miércoles, 5 de agosto de 2015

PARA REÍRNOS DEL MUNDO CON LUIS BRITTO GARCÍA

GIPSY GASTELLO ENTRE LIBROS /Para reírnos del mundo con Luis Britto García /Ciudad CCS / 4/8/15


El planeta Tierra es un lugar curioso y anacrónico, a ratos sombrío pero a veces lleno de colores. Dicen que todo depende del lado en que se mire. Y en este caso, resulta un alivio o, al menos, muy divertido, atreverse a mirar al mundo desde los ojos de Luis Britto García. Ya culminada la VI Feria del Libro de Caracas, en medio de mi sala desordenada repleta de nuevos libros e historias inolvidables que solo se producen en los pasillos de una fiesta del libro, decido meter en mi morral Me río del mundo, publicado originalmente en 1984 y reeditado"felizmente? por el Fondo Editorial Fundarte este año, siendo una de las novedades más buscadas de esta sexta feria. Luis Britto García, como suele hacerlo en cada espacio del que se adueña, invita a reírnos del mundo, pero también a que nos permitamos la osadía de un mundo que se ríe a carcajadas de nosotros. En ese atrevimiento de desnudarnos de los egos y volver a nosotros mismos con la sabia honestidad de sabernos el hazmerreír del universo, como la especie más nefasta entre los seres vivos sobre la Tierra, pudiera servir incluso de terapia liberadora de fantasmas.

Este libro abre sus páginas para convertirse en seis libros con 69 mini-relatos. En su interior se despliega en este orden: El libro de los Placeres, El libro de la Crueldad, El libro del Poder, El libro de la Historia, El libro del Amor y el Libro de la Sabiduría. En el segundo libro, que es el de la Crueldad, Luis Britto García nos interpela con una especie de diario que se titula"El sádico al timón?, una lúdica narración de la desventura de Cristóbal Colón invadiendo nuestras tierras. Comienza un 1 de abril de 1477 con la siguiente confesión:

"Hoy he descubierto un nuevo entretenimiento, que es el de fastidiar a los científicos contándoles teorías disparatadas. Acabo de reducir a las lágrimas a la Junta de Sabios de Portugal diciéndoles que se puede navegar hacia el Este por el Oeste. Los sabios son hombres serios y saben que me equivoco en mis cálculos por 13.000 kilómetros. He gozado un mundo haciéndome el que no entiendo"

Luego de sus"aventuras? y desventuras, de la infame gesta"descubridora? que tanto se empeñaron en enseñarlos en la escuela, en el diario de Colón queda registrado ese oscuro 12 de octubre de 1492:

"He quedado en el más completo ridículo. Un tal Rodrigo de Triana se puso a delirar que veía tierra, y resultó que era verdad. En las costas se ven centenares de habitantes semidesnudos, entregados a la felicidad más absoluta. No puedo esperar a desembarcar para arruinársela"

Son muchas las aristas en Me río del mundo. Es un libro en el que nos podemos perder y no querer regresar más nunca. Hay cuentos cortos, diálogos, bromas pesadas, incluso aforismos que tratan de esconderse en los relatos. Lo poético se aferra al humor negro para llevarnos de la mano a la inevitable apertura de ojos. Porque en ese reírse del mundo, terminamos preguntándonos: ¿Cómo llegamos aquí? Después de las carcajadas"o de las sonrisas dignamente silenciosas? pudiera llegar a atacarnos las ganas indetenibles de salir a cambiarlo todo y comenzar de cero, cuando nos descubrimos como esos maniquíes de la historia. Y creo, aquí entre nos, que precisamente eso era lo que quería Luis Britto García con este libro inagotable.





FOTOMONTAJE: LUIS BRITTO