domingo, 5 de octubre de 2008


· Bush exige a la Cámara de Representantes y luego al Senado un fondo de 720.000 millones de dólares (mayor que la Deuda de América Latina) para comprarles a buen precio a los pobrecitos banqueros sus arruinados negocios. Así aplica el punto 5 del programa de Marx en el Manifiesto Comunista, “Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio”.

· En la petición de fondos ni una letra prevé castigo para los especuladores ni los obliga a devolver las sumas desfalcadas ni protege a los deudores hipotecarios contra el desalojo. El socialismo, apuntó Eduardo Galeano, después de todo no es tan malo a la hora de repartir las pérdidas.

· En estas raterías se entretiene la cúpula de ladrones que gobierna el mundo mientras el Banco Mundial, que considera pobres a quienes subsisten con menos de un dólar al día, revela que son pobres más de 3.000 millones de personas, la mitad de la humanidad, y también lo es la cuarta parte de la población de los países desarrollados, y 40 millones de estadounidenses.
· Señaló Marx que la burguesía “remedia unas crisis preparando otras más extensas e imponentes y mutilando los medios de que dispone para precaverlas”.
· A estos remedios peores que la enfermedad, añade el capitalismo la alimentación del sistema bancario con el narcotráfico, la aceleración del holocausto ecológico, las guerras que reactivan la producción armamentista y ocupan desempleados como carne de cañón.
· La crisis desmorona la economía ficticia especulativa para ajustarla a la economía real: Reajustemos la tiranía de la elite de especuladores parásitos a la democracia de la productiva humanidad.