viernes, 7 de junio de 2013

LA PLANTA INSOLENTE REVIVE A CIPRIANO CASTRO


CIUDADCARACAS CCS
VIERNES 7 JUNIO 2013

07/06/13.-La imagen de Cipriano Castro sentado en un antiguo sillón rojo en el que su cuerpo reposa pero su mente se encuentra sumergida en una laguna de sueños y pesadillas es una de las escenas de la película La planta insolente, producida por la Fundación Villa del Cine.
El maestro del séptimo arte venezolano Román Chalbaud es el encargado de dirigir el filme histórico inspirado en la revolucionaria vida política de Castro, quien es interpretado por el experimentado actor Roberto Moll.
“Estamos muy contentos de que hoy en día se pueda llevar la historia a los televidentes porque es muy importante conocerla. La historia nos permite enterarnos de todas las cosas que han pasado, aprendemos a descartar las mentiras que nos han contado y, además, no cometemos los mismo errores”, manifestó el cineasta.
La cinta narra el esfuerzo realizado por el dirigente que se niega a ceder ante las continuas presiones de los caudillos, banqueros, empresas transnacionales y de los acreedores de la deuda externa. La planta insolente también recrea el bloqueo de 1902, cuando una flota de 15 acorazados provenientes de Inglaterra, Alemania e Italia bombardearon las costas venezolanas como medida de presión para el cobro de la deuda pública.

ENCARGO DEL COMANDANTE
El largometraje es el resultado de una idea que manifestó el Comandante Hugo Chávez al historiador Luis Britto García y al cineasta Chalbaud en 2009, durante el estreno de la película Zamora, tierra y hombres libres.
“La noche del estreno de Zamora en el Teatro Teresa Carreño, Chávez se dirigió a Britto García y le preguntó: ‘¿A usted le gustaría escribir un guión sobre la vida de Cipriano Castro?’, y él le dijo: ‘Sí’. Después, se dirigió hacia mí y me preguntó: ‘¿A usted, Chabaud, le gustaría dirigir esa película?’ y le dije: ‘Sí’. Eso fue hace cuatro años y hoy ya es un sueño hecho realidad”, recordó el director.
Para Chalbaud, el guión de La planta insolente es una creación magnífica de Britto García debido a que es un filme histórico poco tradicional que combina los aspectos poéticos con la imaginación sin alejarse de los hechos reales.
“En el guión, Britto García plasmó que Castro tenía pesadillas y eso nos permite una gran libertad para los juegos cinematográficos. También reflejó que tenía un gran sentido del humor y, lo más importante, es que no desconoció los errores del general”, explicó.
Con nueve meses de preproducción debido al alto grado de dificultad del filme, la cinta se comenzó a grabar el pasado primero de abril y se tiene previsto que culmine los últimos días de junio.
Las escenas de esta obra poco convencional que incluye la creación de efectos especiales y hasta toques de fantasía producidos por la mente de Castro se realizarán con el respaldo de la productora argentina Sociedad Post.
El rodaje se desarrollará en diversos lugares de Maracaibo, Carabobo, Lara, Falcón y Miranda. Además, se realizarán algunas grabaciones en Ecuador.

MOVILIZACIÓN ACTORAL
Una centena de actores y más de 60 extras integran el elenco de esta producción cinematográfica que busca reivindicar la figura del general tachirense.
Roberto Moll, Hans Christopher, Jean Franco de Marchi, Luis Pérez Pons, Israel Moreno, José León, Frank Silva, Carlos Delgado, Emiliano Molina, Jorge Canelón y Juliana Cuervos son algunos de los actores que participan en la obra número 22 de Chalbaud y que se estrenará el próximo año.
“Cipriano es un personaje que ha sido vapuleado por la historia y eso está mal hecho. Él fue un gran nacionalista y un hombre que defendió la soberanía venezolana porque este era un país portátil que siempre se vendía para afuera con pueblo y todo, pues ninguna riqueza quedaba aquí. Castro se enfrentó a una oligarquía terrible y se enfrentó a la burocracia”, dijo Moll.
Asimismo, señaló que su preparación para este papel fue un reto debido a la bipolaridad del general Castro y a la recreación de las batallas que implicaron una preparación muy especial en el manejo de armas.
Para el actor Hans Christopher, quien interpreta a Tello Mendoza, un comisionado que se hizo millonario otorgando concesiones en el mandato de Castro, trabajar en La planta insolente con Chalbaud es un honor porque la cinta permite que los venezolanos se empapen de los hechos históricos del país.

TRANSFORMACIÓN HISTÓRICA
La planta insolente no sólo ha sido un reto histórico para el director y los productores, pues los maquilladores también se han enfrentado a las exigencias del guión.
Las barbas canosas y espesas, el cabello abundante, los tonos pálidos en los rostros de las féminas y las máscaras de látex que representan los episodios oníricos de Castro, son algunos de los elementos que caracterizan el maquillaje de los personajes.
“Nosotros tenemos que adaptarnos a los requerimientos del director e investigar las características de cada personaje para que sean lo más reales posibles”, explicó el maquillador David Morales.
MARÍA DE LOS ÁNGELES AGUILAR/CIUDAD CCS
FOTOS NANCY CERVANTES/CIUDAD CCS