sábado, 24 de mayo de 2008

CABALLO DE SOL


Una nube cubre el sol.
El campo converge hacia el horizonte cortado por la hilera de húsares y tienes que arrancar por el campo ir alanceando el campo hasta arrancarle la hilera de húsares que se reagrupa en una batería de cañones: siempre hacia el horizonte alanceando: y después de que perfores la batería todavía corriendo: foeteando tu propia cara para sentir que todavía existes en el cielo de oro y en las lentas nubecitas de oro que hay tras la infantería: el viento que sacude los ensangrentados cintajos de tu pechera: sofrenando el caballo para encontrar todavía otro horizonte: soltando las riendas y embistiendo hacia el sol, y aún no es un horizonte, y atravesado el sol embestir hacia la noche, y llegar al cabo de la noche: y tras ella otro horizonte: paso: trote: galope: carrera: el horizonte es la carrera y se confunde con ella como una serpiente: enrejado de lanzas que convergen hacia ellas mismas: corres en los bosques de lanzas tras el horizonte: bajo soles centelleantes y exhalaciones incendiarias corres: mirando el alzarse y el caer de los cometas: caballo blanco sobre cielo negro. Caballo negro sobre cielo índigo. Caballo índigo sobre cielo de plata. Caballo de plata sobre cielo rojo. Caballo rojo sobre cielo magenta. Caballo magenta sobre cielo de luz. Caballo de luz sobre cielo de mar. Caballo de mar sobre cielo de tierra. Caballo de tierra sobre cielo de aire. Caballo de aire sobre cielo de sangre. Caballo de sangre sobre cielo de carne. Caballo de carne sobre cielo de fuego. Caballo de fuego sobre cielo de hueso. Caballo de hueso sobre cielo de hierro. Caballo de hierro sobre cielo de sal. Caballo de sal sobre cielo de vidrio. Caballo de vidrio sobre cielo de lunas. Caballo de lunas sobre cielo de sal. Caballo de sal sobre cielo de espumas. Caballo de espumas sobre cielo de espejos. Caballo de espejos sobre cielo de noche. Caballo de noche sobre cielo de estrellas. Caballo de estrellas sobre cielo de sol.
Caballo de sol.