domingo, 24 de agosto de 2008

LOS EMPRESARIOS ENGAÑAN AL TAIMADO PIRATA AVERY

POCAS LEYENDAS hay en el mar como la del taimado Henry Avery, honra y prez de la piratería, sobre quien el cronista capitán Charles Johnson atestigua que se lo tuvo por elevado a la dignidad de Rey, consorte de la hija del Gran Mogul, pillador de riquezas incontables, constructor de fortalezas y almirante de una escuadra tan poderosa que el Consejo Real dudó entre crear una equiparable para combatirlo, o invitarlo a Inglaterra a disfrutar de su tesoro para evitar que cortara el comercio entre Europa y las Indias Orientales.

ANTES DE LA PAZ DE RYSWICK concertada entre Francia y España en 1697, los emprendedores franceses de Martinica administraban un lucrativo contrabando con los peruanos. Los españoles, cuya decadente marina no podía contenerlos, contrataron en 1693 con mercaderes de Bristol los servicios de dos barcos ingleses de 30 cañones cada uno para exterminarlos. En uno de ellos, el “Duke”, se alista Avery como primer oficial, y no tarda en proponer a la tripulación alzarse con la nave para piratear por cuenta propia.

APROVECHANDO la consuetudinaria borrachera del capitán Gibson, el taimado Avery junto con los amotinados cierra los enjaretados, leva anclas sigilosamente y despierta al beodo con la noticia de que la nave tiene nuevo capitán, y la tentadora oferta de dejarlo desembarcar en un bote con seis marinos que ven con desconfianza su nueva profesión. Desembarazado del borrachín, sin conseguir ninguna presa Avery navega hasta Madagascar, en cuya costa Noroeste ocupa dos balandros cuyos tripulantes, a su vez piratas escapados de América, huyen hacia las espesuras creyéndolo enviado de la Corona mandado a capturarlos.

AL ENTERARSE de que forman parte de la misma fraternidad, se alían entusiasmados y zarpan hacia la costa de Arabia, donde cerca de la desembocadura del Indus avistan un gran navío que al ser cañoneado iza la bandera del Gran Mogul. Avery iza su propia bandera: negra, con tibias cruzadas y la calavera de perfil.

EL ATREVIDO AVERY permanece irresoluto, pero los maniobrables balandros abordan el gran navío, a bordo del cual se rinde una tripulación que transporta hacia la Meca mahometanos de la corte del Gran Mogul acompañados, según Johnson, de “esclavos y asistentes, ricas vestimentas y joyas, vasijas de oro y plata, grandes sumas de dinero”, y de una muchacha de la cual se decía que era hija del Gran Mogul.

1 comentario:

shiou dijo...

If a system can allow you to a monthly income of more than 3,905 U.S. dollars, and free trial, you are interested?
http://freedom.ws/shiou/