miércoles, 17 de julio de 2013

LA OCASIÓN HACE AL LADRÓN, Y EL TRÁMITE AL GESTOR


ENTREVISTA PARA YESENIA CHACÓN EN CIUDAD CARACAS CCS 14-7-2013
1:- Cómo se explica usted el fenómeno de la corrupción. Es decir, a qué factores cree que responde, específicamente en nuestro país?
-Ha habido corrupción en todos los países del mundo, así como hay delincuencia. La corrupción es una delincuencia que preda los bienes públicos o los utiliza para adquirir ventajas. En Venezuela, su desarrollo se debe a varios factores. Primero, nuestra Historia escrita se inicia con una colosal operación de saqueo, la Conquista, que apropia por la fuerza los bienes y el trabajo comunes para beneficio de  una minoría ínfima. Segundo, la República Oligárquica y otros sistemas mantuvieron esa desigual distribución de la riqueza proveniente del latrocinio. Tercero, con la irrupción de la economía petrolera y minera, los bienes e ingresos públicos superan a la economía privada, de modo que el malhechor atacará  a la fuente de riqueza más abundante. Cuarto, la sociedad colonial de castas se prolongó durante la República, dejando como el principal recurso de ascenso social la riqueza rápida. Quinto, no se han creado sistemas institucionales jurídicos y contables suficientemente eficaces para obligar a un manejo pulcro de la cosa pública; Bolívar sufrió enormemente por ello en su última visita a Caracas, y el mal persiste. Sexto, incluso cuando hay sistemas normativos eficaces no se aplican, por lo cual algún político señaló que en Venezuela no había motivos para no robar. Séptimo, así como no hay una sanción jurídica, tampoco la hay social. Los medios de comunicación aplauden y exaltan a los titulares de riquezas mal habidas, así como elevan a la categoría de héroes en sus noticieros y en sus obras de ficción a narcotraficantes, asesinos a sueldo y estafadores. Basta ver cómo ciertos medios opositores intentan representar como mártires a los delincuentes financieros y los legitimadores de capitales.
2.- Por qué cree que hay sociedades más corruptas que otras?
-Donde es mayor la cantidad de bienes públicos susceptibles de apropiación privada y menor la eficacia de los sistemas normativos y de control, evidentemente que tanto la tentación como el latrocinio serán mayores.
3.- Desde esa explicación, qué soluciones plantearía usted para minimizar el riesgo de contratar funcionarios corruptos?
-Atender a tres elementos: su trayectoria, su obra y su ideología. Es verdaderamente asombroso ver cómo se entregan responsabilidades inmensas a funcionarios con una trayectoria política de saltaperico, sin ninguna obra y con ideología inexistente. Un ser así sólo está movido por su propio interés, que no es el de la colectividad.
4.- Qué otras soluciones recomendaría, en función de levantar generaciones más identificadas con el valor de la honestidad y la eficiencia de la gestión pública?
-La prédica de los hechos. Que los fiscales investiguen y acusen a los corruptos, que los tribunales los condenen, que las sentencias se cumplan sin medidas cautelares que les permitan huir al exterior a disfrutar de lo robado. Que se creen sistemas de contabilidad veraces y exactos, que permitan verificar los resultados concretos de la realización del gasto público. Que se investigue en forma minuciosa a quien muestre signos de riqueza ostensibles superiores a sus ingresos legítimos. Que se eliminen infinidad de trámites y requisitos absurdos que deben ser renovados repetitivamente y sin sentido, como el tristemente célebre RIF y el registro de Sencamer, las sagradas facturas de cobro que sólo pueden ser impresas en pocas imprentas privilegiadas,  y tantos otros. Una vez dije: “Crea trámites, cosecharás corrupción”. Cada vez que un trámite se exige sin razón o se complica de manera inexplicable, podemos sospechar que se lo hace para generar intermediarios y para perder votos. La ocasión hace al ladrón,  y el trámite al gestor.