jueves, 28 de julio de 2011

EN AMÉRICA LATINA SOMOS UNA SOLA Y GRAN NACIÓN, DEBERÍAMOS CELEBRAR EN COMUNIDAD NUESTRO NACIMIENTO

Entrevista al escritor e historiador Luis Britto García
Mario Casasús
Clarín de Chile/Rebelión
México DF.-
En entrevista telefónica desde Bilbao, Luis Britto García (1940) habla del Bicentenario de Venezuela, de la convalecencia del Presidente Hugo Chávez y sus recientes viajes a Cuba, también recordó a Neruda, y en exclusiva para
Clarín.cl enlistó sus nuevos proyectos editoriales: “Trabajo en el segundo tomo de un libro sobre: El Pensamiento del Libertador; en una novela sobre la inteligencia artificial, en un libro de relatos ultra breves y en un proyecto sobre la evolución de la cultura en Venezuela. Tengo concluido hace más de un año un libro sobre la última fase de la piratería en el Caribe, que culmina otros dos trabajos históricos míos sobre el tema”.
Autor de: Abrapalabra (1969), Rajatabla (1970), Venezuela Tuya (1971), El Tirano Aguirre (1975), La misa del Esclavo (1980), La máscara del poder (1989), El Imperio contracultural: del rock a la postmodernidad (1990), Demonios del Mar: Corsarios y piratas en Venezuela (1999), Elogio del panfleto y de los géneros malditos (2000); entre otros libros de narrativa, ensayo, dramaturgia e historiografía; por el conjunto de su bibliografía recibió el Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2002) y el Premio Alba Cultural (2010).
El historiador Luis Britto diseñó un programa para la integración de Latinoamérica durante su Bicentenario: “Propuse alianzas de los pueblos latinoamericanos y caribeños sin la presencia de Estados Unidos, pactos estratégicos para sustituir el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), intimación de retirada de las bases militares estadounidenses en la región, declaratoria colectiva de moratoria de la Deuda Externa Latinoamericana, inauguración de grandes redes de comunicación latinoamericanas, el inicio de obras fundamentales como un segundo canal interoceánico por Nicaragua y de canales para unir en una sola arteria fluvial Orinoco, Amazonas, Paraná y Río de la Plata”; sin embargo, el intelectual venezolano lamenta que las ceremonias fueran: “relativamente aisladas; si somos en América Latina una sola y gran Nación, deberíamos celebrar en comunidad nuestro nacimiento”.
MC.- ¿Cuál fue la conmemoración cumbre del Bicentenario en Venezuela?, ¿en qué consistía tu propuesta?
LB.- La conmemoración abundó en desfiles, discursos, reparaciones ornamentales de fachadas. Unos cinco años antes propuse cosas más sustanciales: alianzas de los pueblos latinoamericanos y caribeños sin la presencia de Estados Unidos, pactos estratégicos para sustituir el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), intimación de retirada de las bases militares estadounidenses en la región, declaratoria colectiva de moratoria de la Deuda Externa Latinoamericana, inauguración de grandes redes de comunicación latinoamericanas, el inicio de obras fundamentales como un segundo canal interoceánico por Nicaragua y de canales para unir en una sola arteria fluvial Orinoco, Amazonas, Paraná y Río de la Plata. Lo más cercano a ello fue el intento de Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, que se frustró por la enfermedad del Presidente Hugo Chávez.
MC.- ¿Qué hizo falta para articular los Bicentenarios en Latinoamérica?, ¿fueron festividades aisladas y reconstrucciones parciales de la historia en cada país?
LB.- Sí, con todo el respeto y aprecio para las conmemoraciones que se realizaron y se siguen realizando, fueron ceremonias relativamente aisladas. En mis blogs escribí una especie de conmemoración latinoamericana a mi gusto, pues soñar no cuesta nada. Pero si somos en América Latina una sola y gran Nación, deberíamos celebrar en comunidad nuestro nacimiento.
MC.- Cuando le pregunté a Paco Taibo II sobre el Bicentenario visto desde Gijón, me dijo: “Allá el debate no existe, están en otras lógicas”; Luis, ¿en torno a qué gira el debate desde España?, ¿qué tipo de preguntas te hicieron en la Puebla de Bolívar?
LB.- En España existe un Comité, presidido por Felipe González y reunido con las más rancias y conservadoras Academias de Historia, están celebrando nuestra Independencia a nuestras espaldas. Mientras tanto la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) celebra congresos en los cuales se recomienda instalar Internacionales de la derecha latinoamericana, y bases de la OTAN en nuestros territorios. La tendencia española se centra en la idea de considerar la Independencia de casi todo un continente como subproducto de los sucesos de 1808. Vale decir, desconocen lo que sí logramos diez millones de americanos en veinte millones de kilómetros cuadrados, como residuo de lo que no lograron diez millones de españoles en menos de medio millón de kilómetros cuadrados. En cuanto a las preguntas, inquirieron sobre las condiciones para los movimientos de liberación, e hice un análisis de lo que está ocurriendo al respecto en la perspectiva mundial.
MC.- El 9 de julio publicaste un ensayo histórico: “Enferma el presidente”, por el título creí que trataba sobre el Comandante Hugo Chávez, sin embargo lo dedicaste a Cipriano Castro; ¿intentaste recurrir al imaginario colectivo para regresar al estudio de la historia?, ¿cómo está Venezuela ante el padecimiento del Presidente Chávez?
LB.- Cipriano Castro, al igual que Hugo Chávez, fue un nacionalista y antiimperialista unánimemente vilipendiado por los medios nacionales e internacionales. Intentó restablecer el proyecto de Bolívar, la Gran Colombia, y resistió el bloqueo y bombardeo de una flota imperial con acorazados de Inglaterra, Alemania e Italia. Una enfermedad frustró sus proyectos. En Venezuela, parece mentira, nos borraron la Historia de los programas educativos de Primaria durante varias décadas; debemos recuperarla aunque sea mediante el cine. En cuanto al padecimiento de Chávez, una parte ruin de la oposición casi está celebrando; la mayoría de los venezolanos somos solidarios y estamos sumamente preocupados.
MC.- El próximo año habrá elecciones presidenciales, ¿la Revolución Bolivariana sufriría una crisis de liderazgo en caso de que el Presidente Chávez decline participar en el proceso democrático de 2012 por motivos de salud?
LB.- No veo un relevo creíble, pero las situaciones crean los hombres. Sin embargo, Mitterrand gobernó 14 años padeciendo de cáncer, Reagan lo padeció durante su segundo mandato, Dilma Roussef fue elegida en plena convalecencia, y Fernando Lugo preside Paraguay en plena enfermedad. Nada indica que Hugo Chávez no pueda gozar de una remisión de la enfermedad, o mantenerla controlada durante los años venideros. Por cierto que hace unos dos años, estaba el Presidente en perfecta salud, en una de mis clases examinamos las posibles consecuencias de una ausencia del Presidente, considerando separadamente los escenarios que se producirían a partir de eventualidades distintas.
MC.- ¿De qué forma se comporta la oposición ante la elección presidencial de 2012?, ¿todavía hay réplicas mediáticas del terremoto golpista de 2002?
LB.- La oposición ha ido lentamente aceptando la vía electoral, y a través de ella ha conquistado importantes posiciones. Pero una parte de los medios todavía predica la eliminación física del Presidente legítimo, a como dé lugar.
MC.- ¿Encuentras algún significado en la metáfora de los recientes viajes del Presidente Hugo Chávez a La Habana?, ¿por qué Venezuela en general y vos en particular continúan intrínsecamente unidos a Cuba?
LB.- Según cuenta Chávez, fue Fidel quien lo notó desmejorado de salud y lo persuadió para que se sometiera a exámenes. En La Habana hay condiciones de seguridad parar el tratamiento que no existen en Venezuela. Los medios han predicado persistentemente la eliminación violenta del Presidente Chávez; una clínica venezolana podría ser un local muy vulnerable para un atentado.
En lo que a mí respecta, Cuba es el ejemplo de cómo un pueblo determinado y decidido a todo puede resistir a la mayor potencia imperial de la tierra durante más de medio siglo, y todavía así lograr indicadores de salud, educación y seguridad social superiores a los de gran parte de América Latina. Su experiencia no es perfecta, pero es un ejemplo para América y para el planeta.
MC.- Cambiando de tema y de terruño, ¿estás al pendiente del movimiento estudiantil y de la lucha mapuche en Chile?
LB.- Nuestros países en general deben unirse, y sus poblaciones, cada vez más unidas, deben hacer frente a la amenaza del mayor imperio del mundo, empeñado constantemente en dividirnos para quitarnos la soberanía.
MC.- Leí tu ensayo: “Las muertes de Orfeo”, cito: “Pablo Neruda murió herido de metástasis y de ira. Su más fiel colaborador asegura que los demonios lo envenenaron”; ¿por qué repercutió la teoría del presunto asesinato de Neruda en vos y en Venezuela?
LB.- Leí la relación del asistente de Neruda, y puedo decir que no descarto la posibilidad. Un fascismo que asesinó en forma brutal a Víctor Jara y a otros tantos chilenos y que activó la Operación Cóndor es capaz de todo, y más si se considera la repercusión de la voz de Neruda en el ámbito mundial. Pero, se necesitarían pruebas. Una autopsia de los restos del poeta podría apoyar o descartar la hipótesis. De lo que no me cabe duda es que el horror del golpe fascista amargó y quizá abrevió los últimos días del poeta.
MC.- Finalmente, ¿en qué nuevo libro trabajas?, ¿cómo hacer efectiva la circulación en Latinoamérica del proyecto editorial de Monte Ávila y Ayacucho?
LB.- Pues trabajo en el segundo tomo de un libro sobre: El Pensamiento del Libertador; en una novela sobre la inteligencia artificial, en un libro de relatos ultra breves y en un proyecto sobre la evolución de la cultura en Venezuela. Tengo concluido hace más de un año un libro sobre la última fase de la piratería en el Caribe, que culmina otros dos trabajos históricos míos sobre el tema.
En cuanto a la difusión de los libros en nuestro país, sí hay varios problemas. En Venezuela se está apenas formando un gran público lector, primera condición de la distribución. Se logró desterrar el analfabetismo, una base primordial. Pero parece que hay cuellos de botella en la distribución, a pesar de que se editan muchos libros. No hay muchas librerías en Venezuela, y las que existen en general están bajo administraciones que rechazan distribuir los libros progresistas. El Ministerio de la Cultura está creando una red de Librerías del Sur para activar la distribución, pero es una experiencia muy novedosa y que todavía tiene tropiezos. Esperemos que esos problemas se resuelvan. Por eso mantengo varios blogs, edito algunas cosas en el exterior y algunos libros míos se pueden bajar de Internet. Es una forma de lidiar con esos problemas. Los lectores pueden consultar mi blog
http://luisbrittogarcia.blogspot.com



Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una
licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.