domingo, 16 de marzo de 2008

EL EXTRAÑO CASO DEL ALÉRGICO A LA SILICONA


Amar a las mujeres tiene riesgos pero ninguno como los que corre el alérgico a la silicona. Sus intentos de aproximación a una Miss desencadenaron insoportable urticaria. Probó con jóvenes aspirantes a actrices de telenovela que le reportaron sendos episodios de terapia intensiva. Intentos de descubrir el encanto de la mujer madura le permitieron explorar las cabinas de ambulancias variadas. El tan soñado beso robado a Angelina Jollie desembocó en edema de la glotis que requirió traqueotomía. Lo cuidan bellas enfermeras. Por alguna razón cada vez que una de ellas lo toca su estado empeora. La alergia a la silicona no es contagiosa. Si no, quedaría despoblado el planeta.