal punto el arte militar y concitó de tal manera el apoyo del pueblo, que se convirtió en un líder invencible. Triunfó en todas las campañas que emprendió, y literalmente desbarató al ejército oligarca en la batalla de Santa Inés. Sus tropas estaban constituidas fundamentalmente por voluntarios movilizados por la promesa de repartición de tierras y la prohibición de cobrar renta por el alquiler de las tierras. Un ejército popular conducido eficazmente no sólo hubiera triunfado en lo estratégico, sino en lo político, y hubiera impuesto la mayor parte de las reformas que sus militantes exigían.

4. ¿Cómo financió Zamora la guerra? ¿Tuvo aliados "adinerados"? ¿De dónde sacaba las armas?
-En las primeras insurrecciones campesinas, el pueblo luchó con lo que tenía a la mano, fundamentalmente instrumentos de trabajo como machetes y hoces. En la campaña que culminó con la derrota y prisión de José Antonio Páez tras la batalla de “Los Araguatos”, Zamora formaba parte del ejército regular del momento, pertrechado por el Estado. En la Guerra Federal, Falcón y Guzmán Blanco hicieron acuerdos para comprar armas, pero la mayoría de éstas las tomó Zamora al enemigo, desde su desembarco en Coro y durante sus triunfos sucesivos. Por ejemplo, con la toma de Barinas, en 1859, se apodera de trescientos fusiles, varios cañones y más de doscientas cargas de pertrecho. Con la victoria de Santa Inés se apodera de gran parte del parque de los oligarcas.

5. ¿Por qué Zamora es una figura importante para la revolución bolivariana?
-Porque fue un ciudadano común que asumió el camino de las armas para defender al pueblo. Porque en todos los lugares donde tuvo autoridad, suprimió el pago de renta de la tierra por los campesinos a favor de los terratenientes. Porque sostuvo que antes de la Conquista, la tierra era de todos, y que así debería volver a ser. Porque organizó incluso a los trabajadores de las ciudades en gremios para perseguir mejoras económicas, sociales y políticas. Porque defendió la libertad de los esclavos, y propuso planes para que los esclavos liberados recibieran del Estado venezolano tierras para mantenerse con su fruto. Y porque su prematura muerte frustró la ejecución de un plan de reformas sociales y económicas, cuya aplicación hubiera hecho innecesarios cerca de medio centenar de alzamientos armados que siguieron a su partida, en su gran mayoría motorizados por la injusticia social.