miércoles, 29 de enero de 2014

II CUMBRE DE LA CELAC: MIRADAS DESDE EL SUR A LA INTEGRACIÓN



Dos grandes estudiosos de la cultura, la política, la economía y la sociedad latinoamericana y caribeña, el venezolano Luis Britto y el argentino Atilio Borón, ofrecen a los lectores de Granma sus visiones particulares sobre la integración regional
LAURA BÉCQUER PASEIRO
Para el historiador venezolano Luis Britto García prácticamente no hay límites a lo que podríamos hacer si continuamos por el camino de la integración y mantenemos nuestra independencia y soberanía ante la injerencia de actores externos.
Estados Unidos, que ha sido la potencia hegemónica durante el último siglo, ha controlado a la región prácticamente a su antojo, acota por su parte, el destacado politólogo argentino Atilio Borón.
Al respecto, considera que en la actualidad la política hegemónica de dominación norteamericana se está debilitando ya que los países de Amé-rica Latina y el Caribe establecieron mecanismos institucionales, que en el caso de la CELAC agrupa por primera vez en la historia a las 33 naciones independientes al sur del Río Bravo, sin el tutelaje de Washington, "el gran enemigo de las causas emancipadoras de nuestros pueblos".
La Comunidad fundada en el 2011 tiene como premisa hallar la unidad dentro de la diversidad que nos caracteriza. Al respecto, Britto García, Premio Alba Cultural (2010), considera que, "a pesar de sus diferencias, América Latina y el Caribe tienen instrumentos de comunicabilidad que facilitan su integración cultural: la preponderancia de dos lenguas romances y de una religión".
Sobre el tema, propone algunas actividades para reforzar esta integración cultural, la cual considera como la más segura base de la integración social, económica y política.
Es preciso, entre otras muchas iniciativas, revisar y divulgar nuestra Historia mancomunada, liberalizar y fomentar la circulación de bienes culturales entre nuestras re-públicas, rescatar, preservar y enaltecer nuestro patrimonio cultural.
A su vez, Borón considera que los factores comunes que tenemos son tan fuertes y las amenazas externas tan tremendas que han hecho que inclusive países de signo político muy distinto de alguna manera, acuerden establecer estrategias comunes para encarar estos problemas.
En ese sentido, indica que existen temas que son comunes para todos, como por ejemplo la depredación del medio ambiente, "que no distingue entre gobiernos de izquierda o de centro", los del narcotráfico; las amenazas que implican la presencia de bases militares en América Latina y el Caribe; el peligro que trae toda esta explotación desenfrenada de los recursos naturales y sus consecuencias sobre el cambio climático.
"Eso hace que estos países de alguna manera se allanen para establecer algunos mecanismos y favorecer con su presencia el desarrollo de una institución como la CELAC, proceso que espero continúe y se profundice en los próximos años", dijo.
CUBA SIEMPRE PRESENTE
Los especialistas consultados por este diario destacaron que el hecho de que Cuba haya ejercido la Presidencia Pro Témpore de la CELAC ha sido una reparación histórica a la Isla y un golpe a la política de aislamiento a la que fue sometida por Estados Unidos.
Borón estima que esa estrategia se ha ido debilitando y que la presidencia cubana es un reconocimiento al papel protagónico que Cuba ha tenido en la región, y el agradecimiento de los países del área hacia una nación que ha sido tan solidaria.
Ello es una reivindicación plena a Cuba y una condena tácita y explícita a los Estados Unidos por haber pretendido marginarla, añadió Borón.
Por su parte, Luis Britto García expresó que Cuba es el ejemplo de cómo un pueblo determinado y decidido a todo puede resistir a la mayor potencia imperial de la tierra durante más de medio siglo, y todavía así lograr indicadores de salud, educación y seguridad social superiores a los de gran parte de América Latina (... ) es un ejemplo para América y para el planeta.
(http://www.granma.cubaweb.cu/secciones/cumbre-celac-2014/cumbre-101.html).