domingo, 11 de enero de 2009

TODOS SOMOS PALESTINOS


Todos fuimos, somos, podríamos ser execrados por alguna imaginaria pertenencia étnica o alguna verídica adscripción cultural o política y seleccionados por ella para el gueto, el campo de exterminio, el Holocausto.

Todos fuimos, somos, podríamos ser vejados en nuestra propia tierra, discriminados en nuestra cuna, heridos constantemente por la mirada, la pedrada, el culatazo, el escupitajo de quienes se creen superiores por ser distintos y distintos por ser bestiales.

Todos fuimos, somos, podríamos ser expulsados de nuestro país y reducidos a hileras de pasos que deambulan de uno a otro campo de refugiados sin más horizonte que el alambre de púas.

Todos fuimos, somos, podríamos ser el hambre sin pan, la sed sin agua, la intemperie sin paisaje, la memoria sin recuerdos, la enfermedad sin medicina, la herida sin venda, la quemadura sin analgésico, la amputación sin anestésia, el dolor sin justicia, la muerte sin sentido.

Todos fuimos, somos, podríamos ser víctimas de la limpieza étnica, de los bombardeos contra la población civil, de las bombas de racimo, de la fosa común, de las guerras relámpago que oponen nuestra carne a los carros blindados y nuestros ojos a la invasión de la muerte.

Todos fuimos, somos, podríamos ser los huérfanos, los deudos, los sobrevivientes, los solitarios, los acorralados, sin más compañía que el recuerdo, sin más familia que la lágrima ni más hijo que el alarido ni más hermandad que el desvelo.

Todos somos, podríamos ser, fuimos, los amedrentados por el alarido de las sirenas y el anonimato de las maquinarias de la guerra, los soldados desconocidos, las bajas estimadas, los cuerpos contados o las tumbas sin nombres.

Todos fuimos, podríamos ser, somos, los culpables de vivir, los ejecutados por el crimen de tener razón, los muertos en aras del espacio vital, los sentenciados por los dividendos, los condenados en las rebatiñas por la energía fósil, los degollados en nombre del Dios del Amor, los satanizados por lo medios, los agredidos representados como agresores, los borrados por el eufemismo, los daños colaterales, los desechables, los prescindibles.

Todos somos, podríamos ser, fuimos Noche y Niebla, pero también Plomo Fundido.

Todos fuimos, somos, podríamos ser los monstruos que ejecutan las atrocidades o que dicen vengar atrocidades cometiéndolas contra inocentes o las consagran con la indiferencia, la inactividad, la pasividad, la complicidad, el silencio.
(Enviar adhesiones a este manifiesto a: todossomospalestinos@gmail.com)

1 comentario:

Nadi E. dijo...

¡Hola! Sintiéndome inconforme con mi impotencia por hacer algo contra el sufrimiento del pueblo palestino, me di cuenta que lo único que podía hacer es tratar de conscientizar a cualquiera que este a tiro (y con la intención de buscar que me refuten) acerca de la situación real de Gaza al anteponerle siempre a este nombre "el campo de concentración", ya que así y mucha gente sepa de esta realidad hay que enfatizar este hecho para estar siempre consciente de la situación en que está esa gente. Por lo tanto te agradezco contribuyas con esta campaña al referirte siempre como "el campo de concentración de Gaza".
Mientras comienzas con tu aporte mira este vídeo de una muchacha que dio una tremenda lección en la ONU http://www.piensachile.com/content/view/4954/7/ y el de "el origen y proceso del consumismo" http://www.storyofstuff.com/international/ .
Para finalizar (y dejarte tranquilo) va un texto que debido a cierta repulsión que supuestamente Aporrea siente hacia mi (ya que no me quieren publicar nada, ni siquiera mis escritos de delirium politicus) te lo mando a ti (o sea te jodiste) para cumplir con mi palabra: Conscientización a juro!. Saludos.
Expandiendo el consciente (1).

¿Y si antes de empezar hacer lo que hay que hacer, empezamos lo que tendríamos que haber hecho?

El choque de ideas expresa el sonido de libertad.

Un buen líder confía o depende mas en la situación que en sus seguidores para obtener la victoria.

La invencibilidad reside en la defensa; la posibilidad de la victoria en el ataque.

En cuestión de planificación, ni siquiera un detalle inútil; en materia de estrategia, ni siquiera un paso en vano.

La política comienza como una necesidad y termina como un vicio.

Se puede notar los ideales de una nación en sus propagandas.

El problema con la política es que hay muchos políticos que creen, con una convicción basada en experiencia, que se puede engañar a la gente todo el tiempo.

En una sociedad justa, permitirle a la gente tener pensamientos erróneos es un acto criminal.
La política es la habilidad de predecir que es lo que se va a hacer u ocurrir mañana, la próxima semana, el próximo mes y el próximo año y luego tener la capacidad para explicar porque no se hizo o no ocurrió.

El que mejor resuelve las dificultades es el que lo hace antes de que estas aparezcan.

Los políticos hablan por sus partidos y los partidos nunca están, han estado, ni estarán equivocados.

Si una nación espera ser ignorante y libre, espera lo que nunca ha sido y ni nunca sera.

Los comerciales políticos por televisión prueban que algunos candidatos pueden decir todas sus cualidades es solo 30 segundos.

Cuando llamamos a otros dogmáticos, lo que en realidad objetamos es el que ellos tengan dogmas diferentes a los nuestros.

La historia de la política es un sujeto demasiado criminal para ser ensenado a los niños.

Haz lo que tus enemigos no quieren que hagas.

Un candidato político es una persona que obtiene dinero del rico y votos del pobre para proteger uno del otro.

Si no logras convencerlos, confúndelos!.

Principios de burocracia: 1.- Nunca uses una palabra cuando una docena basten. 2.- Si puede ser entendido, todavía no esta terminado. 3.- Nunca seas el primero en hacer algo.

Un buen plan hoy es mejor que uno perfecto mañana.

Solo una persona mediocre esta siempre a gusto.

Cuando los problemas del pueblo se le confían a los expertos, nunca se resuelven.

Cuando el asunto es trivial y todo el mundo lo entiende, el debate es interminable.

Democracia es la forma de gobierno en la que todos obtienen lo que la mayoría se merece.

Yo no soy político y mis otros hábitos son también buenos.