domingo, 7 de diciembre de 2008

MATAVOTOS Y MATAVOTANTES


· El 24 de febrero de este año en mi artículo “Matavotos” reseñé personajes del gobierno o de la oposición dedicados a aniquilar los sufragios de su propio bando.

· Entre los Matavotos reseñé el candidato sin obra, ideología ni trayectoria; el nombrado a dedo sin consenso de las bases; el autoreelegido por sí mismo; el inventor de trámites inútiles que vuelven martirio cualquier diligencia; el legislador que no legisla; el gobernador que no gobierna, el fiscal que no fiscaliza, el contralor que no controla, el defensor que no defiende, el Conatel que no aplica Ley Resorte.

· Cada quien se topa con el Matavotos que no se merece. Hidrocapital envía la factura después de que está vencida, corta el agua sin aviso y después cobra 42.000 bolívares por restablecer el servicio. Imagínense cuántos sufragios asesinó en una población urbana condenada a morir de sed. Gracias, Hidrocapital, por votos aniquilados.

· Hace semanas gestiono copia de una partida de nacimiento que necesita una joven para inscribirse en la Universidad. En el Registro Central dicen que Baruta no le envía los libros; en Baruta dicen que ellos no expiden copias porque los libros están en restauración, y envían a Los Teques, donde el Matavotos encargado remitirá al solicitante al Archivo de Indias. Así se asesinan votos.

· Los Matavotos son infinitos, pero caben dentro de dos especies que clasificó Manuel Vicente Romero García: las nulidades engreídas y las mediocridades consagradas.

· Nulidades engreídas pudieran haber granjeado para el proceso bolivariano la pérdida de Carabobo, Zulia y Táchira con la consiguiente amenaza de Media Luna secesionista; acarreado la pérdida de parte de la capital y del estado que estratégicamente la domina.

· Mediocridades consagradas de la oposición evitaron que ésta superara su cuota histórica de 41,6% de sufragios, le acarrearon la pérdida de Guárico y Sucre y de 263 de 326 alcaldías.

· A juzgar por los resultados, hubo cerrada competencia de Matavotos en ambas filas.

· Reconocemos los indiscutibles méritos como genocidas de sufragios que exhiben candidatos y partidos opositores, pero no podemos esperar que toda la vida sigan llamando a la abstención para regalarle a los bolivarianos la Asamblea Nacional entera o el mapa rojo rojito.

· Admitimos los señalados merecimientos de exterminadores de votos de renombradas personalidades del proceso bolivariano; pero la oposición no puede seguirles entregándoles eternamente un Poder Legislativo íntegro y un Poder Estadal y Municipal casi completo para que los utilicen en no hacer la Revolución.

· No basta con esperar a que el adversario mate sus votos: también hay que sembrar los propios.

· En este país todos nos conocemos. Siembra confianza y por lo tanto votos el candidato conocido por su obra, su ideología y su trayectoria.

· Candidato con cero trayectoria, cero ideología, cero obra es el descanse en paz de los sufragios.

· Cosecha masivamente votos el candidato que hace lo que predica y predica lo que hace. Quien receta socialismo y practica capitalismo o practica enriquecimiento sin causa mientras encomian el socialismo sin efectos, desaparece votos y fondos públicos.

· Trabajar es sembrar votos. Sembrar casinos es sepultarlos.

· La familia de quien siembra votos son sus votantes. La parentela del matavotos son sus empleados.

· Viene una nueva y decisiva consulta popular: la ganará quien más éxito tenga en expulsar a sus propios matavotos y enviárselos al adversario.

· La culpa no la tiene el matavotos, sino quien le da la podadora.

· Mientras los comandos de cada grupo calculan e interpretan porcentajes, tres noticias escalofriantes se cuelan entre la cortina de sufragios.

· Grupos de la oposición que ganan o creen haber ganado elecciones regionales expulsan por la fuerza de sus locales personal de las misiones, médicos, trabajadores sociales.

· El cónsul de Colombia en Maracaibo, Carlos Galvis Fajardo, es retirado por su propio gobierno cuando se divulga una conversación en la cual afirma a José Obdulio Gaviria, asesor del presidente de Colombia, que "las cosas salieron muy buenas acá en el sitio donde estoy", que "las dos personas son muy buenos amigos y pienso que, para el trabajo nuestro de allá, debe ser maravilloso"; que el ganador en Zulia, Pablo Pérez, es un "muy especial amigo acá de nosotros", al igual que Rosales, y que "ya en la mañana hablé con ellos, y nos vamos a reunir para mirar a tomar unas acciones ya a nivel de gobierno”.
· Casi simultáneamente, la noche del 27 de noviembre son asesinados los dirigentes sindicales Luis Hernández, Rafael Gallardo y Carlos Requena, después de apoyar a los trabajadores en un conflicto laboral con la fábrica colombiana de alimentos Alpina. El crimen se perpetra con técnicas de sicariato, en la más pura tradición del arreglo de conflictos sindicales por empresas radicadas en Colombia, como la Coca Cola. Dos de las víctimas pertenecían a la UNT; otro era candidato en las elecciones.

· La falta de sanción contra los homicidas de centenar y medio de dirigentes campesinos rinde así su previsible fruto: el sicariato se vuelve método ordinario e impune para resolver controversias sindicales y quizá electorales.

· Estamos en un punto pivotal de nuestra Historia: si el Estado no toma medidas contundentes y ejemplares contra tales crímenes, ello equivaldrá a confesar que ha perdido el control de la situación, y que corresponde a la sociedad asegurar su legítima defensa.

· Desde hace años denuncio una infiltración paramilitar que se inició por Zulia y el Táchira y que, según mi servicio secreto, ya llegó a la frontera con Guayana Esequiba.

· La vía pacífica al socialismo no puede ser cerrada por quienes andan por los caminos de la guerra. O se los sanciona, o las próximas elecciones no se decidirán matando votos, sino matando votantes.

2 comentarios:

Simón Rodríguez Porras dijo...

Estimado Luis Britto,

Los compañeros asesinados formaban todos parte de la Unión Nacional de Trabajadores (UNETE). Richard Gallardo era presidente de la UNETE-Aragua, y llevaba esa responsabilidad con un tremendo compromiso, siempre en la primera línea de combate, hasta el último día. Al igual que Hernández, Requena, y los trabajadores de Alpina, se enfrentó a la represión policial en esa empresa colombiana el día del asesinato.

Los tres camaradas también eran militantes del partido Unidad Socialista de Izquierda (USI), un partido obrero de orientación marxista, que presentó a Hernández y a Gallardo como candidatos a alcalde y a diputado regional, respectivamente.

Los trabajadores de Aragua realizaron un paro regional el martes pasado, que detuvo la producción en más de 150 empresas y fue acompañado por manifestaciones en 17 puntos de concentración. Durante este paro exigieron la conformación de una comisión integrada por representantes de los organismos del Estado, del movimiento obrero, de los familiares de las víctimas, y de organizaciones de defensa de los derechos humanos. Pese a haberse acordado la conformación de esta comisión, el gobierno no ha honrado su compromiso.

Los principales sospechosos, según los representantes de la UNETE-Aragua, son los patronos de Alpina, las mafias policiales, y las mafias sindicales ligadas al alcalde del municipio Zamora.

Es importante que todos los que nos reivindicamos de izquierda defendamos el derecho a la organización sindical de los trabajadores, así como el derecho de nuestra clase a la organización política a través de nuestros propios partidos. Hay que recordar que el PSUV es un partido que se autodefine como policlasista.

Para el próximo jueves estamos convocando a un gran acto nacional contra el sicariato y la impunidad en la ciudad de Maracay.

Para hacerle seguimiento a este caso, pueden consultar la página web http://laclase.info

Saludos,
Simón Rodríguez Porras

Héctor Ruiz dijo...

Agudo, Doctor Brito.
¿Estaremos también entre los mata votos sin darnos cuenta?
Gloria a todas las víctimas del sicariato en Venezuela.
¡Luchar hasta vencer la impunidad!