domingo, 13 de julio de 2008

CONATEL:DO YOU SPEAK ENGLISH?


ONE
Dear reader: Have you seen subscription TV lately? O sea: Querido lector: ¿Ha visto usted televisión por suscripción últimamente? Hace casi un mes la venezolana transmite sus canales Premium en inglés, sin traducción en castellano. Lo que nos lleva a preguntar: Dear CONATEL: ¿Have you seen subscription TV lately? O si no es mucho pedir ¿Has leído la Ley Resorte últimamente?
TWO
Si CONATEL cumpliera su obligación de leer la Ley Resorte, encontraría en su artículo 4 que “los mensajes que se difundan a través de los servicios de radio y televisión, serán en idioma castellano”, requiriéndose subtítulos en dicho idioma para emisiones en otras lenguas. Pero no le pidamos tanto como leerse cuatro artículos. Con deletrear el 1°, se enteraría de que “Las disposiciones de la presente ley, se aplican a toda imagen o sonido cuya difusión y recepción tengan lugar dentro del territorio de la República Bolivariana de Venezuela, y sea realizada a través de los servicios de radio o televisión públicos o privados siguientes: (…)3. Servicios de difusión por suscripción”. Y si llegara a su artículo 19, sabría que “Son competencias del órgano rector en materia de telecomunicaciones por órgano de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones: (…)11.- Abrir de oficio o a instancia de parte los procedimientos administrativos derivados de esta Ley, así como aplicar las sanciones y dictar los demás actos a que hubiere lugar de conformidad con lo previsto en esta Ley”.
THREE
¿Ve CONATEL televisión? ¿Lee la prensa? Si lo hiciera, descubriría que la Cámara de Televisión por Suscripción (Cavetesu) agrupa el primer trimestre de 2007 unas 49 operadoras de cable legales (algunos estiman que, con las ilegales, suman 200), que cubren el 21,34% de los hogares venezolanos, 2,8 millones de familias. Para el primer trimestre de 2008, pagan televisión por suscripción 80.654 nuevos clientes, que completan el 26% de los hogares (Beatriz Caripa: “En 26% de las casas ven TV por cable”, Últimas Noticias 10-5-2008, p.23).
FOUR
¿Cumple CONATEL su obligación de hacer cumplir la Ley a la TV por suscripción? ¿Verificó que en todas y cada una de sus emisiones se aumenta el volumen en los comerciales, en violación del artículo 4 de la Ley Resorte? ¿Sabe que prácticamente en todas las transmisiones de películas se atropella el artículo 9 de dicha ley, según el cual el tiempo total para la difusión de publicidad y propaganda, incluidas aquellas difundidas en vivo, no podrá exceder de 15 minutos para cada 60 minutos de difusión? El film Cuatro bodas y un funeral, por ejemplo, dura 118 minutos, y su difusión 165 minutos, vale decir: 47 minutos de interrupciones en dos horas y cuarto de programa, casi un tercio del total, sin contar las inserciones de mensajes ¿Controla CONATEL los espacios de Infomerciales en la TV por suscripción, que acuñan CUATRO HORAS SEGUIDAS de publicidad ignorando la Ley Resorte, cuyo artículo 8 manda que “El tiempo total para la difusión de infocomerciales no deberá exceder del diez por ciento del total de la programación diaria, y no deberá ser interrumpida para difundir otra publicidad”. Se requerirían días de cuarenta horas para que tal sobredosis de publicidad fuera legal.
FIVE
¿Le parece poco? En espacios como “Los Simpsom” y “Futurama”, se inserta un estúpido logo publicitario durante todo el programa, con lo cual el paroxismo de violación de la Ley Resorte culmina en cien por ciento (100%) de publicidad por tiempo de emisión. Esta fechoría contraviene además el segundo parágrafo del artículo 9 de dicha Ley, según el cual “No está permitida la propaganda anónima, la propaganda por emplazamiento ni la propaganda por inserción”; al tiempo que infringe su artículo 8, que dispone: “La publicidad por inserción sólo podrá realizarse durante la difusión en vivo y directo de programas recreativos sobre eventos deportivos o espectáculos, siempre que no perturbe la visión de los mismos y no ocupe más de una sexta parte de la pantalla”.
SIX
A pesar de la Ley, no hay programa de televisión por suscripción, desde las series hasta los videoclips y las películas de los canales Premium (por las cuales se paga aparte bajo la promesa de difusión sin interrupciones) que no sea una verdadera letrina de inserciones publicitarias de logos, anuncios sobre el programa en curso o los venideros y en general imágenes y rótulos (a veces hasta cuatro simultáneos) que impiden su disfrute. Un cine que interfiriera así sus películas sería incendiado. La libertad de expresión que consagra el artículo 57 de la Constitución comprende el derecho a que los mensajes sean difundidos en su versión original, sin alteraciones ni añadidos que los adulteren. La interferencia de imágenes en la cadena presidencial del 11 de abril fue el mecanismo del golpe de Estado. La destrucción de la obra de arte teledifundida mediante su acribillamiento con inserciones adulteradoras es un golpe de Estado permanente contra la cultura y los derechos de los espectadores.
SEVEN
Estos atropellos contra el espectador no se ven ni en la televisión por suscripción de Estados Unidos, ni en la Europa, ni en la de Brasil, ni en la de Costa Rica. Tales indecencias se cometen contra pueblos a los que se juzga indefensos por subdesarrollados. La vergüenza de difundir la peor televisión del mundo la comparten nuestras operadoras por suscripción, que cobran por ello, y las autoridades obligadas a aplicar las leyes sobre telecomunicaciones, que cobran por no aplicarlas. Mientras Puerto Rico ocupado por Estados Unidos recibe premios internacionales por su defensa del castellano, la televisión de la Venezuela Bolivariana speak english y dice yes. Thank you, CONATEL. Quizá habrá que preguntarte, con Nicolás Guillén: “¿En qué lengua me entiendes, /en qué lengua por fin te podré hablar,/, si en yes,/ si en sí, /si en bien, / si en well, /si en mal, /si en bad, /si en very bad?”
PD: A comienzos de julio regresan en forma intermitente los subtítulos en castellano en algunos programas. Un abuso se alivia, empeoran otros cien.

3 comentarios:

Pedro Jaimes dijo...

El papel que juegan los mass media de televisión privada en venezuela sigue siendo golpista?
El gobierno sigue teniendo solo el canal 8 estatal?
saludos cordiales

Pedro dijo...

pedrojaimes.blogspot.com

Anónimo dijo...

Soy venezolana y sé reconocer cuando tenemos fallas, pero sobre todo reconozco porque soy espectador, receptor y con capacidad de análisis para dilucidar que La Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión ha y sigue verificado los Medios de Comunicación; otra cosa es que desde que el mundo es mundo estamos sumergidos en la publicidad y propaganda, donde todo influye para tomar una decisión de compra y que la alienación y bombardeo de información no va a estacionarse en ningún momento.
La sociedad está en un proceso de cambios que son transcendentales y que nos van a permitir elegir la programación que queremos ver.