domingo, 28 de abril de 2013

ASEGURAR LA SEGURIDAD



1
El año 2012 el asesor de Guerra Sucia Electoral J.J. Rendón aconsejó centrar la propaganda en un tema: la Inseguridad. Los medios de comunicación opositores se dedicaron obsesivamente a reseñar  crímenes horrendos y divulgar cifras de muertes violentas que confundían tendenciosamente homicidios y accidentes de tránsito o laborales. En el cierre de campaña electoral, el candidato opositor clamó: “Que cese la violencia”. La estrategia rindió dividendos, a pesar de que el estado que el candidato perdedor gobierna presenta los mayores índices de homicidios  del país, seguidos por los de otros estados administrados por la oposición.
2
Repetidas veces señalamos que toda la campaña opositora se fundamenta  en un trabajo  del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana 2009, (Caracas, mayo 2010), el cual no registra homicidios ni delitos reales sino la  percepción de una muestra de 5.496 hogares o 16.419 personas, cuyas respuestas se extrapolan como válidas para representar  28.946.101 venezolanos ¿Son las encuestas método confiable para decidir cuestiones trascendentes y puntuales como quién será Presidente de la República o el número de homicidios?
3
A juzgar por los  resultados electorales, no. Y menos si sus métodos suscitan la sospecha y sus conclusiones el asombro.  La página 67 de la encuesta del INE cuenta un “total de delitos reportados” de 21.132 homicidios en 2009; la página 68 registra 19.113 víctimas de ellos ¿Cómo 21.132 homicidios causan  apenas 19.113 víctimas? Sólo la matemática o la confusa categorización del INE podría explicarlo. La misma página afirma que de esos 19.113 homicidios, 3.151 nunca fueron denunciados ¿En qué cabeza entra que la sexta parte de crímenes tan graves y notorios como asesinatos no sea denunciada? ¿Y por qué sí se efectúa la denuncia ante el encuestador? La misma página 67 nos asigna una tasa de 75,08 homicidios por 100.000 habitantes ¿Es concebible que casi cuadrupliquemos los 22.7 de México, y los 21.0 de Brasil y que dupliquemos ampliamente los 31.4 de Colombia, que un año antes presentaba el doble, 61,7847 homicidios por cada 100.000 personas? ¿Si los tres  miembros encuestados de una familia  conocen un mismo homicidio, éste es registrado  como un solo delito o como tres? ¿Y por qué la encuesta inquiere obsesivamente si las muertes son causadas por las FARC o por el ELN, o si el entrevistado desconfía de los Tribunales venezolanos? ¿Trata   de probar la aserción imperial de que Venezuela es la base de los rebeldes colombianos, o de que nuestros tribunales deben ser suplantados por la Corte Interamericana de la OEA?
4
¿Esta supuesta percepción es veraz? En la investigación para Latinobarómetro La seguridad ciudadana: el problema principal de América Latina, Marta Lagos y Lucía Dammert afirman que “Cuando la opinión pública se recoge en estudios de opinión es un conglomerado de respuestas individuales que no tienen un ente articulador, es esencialmente miope, no tiene visión de futuro, y refleja lo que el investigador pregunta”.
Y añaden que “Hoy día en América Latina las crisis de representación y liderazgo le han entregado a las encuestas de ‘opinión pública’ un rol y expectativas que no pueden cumplir. Ellas son vistas como sustitutas de liderazgos que nunca podrán cumplir, porque las encuestas de opinión recogen una visión estática y miope de la realidad”. En todo caso, dicho estudio de Latinobarómetro, que utiliza datos de 2008, no deja tan mal parada a Venezuela. Inquirió de una muestra de ciudadanos de 20 países  que calificaran, en una escala de 10, el nivel de violencia de su propio país. El promedio fue de 5,6; los  países percibidos como más violentos resultaron respectivamente Guatemala con 7, El Salvador con 6,4, Brasil con 6,3 y México con 6,2. Colombia está en el puesto 6. Los menos violentos resultaron Venezuela, Nicaragua y Chile, empatados en un puntaje de 4,8; Paraguay con 4,7; Ecuador con 4,6; y Uruguay con 4. El nuestro estaría en el cuarto rango de menos violento de la región.
5
¿Cómo se explican estas diferencias de encuesta a encuesta en la  percepción de la inseguridad? Ocurre que no es lo mismo  percepción que  ocurrencia real de delitos. Eleazar Díaz Rangel señala en Ultimas Noticias del 16-11-2011 que en Venezuela, 27% de los encuestados en 2010 dijo haber sido víctima de delitos, pero que el 64% afirmó que la inseguridad es el primer problema: la percepción de la inseguridad superaba al número de delitos reales en 37%, y casi lo duplicaba, registrando la diferencia más alta de la región.  Opina Díaz Rangel  que “la alianza de partidos de oposición y medios de comunicación explica esta diferencia”. Urge entonces precisar y cuantificar la magnitud real y objetiva  y no la percepción del problema.
6
¿Y las cifras reales de homicidios? se preguntará el lector. Inútilmente consultará los informes de la Fiscalía: presentan sólo cifras totales de delitos, como si fueran lo mismo asesinatos  que amenazas o arrebatones. Tampoco los informes de la Defensoría del Pueblo presentan cifras reales y particularizadas de homicidios. GIS XXI apunta que entre 1990 y 2000 la tasa promedio de delitos fue de 1.163,2 por 100.000 habitantes, y entre 2000 y 2008 disminuyó hasta 954,3, pero tampoco distingue entre tipos de delitos. Y en efecto, si nos referimos al número total de éstos y consultamos http://www.nationmaster.com/graph/cri_tot_cri-crime-total-crimes, encontramos que el país con mayor cantidad es Estados Unidos, con 11.878.218 crímenes, en una lista donde Venezuela apenas ocupa el puesto 34, con 236.165 delitos.
En un estudio de “Violencia Interpersonal y Percepción de la Situación de Seguridad Ciudadana en Venezuela 2010” el Instituto de Investigaciones de Convivencia y Seguridad Ciudadana (Incosec) afirma que “el 90,2% de los encuestados señalan a la inseguridad como el principal problema a enfrentar en el país, seguido por  el desempleo,  alto costo de la vida, vialidad  y la escasez de alimentos” y  “que el 82,9% de las personas siente que la inseguridad en el país ha aumentado”, pero se basa en la citada encuesta de percepción del INE y en investigaciones hemerográficas que principalmente atestiguan la voluntad de los medios de exacerbar el pánico. Las mismas fuentes esgrimen todos los ensayos de la oposición sobre el tema. He consultado a altos funcionarios de los Poderes Públicos; ninguno me ha proporcionado  cifras reales y fácticas de homicidios.  
7
No es como para andar dependiendo de percepciones y subjetividades imprecisas en momentos cuando el poder real se gana o se pierde mediante campañas sobre la inseguridad. No podremos enfrentarla  mientras  el tema se reduzca a encuestas de percepción que alimentan el pánico mediático y a pánicos mediáticos que exacerban la percepción en las encuestas. Percepción no es lo mismo que victimización. Y esa percepción no refleja los consistentes esfuerzos del gobierno bolivariano en pro de la seguridad: abrupta disminución de los niveles de pobreza, creación de la Policía Nacional, instauración de una Universidad Nacional de la Seguridad, incremento de la dotación y del personal de los cuerpos de orden público, campañas de eliminación de armas de fuego. Compilemos las cifras verdaderas, obremos en consecuencia y divulguemos eficazmente las  medidas tomadas para garantizar la paz y la vida. Encuestas certeras no aseguran la elección  correcta, pero falsas encuestas pueden favorecer una elección equivocada.

PD: Según llevo anticipándolo hace años, la oposición demandará la anulación de las elecciones venezolanas ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA, que siempre decide a favor de Estados Unidos.  Realicé larga campaña para que nos retiráramos de dicho organismo, hasta que todos los poderes públicos adoptaron dicha iniciativa. Pero gracias a una Gaveta Voraz que retrasó comunicar dicha decisión durante cinco meses, todavía está abierto el lapso de un año para que se introduzcan demandas contra la soberanía de nuestro país. Gracias, Gaveta Voraz, por favor concedido. 


(TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO)

CONSULTE TAMBIÉN: 

http://luisbrittogarcia-fr.blogspot.com

bibliografía del autor:

http://luis-britto.blogspot.com
Baje los libros de Luis Britto en Internet:
Rajatabla: www.monteavila.gob.ve

Dictadura Mediática en Venezuela: www.minci.gob.ve
Socialismo del Tercer Milenio: http://www.monteavila.gob.ve/mae/pdf/socialismo-tercer-milenio.pdf